Protección en las escuelas

Catalunya se abre a retirar la mascarilla en primaria el próximo curso si los datos lo avalan

El nuevo protocolo mantiene los grupos burbuja, pero permite la interacción entre clases en el patio y llevar juguetes a la escuela

Profesor y alumnos de la Escola Catalònia de Barcelona, el pasado 14 de septiembre.

Profesor y alumnos de la Escola Catalònia de Barcelona, el pasado 14 de septiembre. / Efe / Enric Fontcuberta

Se lee en minutos
El Periódico

El protocolo enviado este jueves por las 'consellerias' de Educació y Salut a los centros escolares para organizar el próximo curso abre la puerta a retirar la mascarilla en primaria según la situación epidemiológica. Concretamente, el texto establece que de primero a sexto de primaria la indicación de llevar la mascarilla "se valorará según contexto y normativa". Según el plan de actuación para el curso 2021-2022, no será necesario tomar la temperatura para acceder a los centros y se relajará la limpieza y la desinfección de espacios, que se hará con una periodicidad diaria al final de la jornada. También se permitirá llevar juguetes o intercambiar material entre alumnos, un hecho que hasta ahora no estaba permitido. Por el contrario, se mantendrán los grupos estables de convivencia y los protocolos de ventilación.

Uso de la mascarilla

El documento publicado indica que, "en función de la inmunidad lograda con la vacunación, el contexto epidemiológico y la normativa vigente, el uso de la mascarilla es susceptible de sufrir variaciones de cara al nuevo curso escolar 2021-2022". En concreto, abre la puerta a revisarlo para la franja de 1º a 6º de primaria, en la que se valorará "según contexto y normativa".

"Teniendo en cuenta las previsiones y la experiencia publicada en otros países, todo hace pensar que sería el primer colectivo dentro de la escuela sobre a quién podríamos relajar la medida", ha afirmado el secretario general de Salut, Marc Ramentol. Ramentol ha añadido que esto ya se podría hacer en septiembre. En cambio, se mantiene la mascarilla obligatoria a partir de secundaria y para el personal de los centros. También se mantienen los grupos burbuja, pero se podrían combinar en el patio.

Ramentol ha explicado que la experiencia de este curso demuestra que se han producido menos casos y ha habido menos transmisibilidad en primaria. Además, ha apuntado que sí que ha tenido un impacto en la docencia y en los alumnos. Por ello, el documento "se abre a la posibilidad de que no sean necesarias en la reanudación del curso en septiembre", según ha explicado Ramentol y ya había avanzado el 'conseller' de Educació, Josep Bargalló, en una entrevista a la ACN, hace unas semanas.

Hoy por hoy, el texto recoge que no está indicada en el primer ciclo de infantil, que no es obligatoria en el segundo ciclo, que se valorará según el contexto y la normativa en primaria y que es obligatoria a partir de ESO y para al personal docente y no docente.

Accesos, limpieza y ventilación

Uno de los cambios principales respecto a los accesos a las escuelas el próximo curso es que ya no se considera que haya que tomar la temperatura a diario para acceder al centro. Con todo, se pedirá a las familias la firma de una declaración responsable al inicio del curso en el que se comprometen a no llevar al alumno si tiene sintomatología compatible con el covid-19.

Por otra parte, las entradas y salidas del centro deberán hacerse de manera escalonada, teniendo en cuenta el número de accesos y de grupos estables, si bien no se marcan intervalos de 10 minutos entre grupos. También será necesario mantener los flujos de circulación una vez dentro.

La limpieza se relajará, ya que la vía de transmisión a través de las superficies es mucho menos relevante de lo que se había considerado inicialmente. Por este motivo, el curso que viene no será necesaria la aplicación de los protocolos de limpieza establecidos ahora y la limpieza y la desinfección de espacios se hará al final de la jornada.

Por el contrario, sí se mantendrán los protocolos de ventilación actuales y el constante lavado de manos, ya que se consideran medidas fundamentales.

Grupos burbuja

Por otra parte, el protocolo mantiene la organización de los centros en grupos burbuja porque es una fórmula que ha dado "mucha seguridad a la hora de garantizar la trazabilidad".

Lo que sí variará será la distancia dentro de cada grupo burbuja: mientras ahora debe haber 1,5 metros entre personas, el próximo curso no será necesario mantener esta distancia mínima.

Además, se abre la posibilidad de que en espacios al aire libre, como los patios, se puedan combinar más de un grupo siempre que se haga uso de la mascarilla. "Siempre los mismos, no todos los días uno diferente, y siempre con las máximas medidas de protección", ha matizado Ramentol.

En los comedores también se mantienen los grupos estables, pero como novedad se permitirá compartir jarras de agua o aceiteras.

Del mismo modo, también se permitirá volver a llevar juguetes a la escuela y utilizar material compartido en el aula.

Noticias relacionadas

En caso de que se detecte un positivo o un caso susceptible de ser covid-19, no hay cambios y se apunta a aplicar el protocolo vigente de gestión de casos de coronavirus en los centros educativos.

El protocolo es resultado del trabajo técnico que están llevando a cabo los departamentos de Educació y Salut. Ramentol ha insistido en que el documento enviado este jueves está "sometido a la evolución de la pandemia y de la cobertura vacunal" hasta el inicio de curso.