Ir a contenido

El futuro está en los números; para letras van los vagos

Marina Redondo Cordoba

Madrid

Pruebas de acceso a la universidad en un aula de la UPF.

Pruebas de acceso a la universidad en un aula de la UPF. / JULIO CARBÓ

Me pregunto a menudo cómo pueden las ramas de Artes y Humanidades seguir estando tan desplazadas y menospreciadas entre los jóvenes e, incluso a veces, por los propios centros educativos. "Si no sirve para nada", "El latín y el griego son lenguas muertas" "Para letras van los vagos", son solo algunos de los testimonios de los estudiantes (que suelen pertenecer a la rama de Ciencias, claro). Y, por si fuera poco, cuando una hace un vídeo en Youtube hablando sobre el tema, por qué piensa que son igualmente importantes y por qué cada una posee un tipo de dificultad, tiene que soportar una ristra de comentarios que se resume en: "pues a ver si tú puedes sacarte el Bachillerato de ciencias' y similares. La respuesta es que probablemente no podría porque no es lo que me gusta ni lo que me apasiona.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Un gran porcentaje de alumnos decide estudiar ciencias porque se les ha dicho que es la rama que da más salidas. De esta forma, muchos de los estudiantes van hundiéndose y metiéndose en un ciclo que parece eterno a lo largo del curso. Se sumergen en asignaturas que ni fu ni fa, que no les provocan el más mínimo interés. Pero, obviamente, el futuro está en los números, así que, ¿por qué no invertir varios años de tu vida en ello aunque no te guste realmente?

La clave está en que el panorama laboral es complicado para unos y para otros. Un tipo de estudio no es superior ni más importante, ni más complejo ni más simple. Son diferentes, y ahí está la belleza. Son opuestos, y si bien no podríamos vivir sin médicos o ingenieros, tampoco lo haríamos sin escritores que nos enseñaran a ver la vida de otro modo, o sin diseñadores que le dieran al mundo un toque nuevo y una perspectiva diferente.

El conocimiento (a secas) es lo que necesita la sociedad. ¿No será mejor que dejemos de compararlos de una vez y aprendamos a educar a las personas de manera que puedan elegir aquello que verdaderamente les apasiona, y no lo que les podrá dar más o menos dinero en un futuro incierto?

Participaciones de loslectores

Másdebates