Más del 80% de los votos

Cañete barre al independentismo y gana las elecciones de Pimec

  • El hasta ahora secretario general se impone con más del 80% de los votos a su rival, aupado por la ANC, y será presidente hasta el 2025

  • La patronal de las pymes catalanas ha celebrado por primera vez en 24 años unas elecciones con dos candidatos, con una participación del 45,9%

Antoni Cañete, candidato a presidir la patronal Pimec, vota en las elecciones.

Antoni Cañete, candidato a presidir la patronal Pimec, vota en las elecciones. / Ricard Cugat

Se lee en minutos

Antoni Cañete se ha impuesto con contundencia a su rival Pere Barrios en las elecciones de Pimec y será presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas hasta el 2025. El recuento de papeletas ha tenido tintes maratonianos y se ha alargado más de cinco horas respecto a lo previsto, hasta ya entrada la madrugada del miércoles. Finalmente, Cañete ha obtenido el 83% de los votos. En Pimec ha ganado el candidato con un programa centrado exclusivamente en las pymes y pretendidamente apartidista, frente a la opción netamente independentista que defendía su adversario. Cañete proseguirá el proyecto que inició hace 24 años el presidente saliente, Josep González, que le señaló como ‘delfín’ tras renunciar a su cargo. "Seguimos", le ha dicho Cañete en su discurso tras los resultados.

Los socios de Pimec han avalado por mayoría en todos los territorios el proyecto de Cañete y el independentismo ha fracasado en su operación para hacerse con una de las plazas fuertes del sistema de representación empresarial en Catalunya. Estos comicios han sido los primeros con dos candidaturas enfrentadas en los 24 años de historia de Pimec (desde su fusión con Sefes) y el secesionismo no ha quería dejar escapar esta ventana de oportunidad para ganar posiciones. Finalmente, Cañete y su "activismo empresarial" le ha ganado la partida a Eines Pimec de Barrios, arropado este por la infraestructura de la ANC. "Los socios han votado moderación, frente a crispación. Han votado un programa, frente a oportunismo", ha declarado Cañete. "No pueden haber injerencias [en Pimec]", ha añadido.

Las votaciones han transcurrido a lo largo de la jornada de este martes sin incidentes, pese a las largas colas para depositar la papeleta que se han visto durante la mañana. El recuento se ha dilucidado pasadas las diez de la noche, revelando como ganador al hasta ahora (y desde el 2006) secretario general de la patronal. En el conteo de las papeletas Cañete se ha impuesto con el 83% de los votos, frente al 16% de su rival; en unos comicios con el 45,9% de participación. "Quiero felicitarle, con sinceridad. Ha ganado claramente", ha declarado Pere Barrios, tras la publicación de las elecciones.

La 'operación Cambra' no se ha repetido en los comicios de la organización de las pymes catalanas y el independentismo no ha podido hacer suya la presidencia de una de las dos grandes patronales catalanas. Barrios logró, como mano derecha de Joan Canadell, dar la campanada en la Cambra de Comerç de Barcelona y alcanzar la presidencia con una amplia mayoría de votos. No ha sido así en esta cita y el continuismo, con los matices que pretenda imponer Cañete ahora como presidente, ha ganado la partida en Pimec. 

"Nuestro proyecto dentro de esta casa no encaja, [...] tendréis noticias nuestras", ha afirmado Barrios, dejando la puerta abierta a crear o potenciar una organización empresarial alternativa. "Quiero integrar a todo el mundo, nuestra candidatura es plural y transversal", ha replicado Cañete, intentando tapar una posible fuga de socios hacia esa promesa lanzada por Barrios.

Colas para votar en las elecciones de Pimec.

/ Ricard Cugat

Desde el momento en el que formalizó su candidatura, Cañete ha exhibido músculo con amplias apoyos entre las organizaciones y sectoriales que forman Pimec. Los gremios de farmacias, pescaderos, pasteleros, instaladores o tintoreros, así como las asociaciones de aseguradoras o de empresas de limpieza avalaron al hoy presidente. Su candidatura también ha contado con el apoyo de los pesos pesados de la junta saliente, como Emma Gumbert, en materia de relaciones laborales; Isabel Galobardes, actual presidenta de Pimec Turismo, o Josep Soto, presidente de Pimec Joves. Y, desde fuera, empresarios conocidos en la esfera barcelonesa, como Anna Gener (Savills Aguirre Newman), Emili Rousaud (Factorenergía) o Maria Teixidó; entre otros.

Cañete también ha difundido un programa trabajado, con el ‘late motiv’ de "poner a las pymes en el puesto de mando" como uno de los principales eslóganes electorales. Ganar representatividad a nivel estatal, disputándole ese rol a Cepyme (dependiente de la patronal de las grandes empresas CEOE), es uno de sus compromisos electorales. Culminar la presión a los partidos del Congreso de los Diputados para la aprobación de un régimen contra la morosidad empresarial es otro.

Barrios ha apostado su estrategia electoral en la polarización. Durante la campaña ha intentado en múltiples ocasiones desprestigiar a su oponente, calificándolo de "empleado" -debido a su papel como secretario general- y reivindicando que solo un "empresario" debía presidir Pimec. El candidato netamente independentista ha alimentado hasta el último día de campaña los fantasmas de fraude electoral. Hasta el punto de que 24 horas antes de las elecciones presentó ante la junta electoral un escrito de alegaciones con presuntas irregularidades, que el árbitro electoral desestimó por unanimidad; según ha podido confirmar este medio. 

Te puede interesar

Las expectativas eran altas para la jornada electoral y los candidatos han conseguido movilizar a sus electorados, tal como han reflejado las largas colas para las votaciones en las sedes que tiene Pimec en Barcelona, Lleida, Girona, Tarragona y Manresa. Un total de  3.717 electores han ejercido su derecho a voto, sobre un censo de 8.400 electores. Estos representan colectiva o individualmente a los 122.000 asociados que tiene Pimec.

La diferencia entre asociados y electores se explica debido a que, de los 122.000 asociados, algunos son socios colectivos. Es decir, un gremio puede representar a 100 pymes, pero solo computa como un voto. Dicho gremio debe decidir a quien le da ese voto y con el fin de darle más representatividad a ese socio colectivo, su voto vale más en función del número de asociados. Parte de la ventaja electoral que ha conseguido Cañete se explica por esa mayor apoyo desde las asociaciones y los gremios.