Ahorro

La banca avisa de que apenas subirá el tipo de los depósitos en 2024

Las entidades prevén que el interés de estos productos crezca menos que en 2023 por la escasa demanda de crédito y no teme sufrir una salida de dinero

La bajada del euríbor da argumentos a la banca para limitar la subida del tipo de los depósitos

Los presidentes de los mayores bancos españoles, Ana Botín (Santander), Carlos Torres Vila (BBVA), José Ignacio Goirigolzarri (CaixaBank) y Josep Oliu (Sabadell)

Los presidentes de los mayores bancos españoles, Ana Botín (Santander), Carlos Torres Vila (BBVA), José Ignacio Goirigolzarri (CaixaBank) y Josep Oliu (Sabadell)

Pablo Allendesalazar

Pablo Allendesalazar

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La banca española ha arrastrado los pies durante meses en el interés que paga a sus clientes por los depósitos. Así, ha subido el tipo de estos productos de ahorro a plazo menos que en otras épocas de alza de los tipos oficiales del Banco Central Europeo (BCE) y es también de los sectores financieros que menos los ha incrementado en la zona euro. Una estrategia que las entidades no prevén ni mucho menos cambiar en 2024, como han reconocido en las recientes presentaciones de sus resultados anuales. "Esperamos que el coste de los depósitos aumente en España durante 2024, pero a un ritmo mucho más lento que en 2023, dada la caída de los tipos de interés", apuntó Leopoldo Alvear, director financiero del Sabadell, acertando a resumir la visión predominante en el sector.

Las entidades se escudan en que el interés del crédito en España respecto al de la deuda pública del país es de los más bajos de la zona euro. También en que la baja demanda de crédito y su amplia liquidez no les hace tener que captar depósitos para financiar dichos préstamos, con lo que no sienten presión para subir su remuneración. "Si no tienes clientes en un restaurante, no preparas comida. Si no tienes a quien prestar, no quieres tanto atraer más depósitos y por tanto pagas menos. Es oferta y demanda", argumento Ana Botín, presidenta del Santander.

No les preocupa, incluso, que ello les suponga disminuir las cantidades que los clientes depositan bajo su custodia. "En España, hoy nuestros créditos suponen el 87% de nuestros depósitos. Los depósitos no son un recurso escaso. Si pierdes algunos depósitos, está bien, porque el crecimiento del crédito no está ahí. En este contexto, pagar demasiado por los depósitos no funciona, no es necesario", mantuvo Onur Genç, consejero delegado del BBVA.

Bajadas en el horizonte

Detrás de todo ello está la bajada de los tipos de interés del mercado, como el euríbor. La inflación de la eurozona cayó el año pasado más rápido de lo esperado. Sumado a la debilidad de la economía de la unión monetaria, ello ha llevado a los inversores a prever que el BCE comience a recortar el precio del dinero antes y con más contundencia de lo previsto. Un entorno de tipos de interés de referencia más bajos, así, hace que los bancos esperen ahora un aumento del coste que les suponen los depósitos menor que hace unos trimestres. 

De hecho, no descartan bajar sus tipos medios más adelante, una vez confirmado y consolidado el ciclo de recorte de los tipos de referencia por parte del BCE, cuyo inicio está previsto en principio para el verano. "Los tipos ahora están a la baja, no al alza, y en su momento, como es lógico en política comercial, adaptaremos o no las remuneraciones -no solo de los depósitos, sino de los créditos, como estamos haciendo ya a la baja- a las condiciones de mercado", apuntó el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar.

Sin guerra a la vista

Otro factor relevante que explica la baja remuneración de los depósitos es que, al contrario que en episodios anteriores, ningún banco ha decidido romper el mercado con una oferta de tipos muy altos para robar clientes a la competencia, obligando a reaccionar a las otras entidades. "Nos alegra comprobar que, al menos a nivel de sistema, en España la situación es cómoda. No hay un solo jugador o un solo jugador importante que esté ejerciendo algún tipo de presión para recolectar depósitos", se congratuló Javier Pano, director financiero de CaixaBank.  

Es probable que el ligero aumento del coste de los depósitos previsto por los bancos, además, no venga tanto por el alza del tipo pagado como por un aumento de los ahorros retribuidos a plazo y una caída del saldo depositado en cuentas corrientes apenas remuneradas. Así, el 87,3% del dinero que los hogares guardaban en las entidades en diciembre estaba en dichas cuentas, cuyo interés medio es de apenas el 0,15%. En anteriores ciclos de alzas de tipos, en cambio, el ahorro se repartía de forma equilibrada entre las cuentas y los depósitos, que suponían entre el 50% y el 60% de lo que las familias guardaban en los bancos. Es decir, que aun subiendo el tipo y los volúmenes de los depósitos a plazo, el coste total para las entidades seguirá siendo mucho menor que en episodios similares del pasado.

Escasa subida

Desde que el BCE comenzó a endurecer la política monetaria en diciembre de 2021, el tipo medio mensual de los nuevos depósitos a plazo a los hogares españoles ha subido del 0,06% al 2,57% del pasado diciembre. En el mismo periodo, el euríbor a un año ha pasado del -0,502% al 3,679% y la facilidad de depósito del BCE -el interés con que remunera el dinero que guarda a los bancos, el más relevante en el actual contexto- se ha incrementado del -0,5% (les devolvía menos de lo que les guardaba) al 4%.

El tipo de los nuevos depósitos en España, por tanto, ha aumentado 2,51 puntos, mucho menos que el euríbor (4,181 puntos) y el tipo de referencia del BCE (4,5 puntos). Además, el interés medio de los nuevos depósitos a las familias en la zona euro se ha elevado del 0,23% al 3,29% (3,06 puntos) en el mismo periodo de dos años. En consecuencia, el tipo medio del saldo de depósitos a plazo de los hogares (no solo de las nuevas operaciones) ha subido en España del 0,04% al 1,9%, mientras que en la zona euro ha pasado del 1,14% al 2,35%.