30 may 2020

Ir a contenido

ESCUELA PÚBLICA

El Govern encarece el comedor escolar por primera vez en 13 años

Cada menú pasa de 6,20 a 6,33 euros diarios, un 2,1% mas, y se establece una ratio máxima de alumnos por monitor

La Fapac ve "inaceptable" la subida y las empresas celebran el fin del "inmovilismo sin ninguna lógica"

Carlos Márquez Daniel

Comedor del instituto Puig Castellar de Santa Coloma de Gramenet. Ese día tocaba verdura y pollo. 

Comedor del instituto Puig Castellar de Santa Coloma de Gramenet. Ese día tocaba verdura y pollo.  / RICARD CUGAT

Desde el curso 2007-2008, el precio del comedor escolar de los centros educativos de titularidad pública no se ha movido ni un céntimo. Congelado en los 6,20 euros por alumno, ha permitido que el debate sobre este espacio educativo se centrara en otros aspectos, como el controvertido decreto que regula la gestión de estas horas del mediodía que sigue en barbecho. El Govern publica cada año en el sesudo DOGC el coste máximo de esa cuota para el ejercicio siguiente. Y en esta ocasión (se publicó en la edición del miércoles) hay novedad: un incremento del 2,1%, hasta los 6,33 euros, lo que a bien seguro será del agrado de las empresas de cátering, que llevaban años reclamando una subida que reflejara mínimamente la escalada del coste de la vida. La decisión, sin embargo, no llega en el mejor momento, con los coles cerrados y con la duda de si volverán a abrir antes de que termine el curso. Como era de esperar, la medida no ha gustado nada a las familias, que la consideran "inaceptable"

El precio comprende, además de la comida, la atención directa del alumnado durante el tiempo de la prestación del servicio de comedor y los periodos de tiempo anteriores y posteriores, desde que terminan las clases de la mañana hasta que empiezan las de la tarde y con una duración máxima de dos horas y media. Para los comensales esporádicos (aquellos que comen menos de tres días a la semana, dos, en el caso de secundaria) también sube la factura, de los 6,80 a los 6,96 euros por día. En este caso, la subida es del 2,4%. La publicación en el DOGC incluye, además, un apunte insólito hasta la fecha, una ratio máxima del número de alunmos por monitor: 30 en secundaria, 25 en primaria y 15 en infantil.

"Una falta de respeto"

La mejora de la ratio es el principal argumento en el que se apoya Educació para justificar el encarecimiento. Lidón Gasull, directora de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Catalunya (Fapac) considera "inaceptable" el incremento, entre otras cosas, "porque las familias no han sido consultadas y solo se ha negociado con las patronales de las empresas del sector". Se queja de que su entidad ha tenido que enterarse a través de la publicación oficial y avanza que ya están estudiando "recurrir la medida ante la justicia". Tampoco cree que el actual momento de excepción, con las escuelas cerradas y con la duda de si volverán a abrir este curso, sea el mejor para anunciar esta decisión. "Con todo lo que está cayendo, nos parece una falta de respeto". Gasull argumenta que Catalunya ya tenía uno de los precios de comedor escolar más altos de España y considera que se podrían haber impulsado otras medidas, como mejorar el sistema de proveedores, para evitar un encarecimiento que, insiste, es una "barbaridad que muchas familias no podrán asumir". 

"Es un falta de respeto y una barbaridad que muchas familias no podrán asumir"

Lidón Gasull

Directora de la Fapac

Pep Montes, gerente de ACELLEC, asociación que agrupa a unas 40 empresas que gestionan comedores en escuelas públicas, concertadas y privadas, analiza la noticia desde el otro extremo del tablero de Risk. Celebra la subida del precio que, sin embargo, queda algo alejada de las pretensiones que ya hace tres años desplegaron ante el Govern. "Para poder prestar el servicio de manera razonable, nosotros planteamos al Departament d'Educació un precio de 6,81 euros por alumno, pero consideramos positivo que por fin se haya roto esta dinámica de inmovilismo que no respondía a ninguna lógica". Montes argumenta que en estos 13 años se ha producido un incremento salarial superior al 20%. "También el IPC ha subido en cifras muy similares y en ningún caso nos hemos visto compensados". Considera que las familias que podrían notar ese incremento de céntimos en la cuota mensual "son precisamente los que disponen de beca comedor y, por lo tanto, la Generalitat se hará cargo del sobrecoste"

A pesar del coronavirus

Gasull teme que la subida del precio se destine solo a incrementar el margen de beneficios de las compañías que alimentan a los chavales en las escuelas. Se pregunta: "¿Tenemos alguna garantía de que haya un impacto directo en el salario de los trabajadores?". Montes explica que el encarecimiento estaba previsto para el presente curso, pero la congelación de los presupuestos lo evitó. Al no poder hinchar las cuentas, la 'conselleria' no podía ir más allá de lo establecido en los últimos números aprobados por el Parlament, los del 2017. Así las cosas, se mantuvieron las cerca de 128.660 becas (110.180 con el 50% del coste subvencionado y 18.480 con el 100% abonado) pero sin posibilidad de encarecer el precio por cada una de ellas. Como eso sucedió a a última hora, explica el gerente de ACELLEC, "con los sindicatos ya se había pactado un aumento del 2,5% de los sueldos". Cuenta Montes que Educació se había comprometido a hacer público el nuevo precio entre finales de febrero y marzo. Se ha hecho con retraso, pero agradecen que hayan "cumplido con su palabra"  pesar de la crisis del coronavirus.