Nuevo plan estratégico

Enel, matriz de Endesa, pone fecha al final del gas: 2040

La eléctrica italiana acelera su plan inversor a 2030 a un total de 210.000 millones 

Enel, matriz de Endesa, pone fecha al final del gas: 2040
5
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Revolución en el sector energético. Enel, matriz de Endesa, ha puesto por primera vez fecha al final del negocio del gas: 2040. Ese será el año en el que todas sus centrales térmicas (ciclo combinado) serán reemplazadas con nueva capacidad renovable e hibridación (renovables y almacenamiento), según recoge la eléctrica italiana en su nuevo Plan Estratégico 2022-2024 anunciado este miércoles, con el objetivo de adelantar una década su compromiso de emisiones netas cero, de 2050 a 2040, "sin recurrir a cualquier medida de compensación". "Europa va a salir del gas porque la locura que tenemos este año es por la dependencia del gas, así que cuanto antes salgamos mejor", ha asegurado el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, en una rueda de prensa desde Roma.

En España, los ciclos combinados son el segundo tipo de generación por potencia instalada con 26.250 megavatios, según las cifras de Red Eléctrica, de los cuales, 2.969 megavatios corresponden a Endesa (tiene otros 855 en Portugal), por las plantas de San Roque (Cádiz), Bésos (Barcelona); Colón (Huelva) y As Pontes (A Coruña) que sufrirán un proceso de cierre similar al del carbón. "El gas seguirá siendo importante durante un tiempo en los próximos 20 años, pero cada vez menos, según se incorporen las renovables", ha explicado Starace.

El adiós a esta tecnología también implica dejar de vender gas directamente a sus clientes (negocio minorista de gas) en 2040 y Endesa es el segundo mayor distribuidor de España después de Naturgy, con 1,6 millones de clientes (70 millones de euros de ingresos, el 45,5% del total de su facturación en 2020). Según Starace todos estos consumidores se habrán pasado antes del 2040 a la electricidad. "No hay ninguna urgencia, iremos electrificando a estos clientes e iremos viendo qué hacer poco a poco, a ninguno le va a faltar el suministro", ha añadido el consejero delegado de Enel.

El final del gas se une, así, al abandono del carbón, previsto por el grupo para el año 2027, y se acompaña de una inversión prevista de 210.000 millones de euros hasta 2030 para acelerar la transición energética. De esa cuantía, 170.000 millones se movilizarán de forma directa, y de ellos la mitad (70.000 millones) se destinará a las renovables, para sumar alrededor de 84 gigavatios de capacidad, de los cuales 9 gigavatios serán almacenamiento; mientras que los otros 40.000 millones de euros se movilizarán a través de terceros ('joint ventures').

En el medio plazo, durante el periodo 2022-2024, Enel incrementará su esfuerzo inversor con 45.000 millones de euros a través de inversiones directas, un 12% más que en su anterior 'hoja de ruta' y 8.000 millones de euros a través de terceros. En Endesa, la inversión será de unos 7.500 millones de euros, lo que supone una revisión a la baja del 5% frente a los 7.900 millones del plan anterior (2021-2023), a la espera de conocer las ayudas previstas de los fondos europeos.

"Comienza la década de las renovables. La próxima década tenemos un escenario nuevo para la energía en sectores de la economía donde la electricidad era algo desconocido. Se abre la década de la electricidad", ha anunciado el consejero delegado de la compañía italiana propietaria del 70% de Endesa, Francesco Starace, durante la presentación del plan. La meta en el periodo es triplicar su capacidad 'verde' actual, hasta los 154 gigavatios, y aumentar su base de clientes en 12 millones, así como incrementar la ventas de electricidad en casi un 30% y ampliar los servicios con productos como la movilidad eléctrica pública o el almacenamiento detrás del contador (para uso doméstico y de pequeños negocios). En este sentido, Starace ha confirmado que la compañía estudia la escisión ('spin-off') de su negocio de movilidad de Enel X con la entrada de nuevos socios, pero siendo Enel el mayoritario. "La cotización en bolsa podría ser una posibilidad, pero lo veremos", ha añadido. 

Menores costes

Con este escenario de partida, la compañía prevé incrementar la cantidad de energía que vende un 70% en esta década, ante nuevos consumos como la recarga de vehículos o el almacenamiento, y que el coste de producción disminuya en alrededor del 50%, impulsado por una mayor dependencia de la producción propia en las ventas de energía, así como por una mayor participación de las renovables en el mix de generación del grupo. Esto supondrá, según la empresa, una reducción de hasta un 40% del coste para los clientes y una reducción de hasta un 80% en su 'huella de carbono'.

La compañía prevé también que las tarifas de los clientes sean planas con precios estables. En este sentido, durante la conferencia con analistas, Starace reconoció que creen que en 2023 se completará la liberalización de las tarifas, es decir, la desaparición de las tarifas reguladas. Precisamente, en España el Gobierno está estudiando las distintas propuestas para transformar la denominada tarifa PVPC (Precio voluntario para el Pequeño Consumidor) que está indexada al precio mayorista. “Viendo como se movieron las tarifas reguladas a raíz del incremento de precios del gas mostró lo frágil del sistema, hasta el punto que hoy quien tiene tarifas reguladas está peor que liberalizadas por los precios del gas. Pensamos que esto se relaciona con fin de las tarifas reguladas y es una buena oportunidad incluso para el Gobierno”, ha asegurado Starace. 

Resultados

Noticias relacionadas

Enel espera obtener un beneficio neto ordinario de entre 5.400 y 5.600 millones de euros en 2021 y crecer hasta una horquilla de 6.700-6.900 millones de euros en 2024. Mientras, prevé un resultado bruto de explotación (Ebitda) ordinario de entre 18.700 y 19.300 millones de euros en 2021, para alcanzar entre 21.000 y 21.600 millones de euros en 2024. La deuda neta del grupo crecerá hasta los 61.000 y 62.000 millones de euros en 2024, desde los 53.000 y 54.000 millones de euros de este año con el fin de financiar su crecimiento.

El grupo establece un dividendo para sus accionistas de 0,43 euros por acción en el horizonte 2024, desde los 0,38 euros que prevé repartir este año. En 2022, el dividendo se situará en 0,40 euros y en 2023 y 2024 será de 0,43. La compañía aspira a una rentabilidad total en para los próximos tres años, Enel espera ganar periodo del 13%.