Último día de negociación

CaixaBank rebaja a 6.750 los despidos en su ere y sigue negociando con los sindicatos

  • La entidad financiera vive una jornada de huelga cuyo seguimiento los sindicatos cifran en el 90% y con cierres de hasta el 100% en algunas provincias

CaixaBank rebaja a 6.750 los despidos en su ere y sigue negociando con los sindicatos
3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La negociación para el expediente de regulación de empleo (ere) de CaixaBank entra en su fase final. La dirección de la entidad ha rebajado a 6.750 los despidos para tratar de llegar a un acuerdo con los sindicatos, 200 menos que en la última oferta. Pese al movimiento, las negociaciones no están cerradas y continúan durante este martes. Mientras a las puertas de las oficinas y sucursales del grupo bancario se desarrolla la segunda jornada de huelga desde que se iniciaron las conversaciones por el ere, cuyo seguimiento las centrales cifran entorno al 90%. La dirección del banco prefiere no cuantificar la incidencia ni entrar en "guerras de cifras", según fuentes del banco.

El objetivo de las centrales es rebajar más la última cifra de despidos. Ahora mismo las partes están en 6.750 despidos; 200 menos que al comenzar la jornada y 1.541 menos respecto a los 8.291 ceses en los que empezó la negociación hace un mes y medio. El ere de CaixaBank está llamado a cerrarse como el segundo más grande de la historia de España y el más abultado del sector bancario español. Los sindicatos también aprietan para que las salidas sean voluntarias, renunciando la empresa a exceder el cupo de ceses en aquellas provincias donde no se apunte suficiente gente para salir. Según fuentes sindicales, la empresa estaría estudiando como seguir reduciendo las bajas -los sindicatos han deslizado una cifra aceptable entorno a los 6.300-, aunque de momento no ha habido avances definitivos sobre esta cuestión.

Dirección y representantes llevan desde las 12 del mediodía reunidos en la que será, si la empresa no decide alargar de nuevo las conversaciones, la última reunión para cerrar el expediente. El pasado 7 de junio ya hubo una prórroga de tres semanas de una negociación que comenzó el pasado 13 abril. Y, en paralelo a esa negociación, múltiples protestas de trabajadores por todo el país tienen lugar.

Los sindicatos de CaixaBank han convocado una nueva jornada de huelga para intentar presionar en el último día de negociación del ere, con un 90% de oficinas cerradas y una caída de la actividad del 95%, según los sindicatos. Los trabajadores de la entidad están celebrando concentraciones en diversas ciudades españolas, con miles de trabajadores, para rechazar el expediente. Una de las más concurridas es la que se está realizando frente a la sede de CaixaBank en Barcelona, en la avenida Diagonal. También hay concentraciones en otras ciudades como Madrid, A Coruña, Granada Sevilla, València o Zaragoza.

A partir de los 52 años

La dirección de CaixaBank presentó el lunes una nueva propuesta en la mesa de negociación con los sindicatos que mejora las compensaciones para los trabajadores que saldrán de la entidad con el ere y rebaja hasta a partir de los 52 años la edad para acogerse a prejubilaciones.

Noticias relacionadas

Tras una reunión maratoniana que empezó por la mañana y acabó sobre las 12 de la noche, los sindicatos rechazaron ayer la última propuesta del banco, ya que pese a que la entidad ha rebajado las salidas iniciales, situándolas en 6.950 personas, el desequilibrio en los cupos provinciales los lleva a "despidos forzosos", según los sindicatos.

Para ellos, esta situación es "inaceptable" y consideran que es posible implementar otras medidas no traumáticas, a la vez que acusan a la dirección de "realizar pequeños movimientos" sin retirar ninguna de las medidas forzosas que representan una "línea roja". De no conseguirse un acuerdo con los sindicatos, la entidad podría aplicar de manera unilateral las medidas de reestructuración y las condiciones ofrecidas se podrían rebajar.