Subida de tipos

Las cuotas de las hipotecas se dispararán durante un año a partir de este mes

  • Las revisiones de los créditos se harán con tipos de en torno al 3% más el diferencial durante los próximos meses, lo que para una hipoteca media supone unos 3.000 euros más al año

Publicidad sobre hipotecas en la fachada de una oficina bancaria en Barcelona.

Publicidad sobre hipotecas en la fachada de una oficina bancaria en Barcelona. / Ferran Nadeu

5
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

La brutal y sin precedentes subida del euribor lleva todo el año encareciendo las cuotas de las hipotecas a tipo variable (que no las de tipo fijo, a las que no afecta). Pero lo peor para los hipotecados está por llegar. A partir de este mes de noviembre, las revisiones se realizarán con un tipo que rozará y superará el 3% (más el diferencial firmado cuando se contrató el crédito), unas fortísimas subidas que se prolongarán durante más o menos un año. Para una hipoteca de 150.000 euros a 24 años con un tipo de euribor más 1%, supondrá pasar de una cuota de 554 euros a pagar 811, es decir, 257 euros más al mes y 3.084 euros más al año. Para una de 300.000 euros, el alza será de 1.109 a 1.622 euros: 513 euros más al mes y 6.156 euros más al año.

Aunque hay créditos para la compra de vivienda a tipo variable que se revisan cada seis meses, la mayoría lo hacen una vez al año. Las cuotas suben si el euríbor está más alto que un año antes en el mes que sirve de referencia para revisar el crédito. La razón de que los mayores incrementos se hayan empezado a producir en octubre y se vayan a disparar a partir de noviembre es que normalmente se usa como referencia el euribor de dos meses antes

Es decir, las hipotecas a tipo variable de octubre se están revisando con el índice de agosto (que estaba 1,747 puntos porcentuales por encima del de agosto de 2021), las de noviembre lo harán con el de septiembre (2,725 puntos más alto) y las de diciembre lo harán con el de octubre (3,102 puntos). Por ponerlo en perspectiva, las revisiones de las cuotas entre marzo y julio se hicieron con diferencias interanuales en el euribor de entre 0,028 y 0,768 puntos, en agosto fue de 1,336 puntos y en septiembre de 1,483 puntos.

Pendientes del BCE

Las actuales diferencias interanuales son inusitadamente elevadas porque el euribor estaba a finales del año pasado en zona de mínimos históricos (-0,502% en diciembre), mientras que este octubre se situó de media por encima del 2,6%, lo que implica la subida más rápida desde la creación del índice en 1999. Los expertos prevén que los mayores incrementos de las cuotas hipotecarias se produzcan en los próximos meses y que las alzas cuantiosas se prolonguen durante más o menos un año. Empezarán a decrecer suavemente en torno al verano que viene y de forma más pronunciada en octubre y noviembre, cuando dichas diferencias interanuales del euribor se vayan reduciendo al compararse el índice con sus niveles actuales.

Así, el servicio de estudios de Bankinter calcula que el euribor cerrará este año en torno al 2,8% y el próximo en el 3%, para bajar al 2,1% en diciembre de 2024 (de confirmarse, las cuotas empezarían a bajar en ese último ejercicio). CaixaBank Research, por su parte, estima que se situará en el 2,73% a finales de 2023. Con todo, Accuracy advierte de que hay un 45% de probabilidades de que el euribor se sitúe más arriba a corto plazo, en un rango del 3%-3,5% a finales de este año, así como un 30% de opciones de que incluso supere el 3,5%. De ser así, las próximas subidas de las cuotas serían aún más pronunciadas. 

"La evolución del euribor para los próximos meses vendrá muy marcada por la capacidad que tenga el BCE de controlar la inflación", ha alertado su director, Alberto Valle. Así, el euríbor -que mide teóricamente el interés que se cobran entre sí los bancos por prestarse dinero- anticipa lo que las entidades prevén que suceda con los tipos del banco central del euro durante los meses siguientes. La autoridad monetaria presidida por Christine Lagarde ha advertido que seguirá encareciendo el dinero, aunque en el mercado hay dudas de hasta dónde lo hará por su impacto en una economía de la zona euro al borde de la recesión. Desde el 2% actual, los analistas prevén incrementos hasta niveles que van del 2,5% al 3,5%, lo que implicaría subidas de las cuotas hipotecarias muy dispares.

Plan para vulnerables

Noticias relacionadas

Una de las consecuencias de que la escalada del euribor no se haya trasladado aún de pleno a las cuotas hipotecarias, en cualquier caso, es la buena evolución de los impagos de los créditos. La morosidad en este segmento, así, sigue sin aparecer: en junio bajó al 2,65% desde el 2,94% de marzo y el 3% de un año antes, según los últimos datos oficiales del Banco de España. En el tercer trimestre, las grandes entidades españolas tampoco han notado un incremento de los impagos. Ello está dando margen al Gobierno y al sector para negociar un plan de ayuda para los hipotecados vulnerables que no puedan hacer frente a los pagos. 

La gran subida de las cuotas, eso sí, está cada vez más cerca lo que, sumado a la presión política que recibe el Ministerio de Economía por parte de Unidas Podemos y los aliados parlamentarios del Gobierno, hace que el departamento dirigido por Nadia Calviño prevea cerrar un pacto con la banca en las próximas semanas, pero más pronto que tarde. El sector le ha planteado ampliar el plazo de los créditos en hasta cinco años para un colectivo que cumpla unos requisitos algo más amplios que los del Código de Buenas Prácticas para la reestructuración de hipotecas de 2012. Pero Economía ya ha dejado claro que quiere un abanico de medidas, no una sola, así como unos requisitos menos excluyentes para ampliar los beneficiarios potenciales. En lo que coinciden las dos partes es que la crisis hipotecaria que se avecina va a ser mucho menos grave que la del periodo 2008-2012.