Según ATA

Casi el 60% de los autónomos sube precios arrastrados por la escalada del IPC

  • El 30% de los trabajadores por cuenta propia encuestados por ATA dudan de que su negocio sea rentable con la actual subida de costes

Los repartidores autónomos de Seur continúan trabajando durante el periodo de confinamiento

Los repartidores autónomos de Seur continúan trabajando durante el periodo de confinamiento / Europa Press

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Casi el 60% de los autónomos ya han subido precios, arrastrados por la escalada del IPC y la previsión es que durante los próximos meses sigan haciéndolo si el encarecimiento general de costes no se detiene. Esta es una de las conclusiones del informe presentado por ATA este lunes y que coincide plenamente con otras encuestas como la publicada la semana pasada por el Banco de España, según la cual el 60% de los empresas prevé subir sus precios a lo largo del próximo año en respuesta al incremento de los costes de suministros, energéticos y laborales. Autónomos y empresas están subiendo precios de manera mayoritaria mientras los trabajadores claman por incrementos salariales que les cubran total o parcialmente ese encarecimiento generalizado. Todo ello de manera desordenada, ante la ausencia de un pacto salarial entre patronal y sindicatos que distribuya el coste entre márgenes empresariales y sueldos de la actual crisis de precios.

El barómetro presentado por el presidente de ATA, Lorenzo Amor, da cuenta de que una parte mayoritaria del colectivo de 3,3 millones de trabajadores por cuenta propia se adentra en la crisis energética y de precios sin todavía haber recuperado los niveles de facturación que tenía antes del covid. Hasta el punto de que el 30% de encuestados por ATA dudan de que su negocio sea rentable con la actual subida de costes y temen tener que bajar la persiana en los próximos meses.

Dos de cada tres autónomos facturan hoy menos de lo que facturaban en 2019 y tampoco no han recuperado las pérdidas que registraron durante los momentos más restrictivos de la pandemia, cuando muchos de ellos no pudieron proseguir su actividad económica por cuestiones sanitarias. Las perspectivas económicas de gran parte del colectivo no son de una recuperación exprés y el 2022 se plantea para muchos como un año de transición. Según el barómetro de ATA, uno de cada dos autónomos no prevé recuperar los volúmenes de negocio previos al covid hasta como pronto el 2023. 

El colectivo no es optimista y es que un millón de autónomos, el 30,3%, siguen siendo pesimistas en cuanto a su actividad y prevén que disminuya de cara a los próximos meses, si bien más de la mitad de los autónomos piensan que se mantendrá igual o incluso mejorará.

Morosidad al alza

Noticias relacionadas

Al margen del encarecimiento de la energía y de costes, en general, la morosidad repunta en la actual fase como uno de los principales problemas del colectivo. Casi el 40% de los autónomos (el 38,6%) la sufre bien sea pública, privada o ambas. Dicho porcentaje ha ido incrementándose en los últimos barómetros de ATA, elevándose casi diez puntos en los últimos nueve meses.

Y la morosidad de los autónomos hacia la banca promete ser un potencial problema en los próximos meses, especialmente cuando a partir del verano -y a menos que haya una nueva moratoria por parte del Gobierno- empiecen a vencer los créditos ICO y tengan que empezar a pagarlos. Pues un millón de autónomos (el 30,4%) afirman haber solicitado financiación en los dos últimos años bien a través del ICO o de otras entidades públicas o privadas.