Laboral

Los sindicatos piden una subida salarial mínima del 3,5% en 2022 y cláusulas de revisión según el IPC

CCOO y UGT plantean un incremento del 2,5% en 2023 y un 2% en 2024

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, posan en una rueda de prensa con motivo de la celebración del Primero de Mayo

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, posan en una rueda de prensa con motivo de la celebración del Primero de Mayo / Marta Fernández Jara / Europa Press

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Tras la ruptura de las negociaciones del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), una especie de 'convenio de convenios' que sirve de referencia , UGT y CCOO han celebrado este jueves una cumbre con los representantes de todas sus organizaciones federales en la que han acordado impulsar a través de la negociación colectiva por sectores y empresas incrementos salariales mínimos del 3,5% este año, del 2,5% en 2023 y del 2% en 2024 con cláusulas de revisión salarial en caso de que la inflación interanual supere lo pactado, para evitar pérdida de poder adquisitivo a los trabajadores, según han informado sus respectivos secretarios generales, Pepe Álvarez y Unai Sordo.

Mantienen, así, las cláusulas de revisión salarial que fue uno de los principales escollos que impidió llegar a un acuerdo en la negociación del AENC con la patronal. Esta cláusula debe permitir compensar a un trabajador si la inflación del año se sitúa por encima de la subida salarial pactad. De acuerdo a esta cláusula, por ejemplo, si un convenio incluye un incremento del salario del 3,5% para este año y la inflación termina en el 4%, la empresa debería compensar a los trabajadores en enero de 2023 por esa diferencia de 0,5 puntos que, además, debería quedar consolidada antes de aplicar sobre ella el incremento correspondiente a 2023. "Queremos visualizar un mensaje nítido para las organizaciones empresariales: esto va en serio. No vamos a permitir que una crisis de precios que no han generado los trabajadores la vayan a pagar estos a través de sus salarios. Por tanto, aquellos contenidos que no se han podido resolver en el AENC se van a trasladar al conjunto de las mesas de negociación", ha advertido Unai Sordo al término del encuentro.

Desde el punto de vista sindical, los incrementos mínimos que plantean son "razonables" a tenor del IPC registrado en abril (8,4%). Hasta abril los salarios pactados entre patronal y sindicatos incluyeron una subida media del 2,4%. La propuesta de una subida del 3,5% para este año se sitúa en línea a la incorporada por el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), del 3,6%. Las previsiones de inflación en 2022 indican una persistencia al alza, cuya tasa de variación según el Banco de España será del 4% al mes de diciembre y del 7,5% de media. Para 2023 y 2024 se produce un descenso de las tasas, hasta niveles entre el 2% y el 3%.

"Las empresas han subido los precios por lo menos en la misma magnitud que las materias con las que trabajan, de ahí viene la subida del IPC, y en consecuencia las trabajadores tenemos que subir salarios en la misma dirección", ha advertido Pepe Álvarez. Las centrales han advertido de que, si no hay un cambio de actitud por parte de la patronal, los sindicatos "promoverán antes de verano movilizaciones" en sectores y empresas, dejando la pelota en el tejado de las compañías. "Las movilizaciones dependerán de la posición de la patronal en la negociación colectiva, ya que los sindicatos venimos manteniendo una posición extraordinariamente moderada en esta negociación", ha defendido Pepe Álvarez, aunque Sordo ha agregado que "alrededor del mes de julio habrá hitos de movilización".

Noticias relacionadas

Por otra parte, los dos dirigentes han arremetido contra la recomendación de la CEOE y Cepyme a patronales y empresarios de optar por el "descuelgue" en el caso de la negociación de los convenios encalle. El descuelgue permite la inaplicación de los convenios por parte de las empresas cuando concurran "causas económicas, técnicas, organizativas o de producción", previo establecimiento de un periodo de consultas con los trabajadores. Ambos sindicatos han calificado de "irresponsabilidad" la recomendación de las patronales de hacer uso de un mecanismo que, a su juicio, se debe usar solo cuando concurren causas de fuerza mayor. "Se recomienda adaptar temporalmente un convenio para males mayores como despidos o desaparición de una empresa, pero no barra libre de descuelgues", ha dicho Sordo.

"No sé si la CEOE es consciente de que juega con fuego porque plantear descuelgues de convenios colectivos de manera generalizada cuando la legislación lo ciñe a causas muy concretas creo que revive el planteamiento sindical de que la legislación en nuestro país hay que cambiarla", ha considerado Álvarez. La opción del descuelgue se introdujo en la reforma laboral de 2012 del Partido Popular. "El descuelgue de la patronal tiene que obedecer no a criterios generales en la negociación colectiva, sino a situaciones objetivables que se puedan dar en una empresa determinada en un momento determinado", ha añadido.