Energía

Un hidroducto entre Italia y Austria disputa el suministro de hidrógeno a Alemania al H2Med

Competencia alerta de sobreinversiones en el hidroducto que hispano-francés por la incertidumbre sobre la demanda

Enagás aspira a que Alemania financie parte del tubo a Francia y los industriales españoles la red peninsular

El hidrógeno se almacena ahora como líquido o gas

El hidrógeno se almacena ahora como líquido o gas / Agencias

Sara Ledo

Sara Ledo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Por Alemania pasa el desarrollo del hidrógeno en Europa. Es la mayor potencia industrial del continente, pero su capacidad de producción del nuevo vector energético es limitada. Así lo constata en su hoja de ruta a 2030, en la que revela que tendrá que importar entre el 50% y el 70% de su consumo interno de ese año, entre 95 y 130 teravatios hora (TWh) anuales. Y la cuestión es quién será su suministrador. España aspira a que sea el principal beneficiario del hidroducto que atraviesa el mediterráneo hacia Francia. Alemania tiene claro que una parte vendrá desde el Mar del Norte y países Báltico, pero otra parte duda entre dos opciones: el proyecto que une la Península Ibérica y Francia u otro que une Italia y Austria.

"Además del Mar del Norte y Bálticos, actualmente se están considerando como corredores prioritarios las conexiones con el Norte de África, bien a través de Francia, España y Portugal (H2Med) o bien a través de Austria e Italia (corredor del sur). Se están manteniendo conversaciones con todos los países involucrados para promover la realización de clústeres conjuntos de generación y distribución en ambas áreas marítimas", dice el Gobierno alemán en su hoja de ruta", explica el documento.

El corredor ítalo-austriaco, denominado 'Corredor del Sur', sigue una pauta parecida a la española. Cuenta con acuerdo político --Austria, Alemania e Italia firmaron una carta conjunta para su desarrollo-- y el plan fue presentado en diciembre del año pasado a la Comisión Europea para obtener la calificación de Proyecto de Interés Común (PCI), estatus que le daría acceso a determinados fondos comunitarios y permisos por vía rápida.

Es el mismo procedimiento que han seguido España, Francia y Portugal con el H2Med. Y en función del resultado de Bruselas, la balanza alemana posicionarse a un lado o al otro. En la presentación del plan de Italia y Austria se afirma que "para que el proyecto se lleve a cabo, todavía se necesita mucho apoyo público", mientras que en el caso español se espera que las subvenciones de entre 30% y 50% de los 2.500 millones de euros que cuesta la interconexión Barcelona-Marsella, mientras que el resto corresponderá a los usuarios, con especial énfasis en la industria alemana, como potencial principal beneficiaria.

El proyecto del Corredor del Sur tiene una longitud total de 3.300 kilómetros y está siendo desarrollado por cuatro operadores de sistema gasista europeo (Snam en Italia, TAG y GCA en Austria y Bayernets en Alemania). Prevé entrar en operación en 2030 y tiene una capacidad de importación de hidrógeno de más de 4 millones de toneladas al año --el H2Med prevé unas 2 toneladas-- desde el norte de África, lo que supondría alcanzar el objetivo del 40% de importación europea previsto en el plan REPowerEU.

La iniciativa establece su centro de producción de hidrógeno en el norte de África --el operador italiano "está recopilando cartas firmadas que describen la intención de producir (en África) alrededor de 2,5 toneladas de hidrógeno-- y reutiliza una amplia infraestructura de gas natural existente para transportar hidrógeno. Según se explica en un comunicado, incluye la reconversión de "más del 70% de los gasoductos existentes" en hidroductos para permitir un transporte "rentable".

El corredor ítalo-austriaco, igual que el H2Med, se desdobla en varios proyectos individuales, en concreto en cuatro. La primera parte, liderada por el operador gasista italiano Snam, está formada por la conexión africana y una tubería que cruza Italia de 2.300 kilómetros de largo, de los cuales el 73% son gasoductos reutilizados y el 27% de nueva creación. Este tubo se extiende desde Sicilia hasta los puntos de exportación con Austria y Suiza con una capacidad de importación de 450 gigavatios-hora al día y de 170 gigavatios-hora al día de exportación, para alimentar a los consumidores italianos y exportar una parte.

La segunda parte, desarrollada por el operador austriaco TAG, está formada por la reutilización de uno de los tres gasoductos que unen la ciudad austriaca de Arnoldstein (frontera entre Italia y Austria) con Baumgarten (Austria y Eslovaquia) y se conecta al tercer proyecto, obra de GCA, que busca conectar Baumgarten con el centro de Austria y el sur de Alemania, y al hidroducto eslovaco Eutream. "El diseño bidireccional del hidroducto de 380 kilómetro de TAG permite a Italia, Austria, Alemania, Eslovaquia y República Checa y todos los países de la Comunidad Económica Europea para desarrollar un mercado común de hidrógeno", explica el operador austriaco. La última parte se corresponde con la red alemana 'HyPipe Bavaria-The Hydrogen Hub'.

El proyecto cuanta con el apoyo de compañías como la multinacional suiza de producción y trading energético Axpo, la refinería alemana Bayernoil, la química alemana Westlake Vinnolit, el promotor y productor de renovables RWE, la empresa tunecino-británica TuNur y el Ministerio de Asuntos Económicos, Desarrollo Regional y Energía de Baviera, según se explica en su página web.