la nueva legislatura

Junts, con más dinero y las llaves de la caja

Los republicanos tendrán la gestión de los más de 200.000 empleados públicos, pero contarán con menos dotación que en la anterior legislatura

Pere Aragonès y Jordi Sànchez, tras presentar el pacto de Govern en Barcelona.

Pere Aragonès y Jordi Sànchez, tras presentar el pacto de Govern en Barcelona.

Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Periodista

ver +

No todo es la dotación presupuestaria con la que se cuenta, es decir, las cantidades asignadas a cada departamento y programas de actuación. Antes hay que tener el visto bueno de quien tiene la llave de la caja que, tal como se ha configurado el reparto de funciones en el futuro Govern, será Junts, que contará con la Vicepresidència y la Conselleria d'Economia i Finances, que en la anterior legislatura estaba en manos de ERC, con Pere Aragonès, que será ahora el 'president' de titular.

Los republicanos, que copaban una buena parte del Presupuesto, entre el 60% y el 70%, en la legislatura que concluyó con las elecciones del pasado 14 de febrero, bajan en torno al 40% y los posconvergentes, superan el 40%, si se compara el reparto de funciones en el futuro Ejecutivo de coalición con los Presupuestos de 2020, los últimos aprobados, que actualmente están prorrogados. Esta es la conclusión a la que llegan también la mayoría de los analistas consultados a falta de algunos detalles que no se concretan en el acuerdo para el Govern.

Pero uno de los aspectos destacables es que Junts y, posiblemente Elsa Artadi, quien podría ser la 'número dos' del Ejecutivo y gestora de los recursos de la Generalitat como 'consellera' de Economia, será quien tenga la capacidad de reducir o aumentar las dotaciones de los distintos departamentos. Es lo que suele suceder en todos los Ejecutivos, aunque el presidente puede discrepar y contar con voto de calidad, en los gobiernos de coalición se tiende a los compartimentos-estanco. Y no solo eso, sino que Economia tiene la última palabra en la política de subvenciones de los departamentos, además de gestionar los fondos europeos, aunque el control será mediante una comisión interdepartamental. "El gobierno siempre es un pacto con el departamento de Hacienda y el resto", recuerda un político catalán con mucha experiencia y años en la elaboración y gestión delas cuentas públicas.

Más recursos y capacidad

Tras el reparto de funciones en el Govern de coalición, la primera impresión numérica es que Junts mejora muchas posiciones con respecto a la legislatura actual, al pasar a controlar más del 50% de los Presupuestos, con dos grandes pesos pesados: Salut, que supone más del 27% del total; y la suma de las políticas digitales y las inversiones en infraestructuras y movilidad, con el 7,7% y el 1,6% del total, respectivamente, además de otras áreas inversoras para lucirse tras la crisis por la pandemia.

Noticias relacionadas

ERC se ha reservado la gestión de los más de 200.000 empleados públicos de la Generalitat, al trasladar esta función, que en la legislatura pasada estaba en manos de Junts (Jordi Puigneró) a la Conselleria de Presidència, que será un macrodepartamento, que contará también con Relaciones Institucionales, así como el programa piloto de la renta básica. Expolíticos conocedores del funcionamiento de la administración auguran conflictos al alejar las nóminas públicas de Economia. "La tendencia del departamento que las gestiona tiende a ser expansiva, mientras que quien controla las cuentas es más restrictivo y las discrepancias están aseguradas. Y más siendo de partidos distintos", afirman estas fuentes.

Hay analistas a los que preocupa menos la cantidad de dinero o recursos que gestionarán unos y otros que "la pérdida de capital humano con el nuevo reparto, no porque sean más o menos buenos, pero sí por la experiencia la gestión acumulada en unas áreas que dejarán para pasar a otras". Y eso simplemente por el reparto de cuotas entre los dos partidos de la coalición, afirma el catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, Guillem López Casasnovas. Es la dinámica de la distribución de cargos que se impone para cumplir con los acuerdos par la coalición.