Orange y MásMóvil

¿Por qué se fusionan las operadoras de telecomunicaciones?

La elevada competencia en el mercado lleva a unos márgenes de ingresos muy reducidos frente unas inversiones previstas muy elevadas por el 5G

La compañía resultante de la unión será el segundo operador en ingresos, pero adelanta a Telefónica en número de clientes

El logo de Orange. 

El logo de Orange.  / ARCHIVO / REUTERS (REUTERS)

4
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

El sector de las telecomunicaciones español llevaba años pidiendo a gritos su consolidación, pese a las reticencias del regulador, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), fiel defensora de la existencia de un cuarto operador. El sector español es muy competitivo, tiene unos márgenes de ingresos muy reducidos y unas inversiones previstas muy elevadas ante la inminente llegada del 5G, por lo que todas las empresas ansiaban una concentración que redujese el número de actores. El primer paso lo dio el año pasado MásMóvil, al lanzar una opa sobre Euskaltel, pero supo a poco después de meses de rumores sobre una fusión con Vodafone, y finalmente se ha producido entre MásMóvil y Orange, entre el cuarto y el segundo operador.

La irrupción del ‘low cost’ en las ‘telecos’ provocó varias guerras de precios entre las compañías que redujeron los márgenes y llevó a las tres principales compañías a reducir en 20.000 empleos sus plantillas en la última década. Tanto es así que el año del teletrabajo y las videollamadas, los ingresos de las operadoras se recortaron un 5% hasta los 32.215 millones de euros, según las cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por compañías, Movistar, pese a una facturación individual que superó la suma del resto, ingresó en 2020 un 5,5% menos (14.685 millones de euros) que el año anterior. También Orange y Vodafone, registraron una cifra de negocios un 5,6% y un 3,5% inferior a 2019, respectivamente. En el lado contrario, MásMóvil (2.242 millones de euros) o Euskaltel (713millones) aumentaron sus ingresos, un 14% y un 2%, respectivamente. 

El mercado "se saturó", según explicaba el profesor de EAE, Ángel Barbero, hace unos meses. "El momento de captar clientes ha terminado" y ahora el foco será crecer a través de fusiones entre empresas para ganar músculo y con el desarrollo de servicios para fidelizar clientes en las compañías, como hace Telefónica con Prosegur en las alarmas o MásMóvil con Lucera en la energía. "La consolidación debería ocurrir para resolver una situación insostenible para algunos operadores", decía el consejero delegado de Telefónica España, Ángel Vilá, el pasado mes de noviembre en una conferencia de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones (TMT) de Morgan Stanley, recogida por Europa Press.

Las tres grandes (Telefónica, Orange y Vodafone) se quejaban constantemente de que eran ellas quienes hacían frente a las grandes inversiones en infraestructuras que el resto --entre ellas MásMóvil-- ‘alquilan’ a un precio regulado, lo que potencia las guerras de precios y reduce los márgenes de ingresos. En 2020, Telefónica invirtió 1.458,25 millones de euros; Orange, 1.135,24 millones de euros; Vodafone, 833,36 millones de euros, y MásMóvil, 459,94 millones de euros, según la CNMC. "La convergencia del mercado que lleva a la racionalización sería algo bienvenido porque hay pocos operadores invirtiendo en infraestructura, nosotros y otros dos (Telefónica y Vodafone), y quizás no somos capaces de invertir todo lo que necesitamos", apuntaba hace un año el consejero delegado de Orange en España, Jean François Fallacher

Y finalmente así ha sido. La unión entre MásMóvil y Euskaltel suponía la adhesión entre el cuarto y el quinto operador, por lo que posiciones no cambiaban (Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil); pero se eliminaba a uno de los jugadores (Euskaltel estaba considerado el quinto operador) y se reforzaba a MásMóvil. De esta forma, la compañía fundada por Meinrad Spenger en 2006 ha obtenido una fuerza mayor que ahora le ha servido para ponerse al nivel de una multinacional como la compañía francesa y negociar de tú a tú. La agencia de calificación Moody’s ya advertía hace un año sobre el sentido de esta fusión con Orange, en vez de con Vodafone, ante el temor de la primera a perder parte de sus ingresos mayoristas, pues Orange alquila sus redes a MásMóvil.

Líder en clientes

Noticias relacionadas

La nueva compañía, que sumará unos ingresos de 7.500 de millones euros, está lejos de los 12.417 millones de facturación de Telefónica España (año 2021), pero la adelantará en clientes. La unión de Orange y MásMóvil tendrá 7,1 millones de clientes de banda ancha (de los cuales 5,6 son convergentes), 20,2 millones de clientes de móvil postpago y casi 1.5 millones de clientes de televisión, según las cifras facilitadas por ambas empresas, frente a los números de Telefónica que, al cierre de 2021, contaba con 5,9 millones de usuarios de banda ancha en España; 15,3 millones de móvil pospago y, eso sí, 3,9 millones de usuarios de televisión, donde ambas compiten por el fútbol.

Mientras que consolida todavía más el tercer puesto de Vodafone que, a cierre de 2021, según las cifras facilitadas con la publicación de sus resultados, cuenta con 11,4 millones de clientes de contratos móviles, 3,1 millones de banda ancha y 1,5 millones de usuarios de televisión. La filial española de la compañía británica ha rechazado realizar comentarios sobre la fusión entre sus competidores, aunque siempre ha reiterado, igual que sus competidores, la necesidad de realizar una consolidación en el mercado español. Y de hecho, a principios del mes de febrero, el consejero delegado de Vodafone, Nick Read, no cerraba la puerta a que Vodafone pudiera protagonizarla. Al ser preguntado por una eventual fusión con MásMóvil en España decía que la compañía "no descarta ninguna opción" y era "proactiva" con opciones como una 'joint venture', según recogía Europa Press.