Ir a contenido

GENTE CORRIENTE

Reina de León: «Mientras conserves la curiosidad, estás joven»

Esta economista impulsa una plataforma para activar y sacar del aislamiento a mayores que viven solos

Juan Fernández

Reina de León: «Mientras conserves la curiosidad, estás joven»

Una quinta parte de la población tiene más de 65 años, pero sus preocupaciones e inquietudes no parecen interesar al resto. ¿Soledad, infinitas horas de tele en el sofá y alguna escapada con el Imserso es todo lo que se les puede ofrecer? En compañía de tres «locas del emprendimiento social», esta ejecutiva de una multinacional está diseñando una innovadora plataforma para que tercera edad no sea sinónimo de sentarte a esperar pacientemente la muerte. Hay vida más allá de la jubilación. Reina de León (Caracas, 1970) aspira a llenarla de vidilla.

–¿De dónde surge su interés por la vejez?
–Cuando falleció mi padre, mi madre se encontró de pronto perdida, sin salida, su vida dejó de tener sentido. Por suerte, volvió a Canarias, de donde procede mi familia, y allí retomó la actividad con antiguas amigas y ahora no para, pero aquello me hizo pensar en quienes se ven atrapados por la soledad al llegar a la vejez. Y son tantos… 

–¿Maneja cifras?
–En España hay 8,5 millones de personas mayores de 65 años. De ellas, dos millones viven solas y una cuarta parte únicamente sale de casa para ir al súper o a la panadería. Hablamos de medio millón de mujeres y hombres que no hacen otra cosa que mirar la tele y no ven a nadie en todo el día. No porque no quieran, sino porque nadie les ofrece alternativas. 

–¿Qué se le ocurre?
–Lo primero, escucharles y saber cómo se sienten y qué necesitan. A esto nos dedicamos ahora mismo las cuatro impulsoras de Yayadvisor, la plataforma que queremos lanzar para empoderar a las personas mayores y conectarlas entre ellas y con otras generaciones. A continuación, en función de sus necesidades y de las posibilidades que ofrecen hoy las nuevas herramientas de comunicación, veremos qué servicios les podemos proponer. No queremos montar una agencia para la tercera edad al uso, sino algo innovador.

Póngame un ejemplo.
–Muchos ancianos solitarios habitan casas grandes. ¿Y si los ponemos en contacto con personas de confianza que necesiten alojamiento y quieran vivir con ellos a cambio de un alquiler y alguna asistencia vital, como acompañarles un día a la semana al cine o a clase de flamenco? Suelen vivir rodeados de objetos que ya no usan. ¿Y si les ayudamos a subastarlos en internet? Muchos ignoran el manejo del WhatsApp porque nadie se lo ha explicado. ¿Imagina la de grupos que podrían crear para quedar a bailar o ir al taller de pintura? 

¿Detectan estas necesidades cuando hablan con ellos?
–En las entrevistas que hacemos hemos observado algo llamativo: cuando les prestas atención, las personas mayores se sienten de pronto orgullosas, toman conciencia de que han acumulado una larga experiencia, que son sabias en la vida, y quisieran compartirlo. Casi nadie está solo por deseo. Sería fantástico que pudieran transmitir esa sabiduría a las nuevas generaciones. 

–La sensación es que las generaciones vivimos de espaldas, ¿no cree?
–Es cierto. Hoy nos focalizamos en los hijos y cortamos el vínculo con nuestros padres ancianos. Por otro lado, el mundo ha cambiado tan rápido que ellos mismos se sienten marginados. Lo curioso es que cuando les ayudas a saltar esa brecha te lo agradecen. No intente quitarle el WhatsApp a mi madre, ya no puede vivir sin él.

–¿Le preocupa su vejez?
–Si el día que llegue a la jubilación me dicen que he de pasar los 20 años siguientes mirando la tele sola y sin hacer nada, creo que preferiré no seguir viviendo. Espero que para entonces haya servicios como el que queremos crear. La vejez no tiene que ver con los años. Mientras conserves la curiosidad, estás joven.

0 Comentarios
cargando