Club de Estilo

Moda bajo demanda, la forma más sostenible y exclusiva de ir a la última sin castigar más al planeta

Moda sostenible: 10 consejos para cambiar el hábito de usar y tirar nuestra ropa

Dos modelos creados con IA de la última cápsula 'On Demand' de Desigual.

Dos modelos creados con IA de la última cápsula 'On Demand' de Desigual. / DESIGUAL

Laura Estirado

Laura Estirado

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Desde hace un tiempo el sector textil se sabe observado y es consciente de su 'mala fama'. La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo, responsable de entre el 8% y el 10% de las emisiones de globales de CO2. Ocupa también el segundo lugar en mayor consumo de agua y es responsable del 20% de las aguas contaminadas. A todo esto hay que sumar la generación de residuos textiles (los nuevos plásticos). En España, solo en 2022 se generaron un millón de toneladas de residuo textil, y, a pesar de las campañas, ¡aún no llega al 10% lo que se recicla!.

Es urgente ponerle freno y no castigar más al planeta, y todas las iniciativas que ayuden a disminuir en gran medida la generación de residuos, utilizar solo las materias primas y la logística necesarias son bienvenidas. Y si encima tienen tirón entre los consumidores, miel sobre hojuelas. En este sentido cabe señalar el esfuerzo que están haciendo algunas marcas, como la veterana firma catalana Desigual, que suma ya tres ediciones de las colecciones 'On Demand', un modelo de producción y comercialización pionero en España, más propio de firmas pequeñas y casi un espejismo en empresas de moda internacionales.

Cápsula efímera

Se trata de una cápsula periódica y efímera, que se pone en marcha varias veces al año, con prendas y accesorios para eventos especiales, creados con Inteligencia Artificial (IA). Además de apostar por la sostenibilidad, la "innovación transversal" es otra las preocupaciones de la veterana firma catalana, que en sus 40 años de historia, no ha dejado de transformarse. Con esta iniciativa, propone una "nueva manera de comprar y de producir". "Se podría decir que es una colaboración con nuestros consumidores, ya que les hacemos llegar prendas y accesorios solo a aquellos que están interesados", explica Clara Delmuns, la directora de producto de Desigual.

El vestido es el rey de la última edición de 'On Demand', pero también piezas como una camisa de manga larga.

El vestido es el rey de la última edición de 'On Demand', pero también piezas como una camisa de manga larga. / DESIGUAL

Seducir a los jóvenes

"Queremos sorprender a nuestros clientes y seducir a una nueva generación de consumidores a través de nuevos conceptos, con una propuesta diferenciadora", comenta Delmuns, que avanza que las prendas "no están disponibles físicamente y se fabrican las cantidades que se piden". Por eso, "no hay sobrantes de 'stocks'".

La primera colección 'On Demand', que se presentó el verano del año pasado, solo estaba disponible para España, Alemania, Francia e Italia, "pero ahora hemos ampliado al resto de mercados europeos y a Japón", cuenta Delmuns.

La última colección incluye vestidos y accesorios de aire primaveral, pues el consumidor la recibirá en marzo. En total, son 11 prendas y complementos, "con especial protagonismo de los vestidos: tonos marfil, amarillos, blancos, estampados florales y combinando tejidos semitransparentes, tul, seda y bordados en modelos cortos, largos y midi -detalla la directora-. Contamos también con dos partes de arriba, una camisa y un jersey, y accesorios. Un bolso beige en forma de mariposa, dos pañuelos de seda y unos originales manguitos de tul".

Los precios oscilan entre los 200 y 400 euros. "Se trata de productos únicos, con diseños extraordinarios que son creados para cada consumidor que hace la compra. Una colección bajo demanda tiene ventajas para el cliente, que desde el primer momento tiene claro el producto que quiere y su coste, que depende también del tipo de materiales y tejidos que se utilicen, pero también del proceso de creación", resume la directora. 

La cápsula se completa con un bolso beige en forma de mariposa, dos pañuelos de seda y unos originales manguitos de tul.

La cápsula se completa con un bolso beige en forma de mariposa, dos pañuelos de seda y unos originales manguitos de tul. / DESIGUAL

Diseño con IA

Quizá alguien se pregunte si el proceso es como ir a la modista a encargarle un vestido. Pues no exctamente. "El equipo de diseño y producto trabajan en la creación de las prendas y complementos con ayuda de herramientas de IA. Una vez definida la colección y los artículos que formarán parte de ella, se pone a la venta a través de la página web, con el máximo detalle en descriptivos de la imagen y el producto. Una vez que el cliente compra el producto, funciona igual que cualquier venta 'online', pero con fecha de entrega de 90 días".

Y, ¿qué pasa si al llegar a casa no es lo que se espera o no nos queda bien? Según Clara Delmuns, "el periodo de devolución es de 60 días a partir de la entrega", y se puede hacer en tienda o por mensajería.

Evolución del cliente

"Los consumidores están evolucionando y las marcas tenemos que acompañarlos en este cambio", dice, de ahí su proceso de "transformación" como marca sin perder sus valores.

"Gracias a este modelo de comercialización bajo demanda podemos hacer una mejor previsión de las necesidades de materias primas, logística y gestión de 'stock'. Se disminuye en gran medida la generación de residuos, por ejemplo, sobre todo al final de la cadena, en el producto terminado", apunta. En los últimos tres años, Delmuns afirma que han conseguido que "el 70% de las referencias tengan características más sostenibles, eliminando el plástico de un solo uso del 'packaging' y redefiniendo a la baja los objetivos de emisiones".