Colabora:

PREMIO INNOVA

Echevarne: laboratorios de familia

Fundada con capital familiar, esta empresa catalana cuenta con 60 años de experiencia, 800 trabajadores, 50 centros propios y más de 200 concertados distribuidos por la Península Ibérica

Laboratorios Echevarne ha recibido el galardón Innova.

Se lee en minutos
El Periódico

¿Alguna vez te has preguntado si eres intolerante a la lactosa? ¿Si eres alérgico a algún medicamento? ¿O has querido hacerte un test prenatal no invasivo o un sencillo análisis de sangre para saber si todo va como debería? Muchas de esas dudas pueden haberte llevado a visitar Laboratorio Echevarne, la empresa catalana de análisis clínicos más reconocida.

Laboratorio Echevarne es un claro ejemplo de lo que es una empresa familiar. Dirigido actualmente por los hermanos Fernando y Alfonso Echevarne Santamaría, fue fundado en 1958 por el Dr. Fernando Echevarne Florence , su actual presidente, con un capital totalmente familiar, algo que se mantiene a día de hoy. “La familia ha sido para mí un valor fundamental y prioritario”, aseguraba ya en el 2003 el Dr. Fernando Echevarne.

Desde entonces han destacado por su apuesta por una innovación tecnológica que le ha llevado a ser uno de los laboratorios de análisis más avanzados de Europa. Actualmente, la empresa familiar catalana cuenta con 50 centros propios, más de 200 centros concertados distribuidos por el territorio español, Portugal y Andorra y cuenta con más de 800 empleados. El 2018 obtuvieron unos ingresos por valor de 74 millones de euros.

DIVERSIFICACIÓN

Aunque es más conocida por sus centros, que pueden verse paseando por calles como las de Barcelona, y por sus analíticas a humanos, Laboratorio Echevarne va más allá. El 2011 se inició una diversificación de su cartera de negocio y se creó el hólding empresarial Grupo Echevarne. Además de los laboratorios, esta estructura societaria también posee el madrileño Centro Médico Maestranza, fundado en 1998 y que le permite su acceso al mercado asistencial, y MAS Prevención.

Así, su negocio se ramifica en otros campos como la veterinaria clínica, la industria química, la farmacéutica, la sanitaria, la cosmética o la agroalimentaria. La empresa catalana también realiza análisis en materia medioambiental, como sus estudios sobre aguas potables y residuales, así como ofrece servicios a centros hospitalarios que van de la prevención al control de quirófanos.

La diversificación de su negocio también le permitió crear una compañía propia, Logopat, dedicada a la anatomía patológica, eso es, la rama de la medicina que estudia las causas, las consecuencias y el desarrollo de enfermedades y que se sirve de Sakura, una innovación tecnológica de automatización de los procesos que casi nadie tiene en España. En su catálogo figuran más de 3.500 tipos de análisis clínicos, 500 tipos de análisis veterinarios y más de 3.000 pruebas en análisis industriales.

“Entendemos el I+D+I como un proceso transversal que consolida, desarrolla e impulsa a toda la compañía”, explica Alfonso Echevarne. Actualmente están desarrollando herramientas de Big Datarobótica Inteligencia Artificial para mejorar su eficiencia y precisión diagnóstica.

EXPANSIÓN

Noticias relacionadas

Y la familia no ha parado de crecer. El marzo del año pasado, el laboratorio anunciaron una inversión de 12 millones de euros para trasladarse parte de su actividad a un nuevo edificio de oficinas en Sant Cugat del Vallès, ampliando su territorio de operaciones y manteniendo su sede central ubicada en el carrer Provença de Barcelona, destinada al paciente. Las oficinas de Sant Cugat se inaugurarán el próximo mes de marzo.

En los últimos años, Laboratorio Echevarne ha apostado por un constante proceso de expansión que el 2019 le llevó a ampliar su control de la Clínica Sagrada Familia, con una inversión de entre 30 y 40 millones de euros. Esa expansión y los más de 60 años de tradición y experiencia que cargan en sus espaldas han llevado a Laboratorio Echevarne a convertirse en uno de los referentes empresariales en un sector, el del análisis clínico en España, dominado por grandes grupos extranjeros. Una exitosa anomalía impulsada desde la familia.