reunión eurogrupo

Bruselas aparca la tasa digital tras las presiones de EEUU

  • La Comisión Europea tenía previsto presentar una propuesta la próxima semana pero ha dejado en el aire tras el acuerdo del G20 sobre el impuesto global mínimo en sociedades

  • El comisario Paolo Gentiloni achaca el aplazamiento en la necesidad de concretarse llevar a buen puerto el acuerdo sobre el impuesto global mínimo en sociedades

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen.

La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen. / EP

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El mismo día en que los principales responsables económicos de la Unión Europea han recibido en el Eurogrupo a la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, la Comisión Europea ha confirmado que aparca sus planes de crear una tasa digital a las grandes plataformas digitales como Google o Facebook. Bruselas tenía previsto presentar una propuesta el próximo 20 de julio. Tras el acuerdo “histórico” este fin de semana en el G20 de crear un impuesto global mínimo de sociedades del 15% para las grandes empresas y las presiones de Estados Unidos de los últimos meses, Bruselas ha optado por meter la propuesta en el cajón para facilitar y poner en marcha el acuerdo global.

“Hemos decidido suspender nuestro trabajo sobre el nuevo impuesto digital como nuevo recurso propio de la UE. Reevaluaremos la situación en otoño”, ha explicado en rueda de prensa el portavoz Daniel Ferrie sobre la suspensión de la iniciativa pero sin fijar nuevas fechas. Desde ahora y hasta octubre la prioridad número 1 de la Comisión Europea será trasladar el acuerdo logrado por el G20 a la OCDE con el objetivo de consolidar el pacto a nivel internacional.

“El G20 ha aprobado un acuerdo histórico este fin de semana para crear un sistema fiscal internacional más estable y más justo que aborde los desafíos fiscales derivados de la digitalización de la economía. Este es un resultado extraordinario tras años de negociaciones y uno por el cual la Comisión ha trabajado incansablemente”, ha explicado Ferrie sobre el acuerdo que busca obligar a las multinacionales a pagar más impuestos y evitar una fiscalidad a la baja.

"Durante muchos años habíamos tenido una carrera a la baja y los países cada vez estaban menos en posición de decidir por sí mismos cómo implementar un impuesto corporativo justo y moderado. Tenían que mirar lo que otros estaban haciendo en su lugar. Esto no ha beneficiado a nadie y por eso es bueno que ahora podamos poner fin a esto", ha celebrado el ministro alemán de finanzas, Olaf Scholz.

Detalles por afinar

La Comisión Europea espera afinar para octubre los detalles pendientes y finalizar el diseño del nuevo impuesto así como el plan de implementación aunque la tarea no será sencilla dadas las reticencias de tres Estados miembros: Irlanda, Hungría y Estonia. “Concluir este proceso con éxito requerirá un esfuerzo final de todas las partes y la Comisión está comprometida a centrarse en ese esfuerzo. Por este motivo hemos decidido suspender durante este período nuestro trabajo sobre una tasa digital como nuevo recurso propio de la UE”, ha explicado la Comisión Europea.

Noticias relacionadas

El anuncio ha coincidido con la visita de Yellen a Bruselas, que se ha reunido con dos de sus comisarios, Paolo Gentiloni y Valdis Dombrovskis, con la presidenta Ursula von der Leyen y la presidenta del BCE, Christine Lagarde, antes de participar en el encuentro del Eurogrupo. “Ha sido una reunión excelente en la que hemos discutido los compromisos tomados estos últimos días en el G20 en Venecia”, ha explicado Gentiloni que ha informado a la secretaria del Tesoro estadounidense de la decisión de Bruselas de suspender la propuesta de la tasa digital para "concentrarnos y trabajar mano a mano para recorrer los últimos kilómetros en este acuerdo histórico”.

La propia Yellen ha hecho un llamamiento al Eurogrupo para hacer realidad el acuerdo del del G20. "Espero que todos los Estados miembros se unan al consenso y la Unión Europea avance a nivel europeo. Necesitamos fuentes de ingresos sostenibles que no dependan de gravar aún más los salarios de los trabajadores y exacerbar las disparidades económicas. Necesitamos terminar con que las corporaciones trasladen los ingresos a jurisdicciones con bajos impuestos y trucos contables que les permitan pagar menos impuestos", ha dicho en su discurso al Eurogrupo.