Infraestructura

Grimaldi ampliará sus instalaciones en el puerto de Barcelona

La naviera invertirá unos cuatro millones de euros en la mejora de la terminal

La dirección de Port de Barcelona amplía la concesión y suma seis años a los 15 actuales

Contenedores en el puerto de Barcelona.

Contenedores en el puerto de Barcelona. / Mònica Tudela

Se lee en minutos

El Consejo de Administración del puerto de Barcelona ha aprobado este miércoles ampliar la concesión de Grimaldi Terminal Barcelona para que amplíe la superficie en la que opera, con el fin de mejorar la terminal y facilitar el crecimiento del tráfico. La empresa incorporará 27.522 metros cuadrados ubicados en el muelle de Contradique, al lado de la actual concesión. La dirección ha aprobado ampliar en seis años la concesión actual de 15.

Grimaldi se encargará de las obras, que cuentan con un presupuesto de cuatro millones de euros, además de haberse comprometido a realizar una inversión continuada para renovar 10 unidades tractoras cada cinco años.

Grimaldi Terminal Barcelona incorporará una superficie de 27.522 metros cuadrados, que corresponden a dos terrenos del Moll Contradic situados al lado de la concesión actual, de 64.221 metros cuadrados. La empresa concesionaria será la encargada de realizar las obras necesarias (pavimentación y urbanización drenaje, red eléctrica) para que se puedan hacer las tareas de carga y descarga. La mejora debería también la conexión eléctrica de los buques atracados.

Te puede interesar

El órgano también ha aprobado la concesión para la instalación de una estación marítima temporal a la naviera Baleària para los pasajeros que embarcan con su vehículo en el muelle Adosado. De este modo, los pasajeros no tendrán que trasladarse desde la estación marítima Drassanes para realizar las gestiones de su viaje. La concesión es para un periodo de ocho años, aunque se prevé que sea temporal hasta que la naviera disponga de una nueva estación marítima al sur del muelle Adosado.

Por último, el Consejo de Administración ha aprobado la nueva política de 'compliance' de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB), que establece mecanismos de prevención y control sobre los procesos de toma de decisiones. También se ha aprobado el Manual de Prevención de Riesgos Penales, que tiene el objetivo de identificar los posibles riesgos penales que se puedan producir en la organización y establecer procedimientos y controles para mitigar esos riesgos.