Ir a contenido
Familia Gené: "Nos hacemos un selfi en los 948 pueblos de Catalunya"

Marc Vila

Familia Gené: "Nos hacemos un selfi en los 948 pueblos de Catalunya"

Núria Navarro

Los Gené –Jordi, Montse y su hijo, Víctor–, vecinos de Esparreguera, no son de los de sofá y tele. Llevan más de dos años haciéndose un selfi en cada uno de los 948 pueblos de Catalunya (contando Medinyà, por donde pasaron cuando era independiente). 

–¿Patriotismo? ¿Narcisismo?
–J.G.: Reto. Tengo mucha actividad cerebral y no la gasto en el trabajo.
–M.A.: Hizo el examen en Mensa [Asociación de Personas de Alto Cociente Intelectual] y lo aprobó, pero no quiso entrar.
–J.G.: Cuando era pequeño, me di un golpe en la cabeza y alrededor de los 18 años empecé a marearme y a tener migrañas. Detectaron una lesión en la zona temporal izquierda y tuve que dejar la carrera de Informática. No dieron con la medicación adecuada hasta pasados ocho años, demasiado tiempo para retomar los estudios, así que me puse a trabajar. Una noche soñé un juego de mesa, cogí piezas de otros y monté Campi qui pugui, que quedó finalista en concursos. Con un socio de Alicante desarrollamos ideas: en el 2012 presentamos dos en Alemania, Grill Party y Crazy Lab. Tengo seis juegos publicados y más de 50 prototipos. 

–¿El primer brote de creatividad?
–J.G.: Sí. Pero el 2016 tuve problemas en el trabajo y mi padre falleció. El día que murió, le dije a la familia: «Vámonos fuera». Y paseando por el mercado de Solsona, pensé: «Está bien esto de salir». Antes ya habíamos hecho el reto de los Peluches Viajeros...

–¿Perdón?
–J.G.: Cuando Víctor tenía 6 años se me ocurrió hacer rutas –44– con los peluches que coleccionaba: Julito, Lolo, Gepi, Rino, Pulpito poeta… Cada uno tenía su cuenta de gmail y explicaba en primera persona el viaje en un blog. Pulpito poeta, por ejemplo, lo hacía en rima. En total fueron 44 viajes. ¡Los peluches se peleaban por ir!

–Me imagino.
–M.A.: Era un buen sistema para enseñarle geografía, costumbres, resolución de problemas.
–J.G.: Y así fue como asociamos viajes con retos. En el 2017 decidimos hacernos un selfi en los 947 pueblos de Catalunya, o más bien los 948, porque cuando el 155 volvió a juntar Medinyà y Sant Julià de Ramis ya llevábamos 180 pueblos y teníamos el hashtag hecho. ¡El 155 no pudo con nosotros!

–¿Es un reto sistematizado?
–J.G.: Sí. Saqué la lista de los pueblos de la página de la Generalitat y confeccioné un excel con la distancia de cada uno de Esparreguera, el tiempo de ruta, el número de habitantes... Según la distancia, les asigné un mes y preparé los itinerarios. Los más cercanos, en diciembre y enero, y los más distanciados, en primavera y verano. Siempre los sábados. Procurando llegar a destino a las 10. Y diseñé un mapa de Google, en el que he ido marcando con puntos verdes los pueblos con selfis hechos (a veces, hasta 12 en un día) y con azules y rojos, los que faltan.
–M.A.: Se planteó el problema de dónde hacer la foto.
–V.G.: El 50% suelen ser frente a una iglesia.
–J.G.: Fuimos afinando el sistema. Cuando llevábamos unos 200 selfis, hicimos un repaso y decidimos repetir unos 40. Los tres habíamos quedado muy bien, pero el paisaje estaba desenfocado, o había claroscuro. Queríamos que se identificara perfectamente el pueblo. En Cabra del Camp, por ejemplo, lo hicimos delante del Mazinger Z gigante. Y en casos como Cruïlles, Monells i Sant Sadurní de l’Heure, los selfis son tres. Tenemos que volver a Bonmatí, porque solo hicimos uno en Sant Julià de Llor.

–Víctor, ¿le gusta tanto plan con los papis?
–V.G.: Desde hace un año almorzamos de tenedor en ruta y es menos palo.
–J.G.: ¡Somos unos padres molones! Sin embargo, pronto cumplirá 14 años y hemos decidido acabar este reto en verano, seguramente, en el Pallars Jussà. Pero tenemos un nuevo plan.

–Miedo me dan. ¿Cuál es el plan?
–J.G.: Las ferias. Las de la fresa de la Vallalta, la gamba de Palamós, la cebolla de Albiol, el jabón de Montgai... Me voy haciendo amigo en Facebook de todos los ayuntamientos para recibir información. Cada semana se celebran dos o tres.

–¿Alguna otra idea de estas más?
–J.G.: Hace tiempo estuvimos de vacaciones en Cádiz, saqué una foto de la inmensa carta de bocadillos de un restaurante y me propuse prepararme uno cada día hasta llegar a 948. Ya llevo más de 50 diferentes. También celebramos el 'cumplemés' de Víctor, haciéndole una fotografía con un pastel (vamos por el 161).
–M.A.: Jordi es imparable.

–Se bastan solos. No necesitan amigos.
–M.A.: Pues los tenemos, ¿eh?