19 oct 2020

Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

David Perpiñán: "Soy un Tarantino de los documentales"

Aparcó su carrera como veterinario especialista en animales de zoo y ahora hace documentales sobre fauna salvaje

Mauricio Bernal

Perpiñán, con su equipo de filmación en el río Besòs.

Perpiñán, con su equipo de filmación en el río Besòs. / CARLOS MONTAÑÉS

No hay en España en general ni en Catalunya en particular un fenómeno audiovisual que merezca el nombre de tradición de documentales sobre la naturaleza. No la hay, lo cual da relieve a iniciativas como la de David Perpiñán, veterinario especialista en medicina de animales de zoológico que hace un tiempo decidió dejar a un lado su carrera y dedicarse a hacer documentales. "Trabajé mucho tiempo con animales en cautividad y me di cuenta de que me gustan más en libertad". Nacido en Barcelona pero siempre vecino de Sant Adrià y Badalona, actualmente pone a punto un trabajo sobre golondrinas y vencejos para el Ayuntamiento de Santa Coloma.

-Dígame, ¿por qué no hay documentalistas?

-Pues yo creo que es eso, una cuestión de tradición. Catalunya es posiblemente la zona más rica del sur de Europa en cuanto a fauna: está el mar, están los Pirineos, las estepas de Lleida, el delta del Ebro… Es una cuestión de tradición que yo intento cambiar.

-Y eso de abrirse camino donde no hay nada…

-Difícil. Le voy a poner un ejemplo. Yo hice un documental después de filmar el traslado, la captura y la liberación del oso Goiat. A nadie le interesó. En TV3, por ejemplo, donde están acostumbrados a todo tipo de documentales, cuando les envío los míos, no sé, no pasa nada.

-Pero… ¿es sostenible?

-No. De momento, no. Pero confío en que lo será. Tampoco es que me haya tirado a una piscina sin agua: tengo ahorros y voy haciendo otros trabajos que me dan ingresos.

-Dígame, ¿todo el tema del lenguaje audiovisual, el manejo de cámaras, la luz…?

-Bueno, a mí siempre me ha gustado la fotografía. En el 2006 monté una exposición sobre la fauna del Besòs. Y me gusta contar historias. Dicho esto, es verdad: soy un Tarantino de los documentales.

-¿Un Taran…?

-Sí, recuerde que Tarantino dice que aprendió cine viendo películas. Yo he hecho lo mismo. He cogido y he visto los mejores documentales y me he fijado en todos los detalles, cuántas historias hay por documental, cuánto dura cada una, cuántas frases hay por historia… Todo lo que sé lo he aprendido mirando.

-¿Y el gusto por los animales? Ha trabajado en zoos, ahora en esto…

-Siempre me han gustado. En los 90 ya empecé a estudiar los animales del Besòs.

-¿En los 90?

-Sí, estaba en el instituto. Y el Besòs en aquella época era lo que era, una especie de muro de Berlín. La impresión era que allí no se bajaba. Pero había mucha fauna. Iba allí con un amigo y básicamente íbamos a ver animales, sobre todo pájaros, que era lo que más había. Nadie bajaba allí.

-Pues entonces serían lo más parecido a una autoridad sobre el tema.

-Pues mire, al final hicimos varios estudios. El primero fue uno de aves para el ayuntamiento de Sant Adrià con propuestas conservacionistas en el marco del proyecto de recuperación. Luego, cuando empezaron a trabajar en la zona de remodelación, nos contrataron para hacer un seguimiento de aves. Luego yo me fui un tiempo a EEUU, pero mi compañero sigue haciendo ese seguimiento.

-Me imagino que la zona ha cambiado desde entonces. La fauna, quiero decir.

-Ha cambiado, sí. La calidad del agua ha mejorado mucho desde los años 80. La mejora del río ha traído peces, y los peces han traído aves que se alimentan de peces. Antes esto era petróleo.

-Hábleme del documental que está haciendo. Golondrinas y vencejos de Santa Coloma.

-'Edificis vius, ciutat viva', se llamará. Se centra en los pájaros que utilizan los edificios para hacer su vida. Es un documental con voluntad educativa, pensado para el ámbito escolar. El ayuntamiento quiere hacer de la golondrina de cola blanca un signo de identidad de la ciudad.

-¿Hay muchas?

-Llega a haber 400 parejas en una época del año.