Supermercados

El nuevo tapón de Central Lechera Asturiana se da de leches con los usuarios

La empresa es pionera en aplicar el sistema de abertura que será obligatorio en 2024; pese a su sencillez, la novedad confunde a los usuarios

El nuevo tapón de Central Lechera Asturiana se da de leches con los usuarios
3
Se lee en minutos
Yago González Oviedo

Es tan sencillo como girar como se haría con cualquier tapón, pero las advertencias de la novedad han confundido a centenares de consumidores de leche de Central Lechera Asturiana, que han convertido el asunto en debate en las redes sociales, llenas de valoraciones sarcásticas como estas: "Pues ya aprendí a abrir y cerrar el tapón de leche de la Central y aquí estoy, esperando una llamadina de la NASA"; "Lo más interesante que he hecho este mes ha sido ver en Youtube un tutorial de cómo se abre el nuevo tapón de Central Lechera Asturiana"; "Harry Potter y el misterio del nuevo tapón de Central Lechera Asturiana"; "Mi abuela, 57 años casada y el no saber abrir el tapón nuevo de Central Lechera Asturiana le va a costar el divorcio".

Hace alrededor de un mes llegaron a los estantes de los supermercados los nuevos sistemas de abertura y cierre, que permite que el tapón, una vez desenroscado, permanezca unido al envase. El motivo es la protección del medio ambiente: la empresa asturiana ha decidido adelantarse a la normativa ecológica de la Unión Europea, que a partir de julio de 2024 obligará a todos los recipientes de plástico de hasta tres litros de capacidad a que tengan adheridos los tapones.

Según las autoridades europeas, la medida evitará que millones de tapones se pierdan, lo cual hará que el reciclaje de plásticos sea más eficiente. Las organizaciones ecologistas y las empresas de reciclaje señalan que, si los tapones van sueltos, podrían extraviarse durante el transporte a la planta de reciclaje o durante los procesos de tratamiento. De ese modo, si se pierden significará que no puede aprovecharse ese plástico, y si van a parar a un sitio que no les corresponde podría entorpecer el proceso de reciclaje.

Central Lechera se ha adelantado casi dos años a la remodelación obligatoria, así que se ha convertido en banco de pruebas para los consumidores. "A todos nos cuesta adaptarnos a los cambios, y es normal que en los primeros momentos haya quejas y preguntas, pero en poco tiempo el uso del nuevo tapón se normalizará", señalan desde la empresa láctea. La modificación, aseguran, no ha provocado caídas en las ventas. Coca-Cola es otra empresa que también ha comenzado a vender botellas con el tapón vinculado. En concreto, este año habrá comercializado 75 millones de nuevos envases.

Noticias relacionadas

De momento, el asunto se ha limitado a un poco de bronca en las redes sociales, sobre todo a partir de un tuit del pianista James Rhodes, que calificaba el tapón de "chapuza vergonzosa". Sin llegar a términos tan descalificatorios, otros internautas han expresado su malestar, sobre todo respecto a la confusión que pueda suponer una flecha impresa en el cartón junto al tapón. La flecha en realidad dirige al usuario a las instrucciones de apertura que figuran en el lateral, pero a primera vista puede inducir a la confusión y señalar que el tapón debe abrirse en el sentido de las agujas del reloj, cuando en realidad es en el sentido contrario: como toda la vida.

Central Lechera Asturiana ha emprendido una estrategia de relaciones públicas en la que contesta uno por uno a los internautas que se quejan, compartiendo con ellos el enlace a la página web de la compañía, en la que se explica cómo se abre el cartón, y ha desplegado una campaña de carteles publicitarios y vídeos. En realidad, es tan sencillo como abrir cualquier tapón, pero hay que perderle el miedo a la novedad.