En Lliçà d'Amunt

Bosch anuncia el cierre de otra fábrica en Catalunya y ultima 336 nuevos despidos

  • La multinacional ya oficializó en septiembre del 2020 la clausura de su fábrica en Castellet y entre las dos plantas deja en vilo 1.500 empleos, entre los de la empresa principal y los proveedores

  • UGT denuncia que la clausura de Lliçà obedece a una deslocalización y que la intención de la compañía es llevarse la producción a Polonia y Serbia

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania.

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania. / AP

Se lee en minutos

La multinacional Robert Bosch ha anunciado este jueves el cierre de otra de sus plantas en Catalunya. Su intención es clausurar la factoría ubicada en Lliçà d'Amunt (Vallès Oriental), en la que actualmente están empleadas 336 personas, y llevarse la producción a Wroclaw (Polonia), tal como ha hecho público UGT en un comunicado. Es la segunda deslocalización que esta firma especializada en componentes de la automoción certifica en menos de seis meses en Catalunya y apuntala el cierre o traspaso paulatino de plantas por toda España que ha ido realizando en los últimos años.

En septiembre Bosch oficializó la clausura de sus instalaciones en Castellet (Alt Penedès), donde ocupaba a 300 personas, para llevarse la producción a Serbia. Entre las dos plantas, Robert Bosch finiquita 636 empleos directos y otros 900 más entre sus proveedores y subcontratas, según cálculos de los sindicatos. Este medio ha intentado contactar con la empresa para conocer su versión de los hechos y, de momento, no ha recibido respuesta.

La tormenta perfecta, entre la transición al coche eléctrico y los estragos del covid, por la que transita la automoción sigue dejando sus víctimas. El 2020 dejó un balance de un total de 7.936 trabajadores despedidos vía ere en Catalunya (el peor registro desde el 2013), con varios nombres de la automoción entre ellos: Saint Gobain, TE Connectivity o Tachi-S, entre otros. El goteo sigue este 2021 y durante el mes de enero se registraron 1.064 trabajadores afectados por despidos colectivos. Firmas de la automoción como U-Shin, anteriormente de propiedad del propio grupo Bosch, cerraron recientemente expediente.

A estos nombres se suma de nuevo Robert Bosch, con los 336 despidos que empezará a negociar en Lliçà. La intención trasladada este jueves por parte de la dirección a sus trabajadores y a la Generalitat es materializar el cierre a lo largo del año, sin fecha concreta todavía. Ya ha habido contactos entre el Departament d'Empresa y Bosch y está previsto que la semana que viene se reúnan para abordar esta cuestión.

El 'vicepresident' en funciones, Pere Aragonès, ha manifestado su preocupación por "la serie cierres empresariales, especialmente en el ámbito industrial", en declaraciones en un acto en Mercabarna; recogidas por Europa Press este jueves. En este sentido, el líder republicano ha defendido la necesidad de reindustrializar Catalunya de forma "digital" y "verde" y ha apuntado que los fondos europeos de reconstrucción tras la pandemia de Covid-19 "son una excelente oportunidad de inyección de recursos".

La multinacional de origen alemán conserva todavía en Catalunya un centro de trabajo con 49 empleados en Santa Perpètua de la Mogoda (Valles Occidental), dedicado este a actividades comerciales. De momento sobre el mismo no pesa anuncio de cierre. El que sí preocupa entre los sindicatos es el que tiene Bosch en Aranjuez (Madrid) y que emplea a 597 personas. Fuentes de CCOO explican que las válvulas de aceite que allí fabrican ya no sirven para el vehículo eléctrico y que o bien la firma invierte o acabará cerrando. En Madrid mismo tiene otro centro, con 964 empleados, dedicado a los circuitos eléctricos.

Del Vallès a Polonia

Te puede interesar

Bosch apaga motores en Catalunya y traslada sus producciones a tierras con salarios más bajos y más cerca de sus centros de decisión, en Alermania. Las fabricaciones que se llevaban a cabo hasta ahora en Castellet cesarán definitivamente en noviembre de este año y la carga de trabajo la asumirán en Serbia, según la versión de UGT. Mismo guion con la actividad de Lliça, pues sus producciones se desplazarán a Wroclaw, en Polonia; según esas mismas fuentes.

UGT ha manifestado su rechazo a los cierres planteados por Bosch en sus plantas catalanas, que ha tachado de "insolidarios" y "egoístas", movidos únicamente por el mantenimiento de sus márgenes de beneficios. Fuentes consultadas afirman que las plantillas de Robert Bosch en Catalunya llevan "años" asumiendo congelaciones y reducciones salariales para ganar competitividad en sus producciones, con la promesa de que parte de la actividad que en la actualidad asumen en Europa del Este fuera hacia Catalunya y asegurara la viabilidad de las plantas. Finalmente, si nada cambia, esto no será así y las producciones harán el camino inverso y se marcharán del Vallès a Polonia y Serbia.