Ir a contenido

PERIODISMO CON EL CIUDADANO

Una parada de bus en el portal

Los vecinos de la calle Sant Adrià, 34 denuncian que los pasajeros del bus convierten su portería en un improvisado apeadero

TRISTAN IBÁÑEZ SABRAN / BARCELONA

Viajeros que esperan el bus usan el portal numero 34 de la calle Sant Adrià como banco

Viajeros que esperan el bus usan el portal numero 34 de la calle Sant Adrià como banco / AUGUST BLAZQUEZ I RUBI

La parada de autobús situada frente al número 34 de la calle de Sant Adrià, en el barrio de Sant Andreu, en Barcelona, es un incordio para los vecinos de este edificio. Los viajeros que esperan los vehículos de alguna de las tres líneas que pasan por ese punto, 11, H8 y H4, no tienen ni siquiera un banco en el que sentarse ni un lugar en el que refugiarse de la lluvia o del sol, del frío o del calor, según la época del año. Por eso, muchos optan por esperar al abrigo del pequeño portal que tienen delante, ya sea sentados en los escalones o de pie, según explica Ramon Vallès, uno de los vecinos de esa finca, en una carta a Entre Todos. “Ensucian, hacen ruido e incluso rompen los buzones, y a veces no nos dejan entrar”, se lamenta.

Las molestias empezaron hace tres años, cuando se reconfiguró la calle para acoger un carril bici y se instaló la parada, tal y como está hoy, solo con el poste indicador que señala y anuncia las tres líneas que se detienen en este punto, y que se ha convertido en el motivo de la discordia. Porque lo que en un primer momento parecía algo provisional, se ha convertido en definitivo, de manera que los viajeros han acabado por hacer del portal del número 34 su particular parada de bus.

Esta situación conlleva una serie de problemas para los vecinos de las dos escaleras que comparten ese portal. “Somos víctimas de diferentes muestras de incivismo, y estamos molestos”, denuncia Ramon Vallès. Por eso, tras años de quejas, una veintena de vecinos decidieron hacer llegar al ayuntamiento, el pasado 16 de mayo, un escrito para dar a conocer su situación. En este solicitaban un cambio de ubicación de la parada, o en su defecto, la instalación de un equipamiento que permita a los viajeros esperar en él y no amontonarse en su portería.

Para los vecinos, una marquesina sería no solo una solución para ellos, sino una mejora para la calidad de vida de los usuarios del transporte público. En especial, “para personas mayores que tienen que esperar en la parada". "Cuando llueve --añade Vallès--, entendemos que en ese caso la gente se refugie en el portal y no les decimos nada”.

Con respecto a la ubicación, no hay mucho que hacer. Responde a la implantación de la nueva red ortogonal de Transports Metropolitans de Barcelona. Según explican fuentes de TMB, la ubicación de las paradas se consensúa previamente con el ayuntamiento. Otra cosa es el tipo de mobiliario con el que contará la instalación. Plataforma, marquesina o poste es una decisión que corresponde al consistorio y que responde a diferentes criterios, entre ellos, la medida de la acera. Y, en este caso, la decisión ya está tomada: “La Oficina Técnica de TMB informa de que el espacio es insuficiente para instalar una marquesina”, argumenta el ayuntamiento.

Así, agotadas todas las posibilidades técnicas, a los vecinos no les queda otra que apelar a las normas de convivencia y tener paciencia. Y a los vecinos, respetar el espacio y a la comunidad. Porque, aunque lo parezca, el portal de Sant Adrià, 34 no es una parada de bus.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.