Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Rafa Calvo: «Hoy, pirata; mañana, asesino: ¿hay algo más divertido?»

Su voz, presente en algunas de las mejores producciones, forma parte de la historia del doblaje barcelonés

Manuel Arenas

Rafa Calvo: «Hoy, pirata; mañana, asesino: ¿hay algo más divertido?»

RICARD CUGAT

Es posible que la cara de Rafa Calvo (Madrid, 1957) no te suene mucho, pero lo conoces más de lo que crees. Sobre todo si has escuchado en español a Bernard, de la serie 'Westworld' (HBO), o si has visto en español películas del actor Cuba Gooding Jr., como 'Pearl Harbor' (2001). Calvo, que fue compañero del recientemente fallecido Pepe Mediavilla, pertenece a una estirpe de actores que conforman la historia del doblaje barcelonés.

-¿En qué anda metido ahora?

-Estoy de actor invitado en series como 'Westworld' y también soy director de doblaje de un 'extended' de 'Deadpool 2'. Cuando puedo, además, doy clases en la Escuela de Doblaje de Barcelona.

-A usted el doblaje le viene de familia. ¿Ahí empezó todo?

-No. Cuando era pequeñito hice películas hasta los 10 años, pero hasta los 35 no lo retomé. Estaba casado y trabajaba en una fábrica. El novio de mi prima le dijo a mi padre que quería que le acompañara a alguna sala de doblaje. Le acompañé 3 o 4 veces y me di cuenta de que era lo mío: dejé a la chica, dejé el trabajo y me metí en una escuela de doblaje.

-¿Qué fue lo que le enganchó?

-Ver lo divertido que era trabajar en la sala, que había buena sintonía entre todos...y ver a una chica trabajando de la que me colé. Como todo, es una casualidad.

-Se nota que le apasiona.

-Imagínate: un trabajo en el que te diviertes actuando y encima te pagan. Hoy eres un pirata, mañana eres un asesino...¿hay algo más divertido? También te digo que cada proyecto que dejo es como un lastre que me quito: empiezo con ilusión, se hace cuesta arriba y acabo odiando la película porque es muy difícil.

-¿De qué trabajos guarda mejor recuerdo?

-Me gustó mucho doblar a Philip Seymour Hoffman, que murió hace no mucho de sobredosis. Bernard, de 'Westworld', también me hace gracia, y luego chalaos como Cuba Jr. o Jack Black.

-Hábleme de su relación con Pepe Mediavilla.

-Era amigo de mi padre: gran persona, gran actor y todo el corazón que utilizaba para sus películas es el que le faltó para seguir vivo. Él siempre me decía: "Joder, media vida aguantando las cabronadas del padre, y la otra media aguantando las del hijo" (ríe). 

-Mediavilla hizo públicos sus problemas económicos. ¿Es generalizado en la profesión?

-Sí: en este trabajo, si no te llaman, no ganas. En su última etapa a él le llamaban menos porque podía menos.

-¿Es difícil que le llamen a uno?

-Depende de que haya un papel para ti y de que se acuerden de ti: si eres mayor y en la película no salen hombres mayores...pues claro, te vas quedando un día, otro, otro...

-¿Cómo funcionan los salarios?

-Todos ganamos lo mismo. Cada una de nuestras intervenciones, llamadas 'takes', que son unas 5 líneas escritas aproximadamente para un personaje y 8 si son dos o más, se pagan a unos 7 euros. En televisión es un poco menos. No cobramos mucho: hace años se cobraba mucho más.

-¿Cómo ve el futuro de la profesión?

-Llegará un día, no sé cuándo, en que cambie todo y se vuelva a ganar el dinero de antes. Se está cometiendo un error: la calidad se pierde. Parece que el cine se tenga que cuidar, cosa que ocurre, pero que la televisión no tanto. Y las películas humildes hay que hacerlas con igual o mejor calidad que las que ya vienen con un cartel fantástico.

-¿Qué consejo le daría a un crío que se quiere dedicar al doblaje?

-Primero, que se forme en una escuela de doblaje. Que haga teatro. Que lea, porque la juventud lee poco. Y que sepa que el lenguaje de la calle, el hablar mal y vago, perjudica mucho para ser un buen actor de doblaje. 

0 Comentarios
cargando