Se busca socio para un Pacha universal

  • Los propietarios de la marca buscan poder hacer frente al ambicioso plan de expansión 

Vista general de una fiesta en una discoteca

Vista general de una fiesta en una discoteca

4
Se lee en minutos
José Miguel L. Romero

A Pacha se le ha quedado pequeña Ibiza y persigue, fiel al nombre de su sociedad (Universo Pacha S.A.), "expandirse" más allá del archipiélago balear. Universalmente. El fondo de inversión que controla el 87% de sus acciones, Trilantic Europe (a través de Mediterranean Sky International S.A.), considera que la marca de las dos cerezas es lo suficientemente potente como para multiplicar su rentabilidad más allá de las Pitiüses, donde tradicionalmente concentraba el 98% de su negocio, explica una fuente de la empresa. Su objetivo es poner en breve una pica en el Reino Unido y otra en el Golfo Pérsico, entre otros lugares, para lo cual ha colocado en su sede de la avenida ibicenca del 8 d’Agost el cartel de ‘se busca socio’.

El cartel cuelga, eso sí, visiblemente desde hace una semana, desde el momento en que El Confidencial publicó que Pacha se vendía por 500 millones de euros, unos 200 millones de euros más que los que pagó Trilantic a su propietario, Ricardo Urgell, en 2017. Poco tardó Universo Pacha en desmentirlo y en concretar que lo que pretende no es desprenderse de la marca, sino "incorporar un nuevo socio" a su proceso de expansión. "Estamos explorando -comenta una portavoz de esa empresa de ocio nocturno- la posibilidad de incorporar un socio que nos permita hacer frente al desarrollo de un ambicioso proyecto de expansión internacional y nacional". Universo Pacha S.A. tiene previsto abrir tres nuevas sucursales: un nuevo restaurante en Londres a principios de 2023; otro el próximo verano en Mallorca, y, acabado el estío, otro más en Dubai. Además, participa en Marbella en la construcción, junto al empresario sevillano Rosauro Varo (presidente de GAT Inversiones), de un ‘beach club’ que iniciará su actividad en el verano de 2023.

El fin es "seguir expandiendo la marca, que es un activo muy importante, que tenga más visibilidad internacionalmente". Es decir, que los cerezos no maduren solo en Ibiza, que este año han vuelto a dar cuantiosos frutos tras dos temporadas de extrema sequía: "Afortunadamente, el sector turístico se ha movido mucho en Ibiza, lo que ha propiciado que Pacha haya recuperado los niveles de rentabilidad previos a la pandemia", indica la portavoz de la empresa. Una fuente del grupo inversor va más allá y califica el año de "extraordinario". 

Desde 2017, Trilantic asegura que su estrategia fue rentabilizar en el exterior todo el conocimiento del negocio que tiene Pacha del mundo del ocio. No tiene sentido, apunta la fuente del fondo inversor, que una marca mundialmente conocida concentre la práctica totalidad de sus ingresos (98%) en Ibiza. Diversas empresas ya "han llamado a la puerta" para mostrar su interés en la marca y en esa estrategia de expansión, señalan desde el grupo inversor. Quién será y cómo lo hará no está decidido, advierte la portavoz de Universo Pacha: "No hay nada aún en firme. Se explora esa posibilidad. Dependerá de quién decida finalmente participar. Ahora se habla con potenciales inversores para ver si están interesados en este proyecto e incorporarlos de una manera u otra".

¿Y Trilantic seguirá al frente de Pacha o se plantea deshacerse de sus participaciones? Tampoco está decidido: "La intención ahora es encontrar a alguien que acompañe en el desarrollo de ese proyecto. Pero hablar de eso ahora mismo sería elucubrar", explica la portavoz. Trilantic Europe invierte en negocios de lo más diverso, desde los neumáticos Pirelli al aeropuerto de Roma. También apostó en su momento por Talgo y por Euskaltel, de cuyas acciones se desprendió luego (en el caso de Talgo parcialmente), una vez saneó y mejoró las estructuras de ambas empresas.

Desde Universo Pacha también se niega que el tremendo golpe que supuso para sus finanzas el covid sea la raíz de esa búsqueda de un socio inversor. La empresa pasó de unas ventas de 47,4 millones de euros en 2019 a 4,2 millones de euros en 2020 (-91%). Sus resultados cayeron durante esa época un 6.432%: de números verdes (587.000 euros) antes de la pandemia, a números muy rojos (-37,1 millones de euros) en 2020.

De ser el cuarto negocio ibicenco más solvente en 2019, se convirtió en el segundo con más pérdidas un año más tarde, aunque todo indica que con los "extraordinarios" resultados de este verano habrá revertido las consecuencias de los meses de cierre obligado por la crisis del covid.

Solo queda la hija

Noticias relacionadas

Del fundador de Pacha solo queda un pequeño rastro en su accionariado: el 10%. Y no está a nombre de Ricardo Urgell, sino de su hija, Iria Urgell Calderón. "Llegó el momento en que mis hijos no estaban por la labor, no han sido aficionados a la noche y a la discoteca. Así que pensé: vende", contó Ricardo Urgell a La Vanguardia dos años después de cobrar casi 300 millones por la discoteca (y su entramado) que creó de la nada hace casi medio siglo en Ibiza (y poco antes en Sitges).

A Urgell le dolió (o eso dice) desprenderse de su "juguete": "Pero era lo que tenía que hacer […] Lo vendí con todo el dolor del mundo pero los herederos estaban de acuerdo". Solo su hija, Iria, sigue vinculada al negocio.