El coste de la vida

Los alimentos vuelven a catapultar la inflación hasta el 10,8%

El IPC adelantado de julio vuelve a escalar hasta los niveles de 1984 con una tasa anual sin energía ni alimentos no elaborados del 6,1%

La inflación escala al 10,8% en julio y marca un nuevo récord desde 1984. / EL PERIÓDICO / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La inflación llegó en julio al 10,8%, con lo que alcanza un nuevo récord desde septiembre de 1984, tras reducirse el índice de precios de consumo en dos décimas con respecto al mes anterior, según el indicador adelantado del Instituto Nacional de Estadística (INE). En junio alcanzó el pico con una tasa anual del 10,2%, el nivel más elevado en 37 años, que desató todas las alarmas y precipitó un nuevo plan de medidas del Gobierno, que incluyó un impuesto temporal para los beneficios extraordinarios de bancos y compañías energéticas.

A pesar del descenso delos precios de los carburantes, el IPC en julio se ha vuelto a disparar por los alimentos y bebidas no alcohólicas y el precio de la electricidad , así como por la evolución del vestido vestido y el calzado. Como consecuencia de ello, la tasa interanual se vuelve a disparar a nivel de hace 37 años.

Tras comenzar en la energía, la escalada del nivel general de precios se ha trasladado al conjunto de la economía, tal como indica la inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y los de los alimentos no elaborados y que en julio ha escalado hasta el 6,1%, desde el 5,5% del mes anterior, con lo que se sitúa en el nivel de enero de 1993. En junio el incremento se cebó en la cesta de la compra y productos básicos como las frutas o las verduras. Ante esta circunstancia, el Gobierno insiste en la necesidad de un pacto de rentas para repartir los esfuerzos ante la escalada del nivel general de precios.

Con el dato de julio, que tendrá que confirmarse definitivamente el próximo 12 de agosto, la inflación encadena tres meses consecutivos de ascensos en su tasa interanual después de que en abril se moderara 1,5 puntos de golpe, hasta el 8,3%. Después, en mayo, escaló hasta el 8,7% y en junio superó los temidos dos dígitos (10,2%), algo que se vuelve a repetir y empeora en julio.

Noticias relacionadas

Esta evolución de la inflación, que ha disparado los precios en el conjunto de la zona del euro hasta el 8,6%, el mayor nivel en 20 años, ha precipitado los aumentos del precio del dinero por parte del Banco Central Europeo (BCE). El incremento, que inicialmente estaba previsto que fuera de 0,25 puntos en junio, fue al final de 0,50 puntos, la primera subida en 11 años y la de mayor importe de una sola vez en 22 años.

Además, la autoridad monetaria de la zona del euro acordó complementar esta subida de los tipos de interés con un mecanismo de compra de deuda de los países del área que se vean perjudicados por un alza de la prima de riesgo. En EEUU, cuya economía entró en el segundo trimestre en recesión técnica tras dos periodos seguidos de tres meses en negativo, la Reserva Federal fue esta semana aún más lejos con una segunda subida consecutiva de 0,75 puntos, hasta situar los tipos de interés entre el 2,25% y el 2,50%. La autoridad monetaria de ese país ya ha llevado a cabo cuatro aumentos de los tipos de interés en lo que va de año y ha reafirmado su compromiso de seguir haciéndolo, aún a riesgo de provocar una recesión.