PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL CURSO 2020-2021

Así será la vuelta al cole del coronavirus en Catalunya

En tiempos de pandemia, los profesores asumen el desafío de mantener intacto el derecho a la enseñanza

La entrada, la salida, el comedor, el patio, la relación con los padres...., todo se adapta para evitar contagios

Preparativos de la vuelta al cole en la escuela L’Esperança de Barcelona, esta semana.

Preparativos de la vuelta al cole en la escuela L’Esperança de Barcelona, esta semana. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Tiempos convulsos; también en la educación. El curso empieza con más dudas que certezas. Entre otras cosas, porque los caminos de la pandemia son inescrutables. Las bases están sentadas, tanto a nivel de organización escolar como en cuanto a la logística familiar o los protocolos sanitarios. Pero luego están las peculiaridades de cada escuela, de cada estudiante, de cada profesor. Con el objetivo final de mantener intacto el derecho universal a la enseñanza. Con todo ello, con el examen final a partir del 14 de septiembre, están son algunas de las preguntas que sí tienen respuesta.  

1. ¿Cuántos profes incorporan los coles catalanes? 

1. ¿Cuántos profes incorporan los coles catalanes? La escuela pública y la concertada contarán en este curso con 8.258 trabajadores más. Esa cifra incluye tanto el incremento de docentes (5.417) como del resto de profesionales, desde la atención educativa (1.265), los monitores (1.239), la educación inclusiva (729) o el personal de administración y servicios (337). El refuerzo se realizará sobre todo en primaria y secundaria. Otros 1.960 profesionales se destinarán al plan de choque contra la segregación escolar y las desigualdades en el ámbito educativo. De la cifra total, 1.276 trabajadores ya estaban previstos en los presupuestos del Departament d’Educació, los más elevados de la década, con una inversión total de 5.671 millones de euros. En cuanto a la distribución, el Govern tiene previsto muscular antes que nada los colegios de alta complejidad, especialmente aquellos en los que sea más necesario reducir el número de alumnos por aula.   

2. ¿Cómo se distribuirán los alumnos? 

2. ¿Cómo se distribuirán los alumnos? Vaya por delante que cada escuela hará lo que pueda con los medios de que dispone. Es decir, que en función del personal y del espacio físico, la organización puede variar. Lo que sí está establecido, o es así como lo ha planteado Educació, es que los alumnos se repartirán por grupos educativos estables, o como ya se les conoce popularmente, grupos burbuja. La idea es que ese pequeño colectivo de estudiantes, la clase de toda la vida, reduzca al máximo la ratio. Ahí, sin embargo, el agrio debate político y el baile de cifras y propuestas no facilita llegar a una conclusión clara. Parece que la ratio será algo inferior a la de los cursos superiores, pero, de nuevo, será en función de las posibilidades de cada centro.

Lo que se impone es la teoría del compartimento estanco, esto es, la voluntad de que esos grupos burbuja no se relacionen entre sí. Con esos compañeros de contacto directo no será obligatoria la mascarilla, pero sí lo será en los espacios comunes, como pasillos, patios o enfermería. De este modo, si se produce un positivo, solo sería necesario confinar en casa a los niños que pertenezcan a ese mismo núcleo, salvando de la cuarentena al resto de la escuela. No está claro en qué punto se cerrará el cole, es decir, cuántos infectados y en cuántos grupos serán necesarios para mandar a todos los niños a casa. La decisión se tomará al alimón entre las direcciones de las escuelas y los responsables de Salut y Educació. 

Los tutores de los grupos estables no deberán cubrirse el rostro, pero sí deberán hacerlos los profesores que impartan clase a distintos núcleos, como por ejemplo, el maestro de inglés que en un mismo día imparta el idioma en la sección D y F, en ambas deberá llevara mascarilla en todo momento.   

3. ¿Cómo se organizará el comedor escolar? 

3. ¿Cómo se organizará el comedor escolar? En ningún caso se anula servicio de comedor a pesar de la pandemia. Las escuelas no eliminan pero sí modifican y adaptan el espacio del mediodía. Bajo la premisa de mantener la distancia de seguridad, pues en el comedor se mezclarán los distintos grupos estables educativos (el colectivo con el que se comparte aula de manera habitual y que permite quitarse la mascarilla) y será necesario tomar precauciones. Cada colegio tendrá su propio manual, pero como regla general, se habilitarán nuevos espacios de la escuela para poder comer (los cursos pequeños incluso recibirán el alimento dentro de la clase) y también se establecerán turnos, con lo que, al mismo tiempo, se evitan aglomeraciones en los patios. 

En el caso de que se produzca un nuevo confinamiento en una zona determinada que obligue a reducir la movilidad y a cerrar escuelas, el Govern prevé que los centros educativos permanezcan abiertos. Con dos misiones fundamentales: acoger a los hijos de trabajadores esenciales y mantener operativa la cocina para que la comida no falte a los alumnos. Así lo anunció el conseller de Educació, Josep Bargalló, el pasado jueves, aunque sin detallar de qué manera se realizará ese reparto, teniendo en cuenta las limitaciones de la pandemia. También se mantendrá inalterable el sistema de becas comedor, que llegan ya a 144.000 alumnos de toda Catalunya. 

Según informó el Govern, el covid no altera el plan de instalar 103 comedores en institutos, tal y como recogen los presupuestos de la conselleria. De este modo, los jóvenes se acercan un poco más a los postulados de la reforma horaria, que establece que la comida, como tarde, a las 13 horas. Estos chavales, en algunos casos, se sentaban ante el plato a las cuatro de la tarde. 

4. ¿Cómo será la entrada y salida de las escuelas? 

4. ¿Cómo será la entrada y salida de las escuelas? Quizás este sea, junto con una posible cuarentena, el asunto que más afecte a los padres. Tanto los pequeños como los mayores deberán adaptarse a los horarios y los espacios de su centro. Cada escuela informará a las familias sobre el cuándo y el dónde, e incluso el cómo, pero por lo general, la idea es establecer horarios de llegada y salida, de manera que se eviten aglomeraciones y se pueda mantener, en la medida de lo posible, una cierta distancia de seguridad. Está por ver el nivel de cumplimiento, pero la idea es que, por clases, se acceda al cole con entre 5 y 10 minutos de diferencia, por todas las puertas del centro y repartiendo a los alumnos a través de itinerarios marcados que deberán convertirse, con el tiempo, en un hábito para los chavales.

En las grandes ciudades, el concurso de la policía local será fundamental para garantizar una cierta fluidez de tráfico y evitar esas escenas tan habituales de coches aparcados por cualquier parte porque, total, es un momento, dejo al crío y me voy. Los padres, o eso es lo que ha pedido el Govern, no podrán entrar en las escuelas. Aunque ahí asalta una duda: ¿incluye eso los patios? Se supone que no, puesto que muchos de estos espacios abiertos son usados, en grandes escuelas, como aparcamiento para entregar y recoger niños.

5. ¿Cómo se relacionarán los niños en el patio? 

5. ¿Cómo se relacionarán los niños en el patio? Una vez más, se hace imposible establecer una sola hoja de ruta porque los más de 5.000 colegios catalanes tienen características físicas muy distintas. Por citar dos ejemplos extremos, no es lo mismo una escuela rural de la Garrotxa que un cole de alta complejidad del Baix Llobregat, donde el espacio es muy limitado. Lo que sí está establecido es que los grupos burbuja, cuando salgan al patio, podrán evitarse la mascarilla. Algunas escuelas han limitado el terreno de manera que esas clases puedan jugar de manera estanca. En el caso, altamente probable, de que se mezclen con otros chavales, los monitores de patio deberán asegurarse de que lleven la mascarilla en todo momento. Lo mismo en los cursos superiores de la secundaria, aunque se trate simplemente de sentarse y chalar. Si no forman parte del mismo grupo estable educativo, rostro cubierto. En cualquier caso, estén o no con su grupo habitual, si tienen que ir al baño o desplazarse por alguna zona común, también tendrán que echar mano de la mascarilla. 

6. ¿Se mantienen las excursiones y las convivencias? 

6. ¿Se mantienen las excursiones y las convivencias? Del mismo modo que se han realizado campamentos de verano y campus deportivos, las escuelas mantendrán tanto las excursiones como las convivencias. También las clases de natación y educación física. Eso sí: siempre manteniendo la norma del grupo burbuja y, en caso de abandonar el centro educativo, usando la mascarilla cuando se esté en espacios públicos. 

7. ¿Cómo se harán las reuniones tutor-padres?  

7. ¿Cómo se harán las reuniones tutor-padres?  Lo habitual hasta la fecha era desplazarse hasta la escuela y buscar algún despacho o sala de tutores en la que alejarse del tumulto estudiantil y poder charlar con tranquilidad. Ahora la idea, con esa premisa de que los padres no deben pisar el colegio, es que se hagan de manera virtual, y que la reunión sea presencial en casos excepcionales.

Te puede interesar