Negociaciones en curso

CaixaBank plantea rebajar en 500 sus 8.291 despidos y recolocarlos dentro del grupo

  • La dirección ofrece a los sindicatos un plan de recolocaciones externo al que se podrá acoger toda la plantilla; tal como les obliga la ley; para reinsertar a los 7.791 futuros despedidos

Sede corporativa de CaixaBank en Madrid.

Sede corporativa de CaixaBank en Madrid. / EUROPA PRESS / MÁXIMO GARCÍA DE LA PAZ

Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La dirección de CaixaBank ha ofrecido a los sindicatos rebajar en 500 los 8.291 despidos planteados al inicio de las negociaciones y recolocarlos dentro de la propia CaixaBank o en filiales o participadas del mismo grupo. Así lo han confirmado fuentes tanto de la empresa como sindicales, que añaden que la dirección, tal como les obliga la ley, trasladará a los trabajadores otro plan de recolocaciones en la próxima reunión, este pensado para reinsertar a los posibles afectados en empresas fuera del grupo. La entidad bancaria también se ha reafirmado en su planteamiento de limitar al 50% las salidas de personal de más de 50 años.

Las negociaciones para cerrar la reestructuración de la nueva entidad bancaria tras la fusión entre Caixabank y Bankia han celebrado este martes por la mañana su tercera reunión. En esta la empresa ha trasladado a los sindicatos dos propuestas para minimizar los 8.291 despidos puestos inicialmente sobre la mesa, en el segundo ere con más afectación de la historia reciente de España (después del de Seat en el 1993). Esas dos vías son planes de recolocación, tanto internos como externos; según han explicado fuentes sindicales.

Sobre el primero, la cifra que inicialmente ha puesto encima de la mesa la empresa ha sido de 500 trabajadores, a reubicar dentro de las filiales y participadas del grupo. Lo que dejará el volumen de afectados en 7.791 posibles despidos. Según ha detallado la compañía en un comunicado, "la mayor parte de estos 500 trabajadores irán destinados a CaixaBank Tech, la filial tecnológica que gestiona la infraestructura de IT de la entidad y desarrolla proyectos relacionados con la transformación digital".

Recolocaciones externas para el resto

La empresa se ha comprometido con los trabajadores a, en la próxima reunión, explicar el plan de recolocación externo, en el que la entidad asegurará la reincorporación al mercado de trabajo del "100% de quienes dejen la entidad y quieran seguir trabajando", según ha sostenido en su comunicado. Definen que es un programa ambicioso y costoso que nadie a acometido antes, aunque los programas de recolocación externos son obligatorios por ley. Sus resultados, dados los recientes precedentes en los eres cerrados en los últimos años, son desiguales y no siempre garantizan la reubicación de las personas cesadas.

Los negociadores de la entidad han rechazado retirar el expediente, así como prorrogar (de momento) el periodo de consultas o reservar exclusivamente las salidas a las personas que voluntariamente se acojan a las mismas; tal como exigían los sindicatos. Finalmente el ere supondrá un recorte de casi el 50% de la plantilla que tenía Bankia (15.522) y, tras la rebaja anunciada este martes, la cifra final de afectados (7.791) se situaría entre la horquilla de 7.000 y 8.000 salidas que pronosticaban inicialmente los sindicatos. La plantilla de la nueva entidad bancaria en todo el país quedaría recortada en el 17,5%, pasando de los 44.401 empleados actuales (sumando ambas entidades) a 36.109 empleados.

Noticias relacionadas

La leve moderación del segundo mayor ere de la historia de España llega después de que el Gobierno haya hecho llegar su descontento a los representantes del sector financiero y, en particular, a los de CaixaBank. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, exteriorizó en público en los últimos días su malestar por los despidos y pidió ejemplaridad a las cúpulas de las entidades en relación a “los inaceptables altos sueldos” de sus ejecutivos.

También, al Banco de España, ha quien ha expresado su opinión de que los salarios de los directivos “deben estar alineados con la evolución del sector y la economía en su conjunto”. Los mensajes están lanzados y ahora solo falta esperar a ver cómo son interpretados por las entidades, en general, y por CaixaBank, en particular, donde el Estado conserva un 16% de su capital. En la posterior reunión tras estos comentarios, la dirección de CaixaBank ha descontado 500 puestos de trabajo de la cifra final de despidos; dejando el recorte según las primeras quinielas.