Según Exceltur

El turismo se vuelve a encomendar a los turistas nacionales para salvar el verano

El lobi turístico estima una recuperación del 66% de la actividad en verano, en el mejor de los casos

La factura de la pandemia se eleva a 116.000 millones de euros para el sector

La Sagrada Família, casi desierta de turistas en época de pandemia.

La Sagrada Família, casi desierta de turistas en época de pandemia. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Después de 13 meses de crisis turística, la luz al final del túnel todavía se divisa de forma confusa para el sector. Y como si fuera un 'déjà vu' de lo ocurrido el año pasado al finalizar el confinamiento, las previsiones para este verano vuelven a encomendarse a la demanda nacional. El lobi turístico Exceltur, que agrupa a gigantes como Meliá, Renfe o Iberia, prevé en el mejor escenario una temporada estival con una recuperación "potente" de turistas españoles (solo un 10% inferior a la de 2019) y parcial de extranjeros (51% inferior a la de 2019) que llevaría al sector a recuperar el 66% de su actividad del año prepandemia.

Unas previsiones que parten de la premisa de una reactivación del turista nacional a partir del 10 de mayo, tras finalizar el estado de alarma, seguida de una gradual recuperación de la demanda extranjera a partir del mes de julio. Pero que están sujetas a muchos condicionantes, como que no se produzcan restricciones perimetrales entre comunidades, que se efectúe la vacunación prevista y que el Certificado Verde que promueve la Unión Europea facilite la movilidad hacia España para aumentar la confianza de los viajeros de los principales países emisores (Reino Unido, Alemania y Francia). "Atisbamos una recuperación sujeta a muchos condicionantes. Si alguno falla nuestra hipótesis quedaría ampliamente mermada", ha explicado el vicepresidente de la asociación, José Luis Zoreda, en un encuentro con medios de comunicación para analizar la situación del sector.

La cara visible del lobi reconoce que este optimismo inicial se ha notado en las reservas, con un "cierto" repunte de turistas nacionales de cara a ese 10 de mayo, pero agrega que se podría tratar de una especie de espejismo porque la mayoría están sujetas a una gran flexibilidad comercial que implica poder realizar cancelaciones sin penalización ninguna. "Lo único que evidencian las reservas es que hay interés de la gente por viajar, pero es otra más de las volatilidades. Mañana pueden subir un 25% las reservas y en tres semanas pueden desaparecer si sale una normativa autonómica que limite la movilidad", añade.

En el 'año de la pandemia' --desde el 15 de marzo de 2020 hasta el 15 de marzo de 2021-- la actividad turística ha perdido 116.000 millones de euros, un 75% de lo ingresado en 2019, según los cálculos de Exceltur, y unos miles de millones más de los 106.000 millones perdidos en el conjunto del año 2020, debido a que entonces el primer trimestre fue bueno. Un desplome que se ha reflejado en el empleo con 755.000 personas afectadas a finales de marzo --450.000 bajo un expediente de regulación temporal de empleo (erte) y 310.000 en desempleo-- y la desaparición de 32.000 empresas del sector, un 29% de todas las destruidas reflejadas hasta la fecha por la Seguridad Social. Según Exceltur, se empieza a ver "una tendencia creciente de cierre de empresas" sin perjuicio de su tamaño, es decir, pequeñas, medianas y grandes.

Mal comienzo de año

Después de la debacle del confinamiento, un mal verano y las distintas olas del virus, el inicio del año 2021 no ha podido ser peor para un sector turístico que en 2019 representaba el 12,4% del PIB español. La actividad se redujo en un 80,4% de media en el primer trimestre respecto a hace dos años, con mayor incidencia en las islas Baleares y Canarias, con caídas de entre el 90% y el 95% de sus ingresos, y en grandes ciudades como Barcelona (93%) y Madrid (87%).

Noticias relacionadas

Tras este desastroso comienzo de año y después de una Semana Santa "fallida", todas las esperanzas del sector están depositadas en un incremento de la demanda nacional a partir del 10 de mayo, con el objetivo de lograr una caída de las ventas en el segundo trimestre del 71% respecto a 2019, es decir, diez puntos porcentuales menos que el desplome cosechado en el primer trimestre. Pero con perspectivas muy diferentes por comunidades autónomas. Así, Canarias, Catalunya, Baleares, Andalucía y Madrid, las comunidades que más dependen de la demanda extranjera son las que más tardarán en recuperarse, según el lobi; mientras que las zonas del interior y de la costa valenciana y murciana podrían ralentizar sus caídas hasta el 50% o el 60%, respecto a 2019.

En el conjunto del año, el lobi estima un cierre de 2021 con una actividad de 81.000 millones de euros, lejos de los 154.000 millones alcanzados en 2019, pero un 53 % más que los 53.000 millones de 2020. Sobre la recuperación absoluta de los niveles previos a la pandemia, la mayoría de empresarios turísticos mantienen el año 2023 "o posterior".

Temas

Turismo