Cambios en el mercado

El precio de los coches de combustión sube un 35% en los últimos cinco años

Según la Organización de Consumidores la apuesta por el vehículo eléctrico de forma masiva reduciría los precios a medio plazo.

Concesionario de automóviles en Barcelona.

Concesionario de automóviles en Barcelona. / JOAN PUIG

2
Se lee en minutos
El Periódico

El mercado automovilístico sigue atravesando altibajos de importante desnivel provocados por la pandemia, la falta de suministros y las diversas situaciones como la guerra en Ucrania, que han puesto patas arriba al sector. El usuario, en el centro de la industria del automóvil, está tomando conciencia de la nueva situación y la apuesta por el vehículo eléctrico se perfila como parte importante de la transformación.

El precio de los vehículos es un caballo de batalla habitual y se da la circunstancia que en los últimos cinco años se ha venido registrando una escalada de precios de un 35% para los modelos con motores de combustión (la gran mayoría). Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se alerta de esta situación. "Se trata de una subida muy superior a la inflación acumulada en este mismo perdiodo, que alcanzó el 12,8%", apuntan desde la OCU.

La normativa de emisiones de CO2 ha obligado a los fabricantes acelerar la transición de sus modelos hacia la electrificación a la vez que han apostado por importantes mejoras tecnológicas en los motores de combustión. Ese cambio de rumbo ha provocado que se encarezca el precio de los vehículos, situación apoyada también por la crisis de los semiconductores y la consiguienye subida de precio de los componentes y materas esenciales.

Hasta un 42% más

Noticias relacionadas

Partiendo del ejemplo del Dacia Sandero, el modelo más económico del mercado español, desde la OCU analizan que "el modelo ha pasado de costar 7.035 euros en 2017 a 9.990 euros en 2022, un 42% más. Tan solo dos de los modelos más vendidos de las 15 marcas más importantes de España han mantenido su precio por debajo del IPC general acumulado. Se trata del modelo BMW X1 y el Mercedes-Benz GLC, con un incremento del 12,8% en ambos casos".

La OCU ha hecho una serie de recomendaciones a los usuarios a la hora de comprar un coche, que incluyen la búsqueda de modelos que estén en oferta o stock, lo que puede suponer un ahorro de hasta el 20%, o la apuesta por vehículos eléctricos o con motor híbrido, "que a medio plazo resultan más baratos". En este sentido, apuntan que el incremento de los precios en este tipo de vehículo ha sido menor. Por ejemplo, el híbrido no enchufable más barato, el modelo Mazda 2, cuesta 18.220 euros, un 18% más que el modelo más barato hace cinco años. Por su parte, el híbrido enchufable más barato, el Renault Captur, tiene un precio semejante al más barato hace cinco años, en torno a los 30.160 euros. En cuanto a modelos eléctricos, el Dacia Spring (el más barato del mercado), registra actualmente un precio de 17.905 euros, inferior en un 18% al modelo eléctrico más barato hace cinco años.