iniciativa social y empresarial

"La segunda oportunidad me permite volver a emprender"

  • Juan Antonio Serrano logró hace tres meses que le concedieran la quita de la deuda que arrastraba

  • 17 entidades crean una alianza para promover la ley que permite encarrilar la vida laboral y personal

Joan Antonio Serrano, en la puerta del Col.legi de l’Advocacia de Barcelona. AUTOR JORDI OTIX

Joan Antonio Serrano, en la puerta del Col.legi de l’Advocacia de Barcelona. AUTOR JORDI OTIX / JORDI OTIX

2
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Juan Antonio Serrano tiene 43 años y una vida profesional por delante. En el 2014, este ingeniero de telecomunicaciones fundó una empresa de transformación digital en la que llegaron a trabajar una cuarentena de personas y a facturar un millón de euros. La financiación de los bancos era importante para mantener la actividad empresarial. Sin embargo, el retraso de algunos proyectos quebró su economía y los bancos le cortaron las líneas de crédito. No podía cumplir con sus empleados, ni continuar con su labor. “Los bancos nos bloquearon y no disponíamos de crédito para pagar a los trabajadores y continuar con la actividad”, recuerda.

Al final, en el 2017, la compañía se vio abocada a un concurso de acreedores, que duró uno meses. Y Juan Antonio, a un concurso consecutivo a nivel personal porque no podía hacer frente a las deudas, de unos 200.000 euros, que se le requerían por su cargo como administrador de la empresa que había fundado. Fue entonces cuando, asesorado por su abogado, encaminó sus pasos y su futuro recurriendo a la ley de la segunda oportunidad que permite a ciudadanos particulares y autónomos alcanzar la cancelación de la deuda pendiente y empezar de nuevo. “Hace tres meses me han notificado la quita de la deuda y puedo volver a emprender como profesional y solicitar si necesito financiación en los bancos”, asegura a EL PERIÓDICO.

Juan Antonio continúa haciendo el mismo trabajo como autónomo, pero con expectativas de poder crecer y con mayor capacidad para participar en proyectos importantes y acceder otra vez a financiación. Está al frente de la compañía SetupMedia de transformación digital y márketing 'online', entre otras labores vinculadas al mundo de la tecnología e internet. Ha empezado de nuevo sin deudas. La ley le ha ofrecido una segunda oportunidad, y nunca mejor dicho. “Soy otra persona”, admite.

Unión de entidades

Noticias relacionadas

Este ingeniero fue el único ciudadano de a pie que tomó la palabra en el acto de presentación en sociedad celebrado en el Col.legi de l’Advocacia de Barcelona de una alianza de 17 entidades de diversa índole, entre ellas colegios profesionales, entidades sociales, como Cáritas, y organizaciones empresariales, como Cecot y Pimec, destinada a promover y visibilizar el mecanismo que proporciona la ley de segunda oportunidad como herramienta de “gran necesidad”. Esta normativa tiene como objetivo que una persona que se ha visto inmersa en una situación de insolvencia patrimonial de la cual no es culpable disponga de la posibilidad de encarrilar de nuevo su vida, ya que ante situaciones de sobreendeudamiento se puede llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores, previa liquidación de sus bienes.

La decana del Col.legi de l’Advocacia de Barcelona, Maria Eugènia Gay, precisó que a través del mecanismo recogido en esta ley, “el ciudadano que lo ha perdido todo por causas imprevistas y que se ha visto ahogado por las deudas, tiene otra oportunidad para emprender y rehacer su vida”. Esta herramienta es, sostuvo, “una forma de promover e impulsar la cultura empresarial, la innovación y el crecimiento; circunstancias que redundan en beneficio de la ocupación laboral y de la sociedad”. En el 2020 se registraron en España, recordó, un total de 8.507 concursos, de los que 6.874 correspondieron a personas físicas no empresarias y 1.633 a personas físicas empresarias. A su entender, esos son los dos perfiles de ciudadanos a los que se dirige los mecanismos de la segunda oportunidad.