Competencia

La Comisión Europea inspecciona la sede de Glovo en Barcelona por un posible cártel

Bruselas también revisó la sede de Delivery Hero en Alemania dentro de una redada antimonopolio en la UE

La Comisión Europea inspecciona la sede de Glovo en Barcelona por un posible cártel
1
Se lee en minutos
Joan Faus y Toby Sterling / Reuters

Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea llevaron a cabo inspecciones en las instalaciones de la plataforma online alemana de comida para llevar Delivery Hero y su filial española Glovo, según informaron el miércoles las empresas, lo que las pone en riesgo de recibir fuertes multas.

La Comisión Europea había adelantado que había llevado a cabo inspecciones en las instalaciones de plataformas online para la distribución de alimentos, al sospechar de que pudieran formar parte de un cártel, aunque sin nombrar a las empresas involucradas ni a los países.

"La investigación se refiere a un presunto acuerdo o práctica concertada para compartir los mercados nacionales de pedidos y entregas online de alimentos, comida y otros bienes de consumo en la Unión Europea", dijo la agencia antimonopolio de la UE en un comunicado.

Delivery Hero dijo que la inspección no significaba que la Comisión, que actúa como organismo antimonopolio en el bloque de 27 países, había concluido que había habido una infracción real de la ley de competencia. La compañía, que dijo que las redadas tuvieron lugar en su oficina de Berlín, aseguró que estaba comprometida a cooperar plenamente con la Comisión.

La aplicación española de comida a domicilio Glovo, en la que Delivery Hero adquirió recientemente una participación del 94%, confirmó las redadas y dijo que estaba cooperando con la agencia de la UE. Su sede en Barcelona fue investigada la semana pasada, según expresó Glovo en una respuesta por correo electrónico a una consulta de Reuters, sin proporcionar más detalles de la operación.

Noticias relacionadas

Just Eat Takeaway, el grupo de entrega de alimentos en línea más grande de la UE, Uber, propietario de Uber Eats, Deliveroo, Bolt de Estonia y los servicios de comida Gorillas y Flink no participaron, según confirmaron los portavoces de estas compañías. Wolt, la empresa finlandesa de la estadounidense Doordash, también dijo que no estaba involucrada. Las empresas declaradas culpables de infringir las normas antimonopolio de la UE se enfrentan a multas de hasta el 10% de su facturación global.

Un portavoz de la oficina del cártel de Alemania dijo que había ayudado a la Comisión Europea con una revisión de los servicios de entrega en línea el 27 de junio.