Turismo

Iberik Rocallaura Balneari: La Ruta del Cister a través de una experiencia gastronómica y relajante

El espacio, situado en el edificio del antiguo balneario, reabrió sus puertas el pasado mes de julio

Su circuito acuático, sus tratamientos de relax y belleza, sus platos y su entorno, lo convierten en una opción única

El Iberik Rocallaura Balneari aúna la tradición y la vanguardia

El Iberik Rocallaura Balneari aúna la tradición y la vanguardia / Iberik

6
Se lee en minutos
Pep Canals

La Ruta del Cister es uno de los grandes atractivos de Catalunya. El Cister fundó en Catalunya cinco monasterios - tres de hombres y dos de mujeres - durante la edad media y fue una de las órdenes más poderosas. Desde 1989 es posible disfrutar de la ruta a través del recorrido trazado por el GR-175, un camino que se puede hacer a pie o en bicicleta y que realiza una ruta circular por los monasterios de Santes Creus (Alt Camp), Poblet (Conca de Barberà) y de Santa Maria de Vallbona (Urgell).

Cerca de este último se encuentra Rocallaura, un pequeño pueblo de origen medieval, conocido desde hace más de un siglo por su balneario. Construido en 1908, las aguas que emanaban de su manantial fueron declaradas de utilidad pública en 1909 por sus propiedades ricas en bicarbonatos, calcio, magnesio, estroncio y litio, especialmente recomendadas para tratar problemas de riñón. Todo ello convirtió el destino en un reclamo para las personas con problemas renales.

Después de años de aperturas y cierres, la cadena hotelera española Iberik Hoteles reabrió el espacio el pasado mes de julio. El Iberik Rocallaura Balneari, con más de 100 años de historia, ha sido completamente reformado y se ha mantenido el equilibrio entre la tradición y la vanguardia en su arquitectura. Su interior alberga una amplia oferta de servicios de descanso, relax, gastronomía y ocio que lo convierten en una opción a tener en cuenta a la hora de planificar una parada durante la ruta del Cister.

Las aguas del balneario contienen propiedades medicinales reconocidas desde 1909 para tratar problemas de riñón

/ Iberik

Relax en un balneario singular

El balneario Iberik Rocallaura ofrece un programa completo de salud, bienestar y belleza. Su circuito acuático comienza en su piscina activa con camas y asientos de hidromasaje enfocados, principalmente, en la espalda y las piernas a través de la proyección de aire a presión. La piscina cuenta, además, con chorros y cascadas para relajar el cuello y la zona alta de la espalda. En su spa también se puede disfrutar de la sauna seca y el baño al vapor, que estimulan la sudoración y la eliminación de las toxinas, y que se pueden contrarrestar con la poza fría y una ducha de contraste.

La oferta se incrementa en las cabinas, donde los visitantes pueden disfrutar de tratamientos de hidroterapia como el baño de hidromasaje, chorro, peolide natural, inhalación o cura hidropínica. Además, también se puede disfrutar de un amplio catálogo de masajes que se pueden complementar con otras técnicas corporales innovadoras como la hidración, el 'peeling', las envolturas de aloe vera, algas, uva roja o chocolate. Todo ello aplicado por profesionales con gran formación. Para los más deportistas, el Iberik Rocallaura también cuenta con un gimnasio abierto las 24 horas del día con todo el equipamiento necesario para el cardio y la musculación.

Los tratamientos del circuito acuático se pueden complementar con un amplio catálogo de masajes y otros tratamientos de cabina

/ Iberik

Gastronomía de proximidad

Tras el relax y el deporte no hay nada mejor que comer. El restaurante del Iberik Rocallaura ofrece una cocina tradicional catalana, con producto de proximidad y gran calidad. Los embutidos como el bull, la catalana trufada, la secallona, el fuet o el clásico mató, que combinado con miel es uno de los postres más deliciosos y clásicos, están entre su oferta.

La cocina catalana, integrada dentro de la dieta mediterránea, destaca por tener una gran variedad de platos que abarcan un sinfín de posibilidades: mar y montaña, brasa, guisos… En la cocina de Hotel Iberik Rocallaura se puede disfrutar de recetas autóctonas como la esqueixada, pescados en salsa de almendras, la típica butifarra con mongetes, trinxat, fricandó, suquet de pescado o coca y sanfaina, entre otros. Además, el restaurante permite diseñar una ensalada en base a tres variedades distintas.

La visita tampoco es un problema para vegetarianos y veganos. La carta cuenta con platos como la escalibada, el hummus, el curry de garbanzos y coco, las verduritas a la parrilla, la sopa de melón y coco o el brownie vegano.

El monasterio de Santa Maria de Vallbona

Muy cerca de Rocallaura se puede disfrutar de la visita a uno de los monasterios de la Ruta del Cister: Santa Maria de Vallbona, que fue declarado monumento históricoartístico en 1931. Fundado en el siglo XII bajo la regla de San Benito, menos de 20 años después pasaría a acogerse bajo la orden del Cister y pasó a ser habitado por una comunidad femenina. Las monjas de Vallbona vivieron su apogeo durante los siglos XII y XIII, atrayendo en su seno a mujeres de la nobleza catalana y, a pesar de sufrir una leve decadencia desde el siglo XV, a día de hoy sigue albergando una comunidad de monjas cistercienses.

El monasterio es una joya de la arquitectura medieval y uno de los mejores exponentes del estilo de orden del Cister. Su planta en cruz latina es muy propia del Románico. Su puerta principal, una obra del siglo XIII, es de las primeras que tuvieron un relieve de Santa María en su tímpano en Catalunya.

El restaurante del Iberik Rocallaura Balneari ofrece una variedad de productos de la cocina tradicional catalana

/ Iberik

También destaca su claustro, que fue edificado entre los siglos XII y XV y que contiene elementos románicos, ojivales y algunos renacentistas. Otros elementos destacables son la sala capitular, la Capilla de la Virgen del Claustro, su archivo histórico y su farmacia. Además, en su interior se encuentran las tumbas de Violant de Hungría, esposa de Jaume I; y la de Sancha de Aragón, hija de ambos.

Qué ver cerca Rocallaura

Más allá de la Ruta del Cister es posible disfrutar de otros atractivos cerca de Rocallaura. Rutas a pie o en bicicleta, paisajes y pueblos únicos y muchas edificaciones que marcaron la historia de Catalunya.

· Ruta al Santuario del Tallat. Una excursión imprescindible cerca de Rocallaura es la visita al Santuari del Tallat, un edificio de estilo gótico que data del siglo XIII y que está situado a 787 metros de altura. La ruta circular permite disfrutar de un paisaje que se encuentra en el límite entre Urgell y la Conca de Barberà.

· Visita a Montblanquet. Montblanquet es un pintoresco pueblo medieval que pertenece al municipio de Vallbona de les Monges. Entre las visitas destacables se encuentran su iglesia, también es de estilo cisterciense; sus antiguos lavaderos o su horno comunal.

· El Castillo de Ciutadilla. A 15 minutos en coche de Rocallaura se encuentran las ruinas de la fortaleza de Ciutadilla. Las primeras referencias al castillo son de 1029 y durante el siglo XV se convirtió en palacio renacentista. El edificio se fue deteriorándose a principios del siglo XX y, a finales de ese mismo siglo, se realizó una restauración para evitar que siguiese el deterioro. 

Un plan para Todos los Santos

¿Sin plan para el puente de Todos los Santos? Iberik Rocallaura Balneari ofrece un paquete para "los cinco sentidos". El otoño es el mejor momento para disfrutar del turismo rural y el turismo de balneario, puesto que la rutina del día a día, necesita también de tiempo para la desconexión. El paquete "Reconecta con los 5 sentidos", que estará disponible para los días 29 y 31 de octubre, es la mejor opción e incluye:

Alojamiento en media pensión con buffet especial de platos regionales.

· Acceso al circuito de hidroterapia.

· Visita guiada al monasterio de Vallbona de les Monges.

· Acceso a una masterclass de elaboración de postres y posterior degustación.

· Velada musical con música en directo.

· Descuento especial en tratamientos wellness.

Nacidos en pandemia


Iberik Hoteles nació en plena pandemia con capital 100% español. El pasado mes de abril abrió sus dos primeros hoteles: el Iberik Santo Domingo Plaza de Oviedo y el Iberik Triacastela de Lugo. Tras estas dos primeras aperturas, la compañía abrió en junio el Iberik Augas Santas en Lugo y el Iberik Rocallaura en Catalunya.