Deuda

La Eurozona confía en su solidez para esquivar nuevas crisis de deuda

  • La presidenta del Banco Central Europeo, Christina Lagarde, explica ante el Eurogrupo sus planes para acelerar la puesta en marcha del nuevo “instrumento antifragmentación”

  • La vicepresidenta española Nadia Calviño aplaude la “determinación y eficacia” del BCE para evitar la fragmentación en los mercados de deuda

La Eurozona confía en su solidez para esquivar nuevas crisis de deuda
3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El Eurogrupo considera que los cambios que se están produciendo en los mercados de deuda soberana son una respuesta a la normalización de la política monetaria puesta en marcha por el Banco Central Europeo pero confía en la solidez y resiliencia de la zona euro para capear posibles futuras crisis aunque cambien las condiciones en los mercados de deuda. Es el mensaje que ha trasladado el presidente, Paschal Donohoe, al término de un Eurogrupo al que ha acudido la presidenta del BCE, Christine Lagarde, para explicar las últimas decisiones de la entidad, incluido el nuevo instrumento para evitar la fragmentación de los mercados de deuda soberana. 

“El consenso es que aunque cambien las condiciones estamos seguros de la solidez y la fuerza de la zona euro”, ha explicado el presidente del Eurogrupo. “Estamos viendo subidas de las primas de riesgo en algunos estados miembros pero no hay necesidad de preocuparse”, ha dicho el titular alemán de finanzas, Christian Lindner. “No hay razones para estar nerviosos. Tenemos instituciones que me hacen estar confiado de que podemos superar cualquier situación crítica”, ha añadido. Pese a este mensaje el ministro alemán ha dejado claro que todos los países de la Eurozona tienen responsabilidad a la hora de lucha contra la fragmentación, incluida Alemania. 

“Todos los Estados miembros, incluyendo Alemania, debemos volver a unas finanzas públicas saneadas, debemos reducir nuestros déficits y seguir una senda de reducción de la deuda creíble. “El BCE tiene la responsabilidad de combatir la inflación pero nosotros también debemos asumir nuestra responsabilidad como ministros de finanzas" y esa responsabilidad es "reducir los déficits y volver a una senda de reducción de la deuda”. Su colega austríaco, Magnus Brunner, ha ido más lejos y ha recomendado a sus colegas europeos que “pongan en orden sus presupuestos”.

Calviño: "buena noticia"

Lagarde anunció este pasado miércoles, tras una reunión de urgencia en Fráncfort, la decisión de la entidad de acelerar la puesta en marcha del nuevo “instrumento antifragmentación” en un contexto de primas de riesgo al alza, particularmente de los países del sur de Europa como Grecia, Italia, Portugal o España. Una decisión aplaudida por países como España. “Es una muy buena noticia que el Banco Central Europeo haya actuado con tanta determinación y eficacia para garantizar la estabilidad financiera en el conjunto de la zona euro y evitar cualquier episodio de fragmentación en los mercados de deuda pública”, ha dicho este jueves la vicepresidenta y ministra de economía, Nadia Calviño, que ha insistido en que garantizar la estabilidad financiera y evitar la fragmentación en los mercados de deuda pública de la zona euro debe ser “nuestra prioridad en un momento marcado por la incertidumbre y la volatilidad por la guerra en Ucrania”.

La decisión del BCE también ha sido bien recibida por la Comisión Europea porque ayudará a “tranquilizar a los mercados”, según el comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni, en un momento en el que la economía europea navega en aguas turbulentas, con un nivel de crecimiento este año inferior al previsto. “Será muy inferior pero esto no significa que estemos destinados a la recesión. Esto significa que tenemos que concentrar nuestras políticas fiscales en reformas, inversiones y en políticas prudentes particularmente en los países con una elevada deuda”, ha recordado haciendo un llamamiento a los países a aplicar con determinación sus planes de recuperación y los fondos Next Generation EU. 

Noticias relacionadas

“Todos los Estados miembros deberían poner en practica sus planes con determinación y al mismo tiempo seguir políticas fiscales prudentes, sobre todo en países con elevado nivel de deuda. No podemos pedir que la política monetaria trate y solucione todos los problemas. Hay que mostrar nuestra unidad y determinación. Con una política consistente confío en que la zona euro navegue por estas aguas turbulentas sin entrar en una recesión”, ha insistido.

Además de abordar la situación económica, el Eurogrupo ha respaldado el ingreso de Croacia en la zona euro a partir del 1 de enero de 2023 -la decisión formal la tomará el Ecofin de julio- y ha aprobado terminar con la vigilancia reforzada de la economía griega una vez que expire el programa de vigilancia a finales de agosto. No ha habido avances en la Unión Bancaria.