25 sep 2020

Ir a contenido

Sondeo sobre el turismo

Una semana en agosto y pequeñas escapadas en otoño, las vacaciones de 2020

El sondeo de LovingTourism constata la desestacionalización y el interés por viajes cortos entre octubre y diciembre

Los españoles optan por quedarse en territorio nacional y apuestan por sol y playa y turismo de naturaleza

Julia Camacho

Imagen de archivo de turistas en una piscina.

Imagen de archivo de turistas en una piscina. / FERRAN NADEU

Los españoles que mantienen su trabajo tras la crisis sanitaria no se resisten a que el covid-19 fastidie sus vacaciones, y como ocurriera durante el confinamiento, el 41% tiene intención de realizar una pequeña escapada estival, preferentemente de agosto en adelante. Son algunos de los datos extraídos de la II Encuesta a la Demanda Turística Potencial, que constata cómo el sector turístico avanzará este año hacia la desestacionalización, dado que los viajeros con disposición a hacer turismo en 2020 se inclinan en un 63,6% por una semana de vacaciones en agosto y pequeñas escapadas en el otoño. Pese a caer como destino Catalunya en la preferencia de los viajeros, Barcelona muestra señas de recuperación para el turismo urbano y cultural.

El informe, basado en 7.000 encuestas realizadas en plena desescalada el 11 y 24 de mayo, se enmarca en la plataforma Loving Tourism, una campaña solidaria de apoyo al turismo nacional impulsada por CastroConsulting Marketing & Strategy. Entre los datos más llamativos resaltan ese cambio de comportamiento de los viajeros que tienen decidido viajar este año, repartiendo estancias en varias ocasiones, especialmente en agosto y posteriormente en fines de semana y puentes. Una tendencia que se mantendrá también en 2021. Ese viajero que se decanta por escapadas en octubre y noviembre procederá sobre todo de Comunitat Valenciana, Cantabria, Castilla La Mancha, Baleares y Canarias, según detalló Juan Castro, CEO de la compañía.

Las madres de familia, encargadas de los viajes

El 2020, como constatan todos los sondeos, será el año del viaje por territorio nacional, por los que apuestan el 81,4% de los viajeros encuestados, y siguen en descenso los viajes internacionales (17%). “El turista español se moverá con el coche, y esperará hasta última hora para tener la garantía y la certeza y saber si habrá algún condicionante en su estancia”, justificó Nuria Montes, Secretaria General de HOSBEC, en la presentación, confiada en que la temporada remonte aún.

Entre los destinos que mejor funcionan, el informe destaca Andalucía (con el 37,6%) y Asturias y Galicia, destinos menos tradicionales pero que enganchan al turista por sus espacios naturales y su sensación de seguridad. Les siguen también Comunitat Valenciana, Baleares y Canarias. En su mayoría, serán viajes de pareja (50%) y familias con hijos (29%). Y un dato llamativo: son las madres quienes en mayor medida planifican esos viajes con hijos (32,4% frente al 25,6% de las encuestas).

Barcelona sube como destino urbano y cultural

La grave situación sanitaria durante la pandemia de Madrid y Catalunya hacen que obtengan el interés de apenas el 8% de los viajeros. En contraste, tanto Madrid como Barcelona parecen recuperarse como destinos del turismo urbano y cultural. Así, ambos sectores mejoran sus expectativas respecto a las preferencias mostradas por los encuestados durante el confinamiento y se sitúan en niveles similares a antes del estado de alarma, con un 25,2% y 36,7% respectivamente. Pese a ello, no pueden con el destino de sol y playa, que sigue siendo mayoritario para desconectar estas vacaciones, según el 62,8% de los encuestados. Los turistas también se inclinan por destinos naturales (51,2%), turismo rural y el excursionismo (36,8%).

Entretodos

¿A qué lugar de Catalunya tienes muchas ganas de ir?

Explícanos el destino turístico, rincón, bar o comercio a donde irás en cuanto la desescalada lo permita

Viajar a destinos conocidos

En este sentido, la encuesta de Loving Tourism constata que los viajeros prefieren destinos ya visitados con anterioridad para sentirse más cómodos. De hecho, la falta de seguridad y la incertidumbre son el motivo esgrimido principalmente por quienes no tienen intención de viajar este año, más incluso que la situación económica, de ahí que se esté trabajando “en recuperar la confianza”, como destacó Vicent Torres, Director Adjunto de de l'Agència d'Estratègia Turística de les Illes Balears durante la presentación. La población de mas edad es la más “miedosa”, aunque curiosamente es luego la que planea viajes más largos, mientras que son los jóvenes y los desempleados o afectados por ERTEs o cese de actividad quienes esgrimen la falta de recursos.

El 64% de los sondeados muestra su disposición a hacer entre 2 y 3 viajes hasta final de año, e incluso un 12% eleva a más esas escapadas. Se trata sobre todo de viajeros procedentes de Castilla, Aragón y Madrid. Por el contrario, entre los más reacios a viajar este año se encuentran las familias de Valencia, Catalunya, País Vasco y Andalucía.

Presupuestos de 2.000 euros

La encuesta desvela también el presupuesto estimado para estas vacaciones, que no sobrepasará los 2.000 euros en el 37,2% de los casos sondeados, y que en el 37,2% se quedará en los 1.000 euros. Eso sí, un 12% disfrutará de más de 3.000 euros para salir de vacaciones. Quienes mayor capacidad de gasto para las vacaciones muestran son las familias de Madrid, País Vasco, Galicia y el Principado de Asturias que continúan trabajando del mismo modo que lo hacían antes del coronavirus. En el lado opuesto, quienes menos dinero destinarán a viajar este año están los andaluces, valencianos y castellanoleoneses, especialmente los más jóvenes o que hayan perdido su empleo y que solían viajar solos.