Negociación en curso

El Govern avala ampliar El Prat pero lo vincula a conectarlo con AVE con Reus y Girona

  • El Gobierno urge a la Generalitat a tomar una decisión "inmediatamente" y el 'vicepresident' Puigneró condiciona su apoyo a que los aeropuertos de Girona y Reus queden conectados con el de Barcelona a través del Ave para así coordinar la red aeroportuaria catalana

  • Los alcaldes de Barcelona y El Prat exigen informes técnicos sobre el impacto medio ambiental y reafirman su 'no' a la primera propuesta de Aena

Jordi Puigneró.

Jordi Puigneró. / CAPTURA VIDEO

3
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

El Govern de la Generalitat se ha posicionado a favor y garantiza que habrá una ampliación del aeropuerto de El Prat. "El Govern no bloqueará las inversiones que se deban hacer en el aeropuerto de El Prat", ha afirmado su ‘vicepresident’, Jordi Puigneró; en la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida este martes con Aena y los ayuntamientos metropolitanos sobre el futuro del aeródromo barcelonés. El Govern da un sí, con matices, a una ampliación, aunque no necesariamente la que ha planteado Aena y que afecta directamente al espacio protegido de La Ricarda.

El Ejecutivo catalán insta a los actores implicados a pactar un nuevo cómo lo más compartido posible. Los alcaldes de Barcelona, Ada Colau, y El Prat, Lluís Mijoler, han exigido más datos e informes técnicos sobre cómo Aena quiere llevar a cabo esa ampliación y qué impacto medioambiental tendría la misma. Y el Gobierno central ha presionado a las partes a cerrar esta carpeta y tomar una decisión definitiva “a la vuelta del verano” para que el Ejecutivo pueda aprobar el plan con el quinquenio de inversiones.  

Los actores se han dividido en dos posiciones. Por un lado, los que avalan la ampliación, invocan los beneficios económicos que esta conllevará, pero pugnan por introducir mayores o diferentes compensaciones por el impacto medioambiental y social que nadie niega que tendrá. Aquí, con sus matices, se ha colocado el Govern o alcaldes como la de Gavá o la de Castelldefels. Y, por el otro, los que rechazan la primera propuesta de Aena y desconfían abiertamente de los compromisos ecológicos que sostiene públicamente el operador y el Ministerio de Transportes. Aquí los más destacados han sido la alcaldesa de Barcelona o el de El Prat.

“Estamos todos de acuerdo en que Catalunya necesita vuelos de calidad”, ha declarado Puigneró tras el cónclave; lo que en su opinión pasa por aumentar el tráfico de los vuelos intercontinentales. “No podemos permitirnos el lujo de que ni Barcelona ni Catalunya tengan vuelos interncontinentales”, ha insistido el ‘vicepresident’. “Evidentemente que queremos inversiones en infraestructuras, […] pero hemos de reducir las emisiones de manera urgente. Recuerdo que tanto Barcelona como Catalunya hemos declarado la emergencia climática”, ha afirmado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

No sin el Ave

Si bien la Generalitat ha cerrado filas con los partidarios de la ampliación, también ha condicionado su apoyo a que el Estado conecte Girona y Reus con Barcelona a través del Ave para así coordinar la red aeroportuaria catalana. Y si no se hacen esas inversiones "nosotros no jugaremos en esta partida", ha apuntado Puigneró, que desde la Generalitat tiene capacidad de veto como autoridad medioambiental sobre estas inversiones. “En los próximos meses hay que aprobar el documento con las inversiones en el conjunto de los aeropuertos, también en Reus, también en Barcelona”, le ha replicado el secretario de Estado de Transportes, Pedro Saura.

Noticias relacionadas

Una actitud que desde consistorios como el de El Prat, el más beligerante con diferencia, se ha presentado como un "chantaje". “Tenemos que decir sí y lo tenemos que hacer en un mes. Y si no lo hacemos, seremos los malos de la película y negaremos el progreso a Catalunya”, ha declarado Lluís Mijoler. El tono dialogante de las diferentes partes, desde sus respectivas posiciones, ha contrastado con la actitud, descrita por Colau y Mijoler, del presidente de Aena, Maurici Lucena. Ambos han criticado el discurso puramente economicista, según su versión, que ha pronunciado y el planteamiento de 'sí' o 'no' sobre la primera propuesta puesta encima de la mesa por Aena hace unos días.

Los contrarios a la primera propuesta de Aena piden tiempo e informes técnicos, para ponderar la dimensión de la reforma que se plantea. Algo que, en aras del consenso, la Generalitat ha apoyado mediante una mesa técnica donde discutir al detalle; preocupada también de los impactos medioambientales y de cómo los explicará ante la Unión Europea. La actividad institucional se desplazará ahora a esa mesa técnica, donde las partes presentarán y negociarán diferentes propuestas de reforma o ampliación del sistema aeroportuario. No obstante, "esta mesa debe trabajar con celeridad y no encantarse, […] no podemos esperar años", ha urgido Puigneró.