Industria

Bosch anuncia el cierre de su planta en Castellet y deja 300 empleos en vilo

El grupo industrial alemán finiquita sus operaciones e inicia el desmantelamiento de un fábrica que hace una década empleaba a 1.200 personas

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania.

Sede central de Bosch en Stuttgart, Alemania. / AP

Se lee en minutos

El grupo Robert Bosch ha iniciado formalmente los trámites para cerrar su planta en Castellet (Alt Penedès), que emplea actualmente a 300 personas. La compañía ha comunicado a los representantes legales de los trabajadores su intención de clausurar la factoría, que en la última década ha ido perdiendo volumenes de actividad y ocupación. Según han explicado fuentes de UGT-Fica a EL PERIÓDICO, la decisión llega tras una desinversión progresiva por parte de la compañía, que adquirió la factoría en el 1978 y que hace una década empleaba a 1.200 personas.

Te puede interesar

El proceso de cierre está todavía en una fase inicial. Los sindicatos han recibido este lunes la comunicación, aunque los trámites para finiquitar a la plantilla todavía no están claros; según han confirmado desde CCOO. En las oficinas del Departament de Treball de la Generalitat no consta actualmente ningún expediente de regulación de empleo (ere) para despedir a los 300 trabajadores empleados en Castellet. Una factoría que se dedica a la fabricación de componentes para el sector de la automoción, concretamente motores de los limpiaparabrisas delanteros y traseros; según especifica la propia firma en su página web.

El posible cierre venía coleando durante los últimos meses, según explicaron fuentes sindicales consultadas, y su confirmación supone un mazazo para la comarca. El Baix Penedès registró en junio (últimos datos disponibles) un desempleo del 19,9%; siendo una de las comarcas con mayores tasas de desempleo de toda Catalunya. Las noticias de cierres se suceden por la zona y Bosch se sumará a otra firma del sector industrial que hasta ahora jugaba un papel clave en la economía local: Saint Gobain, en L'Arboç. Una clausura que finiquita 122 puestos de trabajo indirectos, a los que cabe sumar un número indeterminado de indirectos en el territorio.