asamblea de la AEB

La patronal bancaria ve margen para más ajustes en el sector

El presidente de la entidad, José María Roldán, destaca que en España aún hay más del doble de sucursales por habitantes que en otros países europeos

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca.

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos

La banca española está inmersa en un proceso de reducción de su red de oficinas y plantilla y, en estos momentos el sector plantea más de 18.000 despidos, pero la patronal bancaria avisa de que hay margen para llevar a cabo más ajustes, pues España sigue siendo de los países con más sucursales por habitantes. 

El sector está haciendo frente a un cambio tecnológico, con un menor uso del efectivo y de un mayor uso de canales electrónicos, por lo que los bancos, no sólo en España, afrontan un proceso de racionalización de sus estructuras, ha explicado en rueda de prensa el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán

Desde 2015, en Alemania han cerrado 9.000 oficinas bancarias y en Italia 6.000, por encima en ambos casos de las 5.000 que se han clausurado en España, que sigue siendo de los países con más sucursales por habitantes, "el doble o incluso más", ha asegurado

En su opinión, los bancos están adaptándose a los cambios en la demanda de los clientes y es una adaptación "lógica" en un entorno de presión sobre la rentabilidad del sector financiero, lo que es compatible con pensar en mantener u ofrecer determinados servicios para evitar la exclusión financiera. 

Roldán ha tratado de explicar la transformación del sector financiero y el cierre de oficinas con la evolución en el mundo de las telecomunicaciones, que hizo que desaparecieran de las calles miles de cabinas telefónicas ante la generalización de los móviles. 

Estos dispositivos y la inversión de los bancos en tecnología han hecho cada vez más accesibles para los clientes los servicios financieros y los medios de pago, despejando la actividad tradicional de las oficinas bancarias y acelerando los cierres. 

Además, la clausura de sucursales, aún mayor en caso de que se produzcan fusiones y solapamiento de la red, suele ir acompañada de recortes de la plantilla, pero Roldán destaca que llegan de forma pactada y confía en que siga siendo así, pues muestra su aprecio por la paz social. 

Al margen de los ajustes y el impacto que estos puedan tener en la reputación del sector en la sociedad, el presidente de la patronal bancaria insiste en el papel que han jugado los bancos en esta crisis ayudando a familias y empresas, ya sea con la financiación y los avales del ICO, o con las moratorias. 

Noticias relacionadas

Y se muestra convencido de que los bancos son "parte de la solución" y pueden seguir ayudando al conjunto de la economía, especialmente si actúan como canalizadores de los fondos europeos, un papel que se han ofrecido públicamente a hacer. 

La capilaridad de los bancos contribuiría a que el dinero vaya a sectores de futuro, se creen empleos y puestos de trabajo, ha vaticinado Roldán, quien ha insistido en que no se trata de una oferta comercial sino una disposición porque están convencidos de que es la forma más eficiente de canalizar esos fondos

Temas

Bancos