Precio de la energía

La gran industria comienza a parar ante la "catastrófica" subida del precio de la luz

Arcelor detiene producción en País Vasco y no descarta hacerlo en Asturias si no se controla el alza l Las electrointensivas piden protección como en en el resto de la UE

La gran industria comienza a parar ante la "catastrófica" subida del precio de la luz
3
Se lee en minutos
Pablo Castaño

La actividad de la gran industria asturiana está “en serio riesgo” por la escalada de precios de la electricidad, que se ha agravado con la invasión de Ucrania. La asociación de empresas con gran consumo de energía, AEGE, a la que pertenecen compañías con fuerte peso en la región como ArcelorMittal o Asturiana de Zinc, calificó este miércoles de “catastrófica” la situación en España. Varias plantas siderúrgicas y metalúrgicas ya han parado su producción y AEGE augura una cascada de ceses de actividad con resultados incontrolable si se mantienen los altos precios sin que el Gobierno tome medidas. ArcelorMittal detuvo este martes la producción de la planta guipuzcoana de Olaberria por los precios de la energía y no descarta adoptar la misma medida en las factorías de Asturias –de las que dependen 5.000 empleos directos– si la luz sigue desbocada.

Fernando Soto, director general de AEGE, destacó que con los precios “nunca vistos” que se registraron este martes, con picos de hasta 700 euros el megavatio hora y una media de 544 euros, la actividad de la industria electrointensiva española, con fuerte peso en Asturias, “está en serio riesgo dada su alta exposición al precio del mercado diario (más del 90% del consumo) y al no disponer de la mayoría de las medidas regulatorias que tienen sus competidores europeos para hacer frente a esta situación tan catastrófica”.

Soto señaló que en la mañana de este martes contactó con los principales asociados de AEGE y que en el caso de la industria siderúrgica y de la metalúrgica no férrica (aleaciones, zinc y aluminio) muchas de sus plantas iban a parar la producción o reducirla en determinados horarios. Asturiana de Zinc ya hace meses que baja la potencia de su consumo eléctrico en las horas punta para contener el gasto y en los últimos días la empresa aseguró que está produciendo “en pérdidas”. En ArcelorMittal “no es descartable” que se hagan paradas en plantas de Asturias si se mantienen los actuales precios de la energía, según señalaron fuentes de la multinacional. De momento, la compañía siderúrgica paró ayer la producción de la planta de perfiles de Olaberria, en Guipúzcoa. A las 7.00 horas de la mañana dejó de producir y, en principio, iba a estar parada hasta las 0.00 horas de la medianoche, pendiente de la evolución de los precios. Otras compañías siderúrgicas, como la gallega Megasa, también pararon plantas por el coste energético.

La industria electrointensiva española destaca que con los precios actuales de la luz y los que fijan los mercados de futuros pagarán en 2022 unos 3.000 millones de euros más que sus competidores franceses y alemanes. “Esa situación nos deja muy mermados para desarrollar nuestra actividad y poder invertir en actualizar nuestras plantas y adaptarlas a la descarbonización”, señaló Fernando Soto.

Noticias relacionadas

Para amortiguar esta situación agudizada por la guerra en Ucrania, el sector de la industria electrointensiva solicita al Gobierno que adopte “medidas de urgencia similares a los de otros países europeos como Francia, Alemania, Italia y Portugal”, que van más allá de la rebaja del 80% en los peajes en el recibo de la luz anunciados por Pedro Sánchez. AEGE señala que ante la ausencia de ofertas de las eléctricas de contratos bilaterales a precios previos a los de la crisis energética, el Gobierno debería convocar subastas de energía de tecnología inframarginal (nuclear, hidráulica y renovables) y ofrecer energías renovables, cogeneración y residuos a un precio regulado; elevar al máximo la compensación del CO2 indirecto, hasta los 450 millones de euros para 2022, y poner en marcha un nuevo servicio sustitutivo de la interrumpibilidad, como han hecho en Portugal.

Guillermo Ulacia, presidente de la patronal asturiana Femetal, señaló que las electrointensivas son las más afectadas por el alza, pero “en el caso de las empresas del resto de la industria del metal, que tiene menor impacto en sus costes de fabricación, y que disponen de contratos anuales, se están encontrando con la disyuntiva de si las comercializadoras, tanto de gas como de electricidad, van a poder mantener las condiciones de los contratos fijos, en un momento en el que las empresas estaban intentado recuperar márgenes de rentabilidad y hay muchas dudas de que se puedan conseguir”.