Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Aleix Ripol: «Bitcóin permite imaginar un mundo sin bancos»

Más allá de titulares sobre burbujas y estafas, el sociólogo y activista social Aleix Ripol defiende el espíritu revolucionario del bitcóin

Gemma Tramullas

Aleix Ripol: «Bitcóin permite imaginar un mundo sin bancos»

RICARD CUGAT

Sociólogo y activista social, Aleix Ripol-Creuheras (Barcelona, 1976) trabaja para poner la tecnología que hay detrás de la moneda digital más conocida al servicio de la ciudadanía. Vecino del barrio de Gràcia, fue uno de los impulsores de la Barcelona Bitcoin Community y es miembro fundador de la asociación Blockchain Catalunya (https://blockchaincatalunya.org). 

–¡Un bitcóin ya vale más de 9.000 euros! Lo importante de esta tecnología no es lo que vale, sino lo que hace. Es una revolución realmente profunda y me entristece que solo se hable de cómo va subiendo de precio.

–Quizá no interese difundir su potencial para cambiar las  cosas. Me preocupa que parte del sector financiero se haya apropiado de esta tecnología. El precio actual es una burbuja que explotará en cualquier momento y hay muchas estafas. Los que nos creemos este movimiento trabajamos para desenmascararlas, pero la gente sigue picando. Nunca recomiendo invertir en nada; si a alguien le interesa, que invierta tiempo en saber cómo funciona.

–Entenderlo no es nada fácil. Yo empecé a investigar sobre bitcóin en el 2013 y hay cosas que aún hoy se me escapan. El proyecto tiene una base libertaria y me interesa más su carga política. Por primera vez, una tecnología nos permite empezar a imaginar un mundo sin bancos. Aún no es una alternativa real, es un prototipo y tiene problemas, pero va en la buena dirección.

–¿Con qué objetivo nació bitcóin? La idea es que la gente pueda intercambiar valor de manera descentralizada. Nuestro dinero se administra gracias a bases de datos bancarias centralizadas, entre bancos que se comunican y operan gracias a sistemas de confianza. Con el sistema actual, la banca tiene un poder enorme sobre la sociedad. 

–¿Y cuál es la alternativa? Bitcóin pone la misma base de datos al alcance de todos los participantes, de manera que quien valida las transacciones ya no es el banco, sino todas las personas que participan en la red. Así generamos confianza de manera distribuida. 

 –Por lo tanto, ya no harían falta bancos. ¿Pero quién controla esta red? Al ser descentralizada, no hay un poder fuerte sino diversos poderes y eso es mucho más democrático y justo. Pero...

–Siempre hay un pero. Las personas que mantienen la red validando transacciones reciben bitcóins como recompensa. A esto se le llama minería y al principio cualquiera podía hacerlo con un ordenador, pero como el bitcóin ha ido subiendo de precio se ha hecho una industria cada vez más centralizada. En China hay fábricas enormes de máquinas que se dedican a validar transacciones. Es una de las cosas a mejorar. 

–¿Usted ha sido minero? Hace algunos años validé transacciones de la red Litecoin, que es unas de las más de mil monedas que existen. Lo hacía para aprender y en un mes y medio conseguí dos litecóins.

–¿También tiene bitcóins? La gente piensa que los que estamos en esto somos ricos y desgraciadamente no es mi caso. Tengo algún bitcóin, pero es testimonial y no es algo que piense gastarme pronto. Los guardo como un trofeo.

–¿Por qué ahora se habla más de blockchain que de bitcoin? Blockchain es la tecnología que hay detrás de bitcóin y con el tiempo se ha visto que puede aplicarse a otros sectores, como la energía. Blockchain permite que una persona que produce energía con una placa solar pueda venderla a un consumidor sin pasar por una eléctrica. Lo revolucionario es coger las cosas que funcionan en internet y hacerlas distribuidas, de manera que todos tengamos parte del sistema.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.