Batalla comercial

Aldi acelera su expansión y prevé 500 contratos en el primer semestre

La cadena pretende centrar su crecimiento en España con nuevas aperturas y alcanza ya las 330 tiendas esta semana

Tienda Aldi en la calle de Ramon Albó de Barcelona.

Tienda Aldi en la calle de Ramon Albó de Barcelona.

Se lee en minutos

La cadena de supermercados Aldi prevé 500 nuevos contratos durante el primer semestre de este año, con lo que dará empleo a 6.000 personas en sus 330 tiendas en España a partir de mañana miércoles. Mientras la pandemia pone en aprietos al sector comercial y al turismo, el sector de la distribución vive un momento relativamente dulce de mejora de las cuentas de resultados y expansión. Ante el auge del 'discount' y el anuncio de la llegada al mercado español de un temido competidor ruso (la cadena de 'hard discount' Mere), la cadena alemana Aldi profundiza en su línea cada vez menos discount pese al control y bajada de precios y la expansión acelerada de puntos de venta para copar las mejores ubicaciones en momentos de caída de los precios de los alquileres.

El incremento del peso de los productos frescos en la cesta de la compra frente a los envasados, la elevada competencia y la irrupción de la venta 'on line' con nuevos competidores (también a través de Amazon) son algunos de los retos a los que se enfrenta Aldi, pero también el resto de cadenas. La clave es la diferenciación respecto de la competencia y la proximidad al consumidor (física y emocionalmente). Según un reciente estudio de la asociación multisectorial Aecoc, la distribución prevé que el comercio electrónico en gran consumo mantenga el ritmo de crecimiento del 2020, y el 78% cree que la cuota del 'on line' en el sector se situará entre un 3% y un 5%. Con esa previsión, la apertura de nuevas tiendas es clave para mantener cuotas de mercado, especialmente en el caso de Aldi que no dispone de venta en internet.

Informa la dirección de Aldi que durante la primera mitad del año alcanzará la cifra de 6.000 "colaboradores y colaboradoras en el país". Y los planes son abrir "alrededor de 40 tiendas más durante el 2021", lo que explica esos nuevos 500 contratos durante el primer semestre anunciados. Este miércoles prevé abrir dos nuevos supermercados en Roquetas de Mar (Almería) y Pozuelo de Alarcón (Comunidad de Madrid), con lo que suma cinco aperturas en febrero. La batalla comercial de Aldi se centra en todo el litoral mediterráneo, Madrid y Catalunya. España es un mercado estratégico para Aldi, pero también un muy complejo por una elevada diversificación de enseñas, saturación del mercado y gran peso de las cadenas regionales.

Por zonas geográficas, durante el 2020 la compañía ha aumentado su plantilla el 21% en Catalunya y Baleares, el mismo porcentaje que en Madrid y zona central, seguidos de Andalucía, con un 16%, y de la Comunidad Valenciana, con un13%. Se prevén 180 nuevos contratos en Madrid y alrededores en los próximos 6 meses; 120 en la Comunidad Valenciana; 100 en Catalunya y 60 en Andalucía.

Te puede interesar

Aldi pertenece al grupo Aldi Nord, que cuenta con casi 5.000 tiendas distribuidas en 9 países. La entrada de ALDI en el mercado español se produjo en abril del 2002. En aquellos momentos rompió el mercado con una oferta de productos rompedora, marcas propias y especialmente una línea de productos lácteos muy diferenciada. Fruto de su propio encasillamiento discount, Aldi ofrece productos temporalmente a la venta o promociones no alimentarias como gancho para atraer clientes, especialmente bricolaje, tecnología, textil o pequeños electrodomésticos. Su principal competidor ha sido tradicionalmente la también alemana Lidl, y ambas cadenas han evolucionado hacia la diversificación de la oferta introduciendo inclusos productos delicatessen, amplia ofertad de vinos locales y extranjeros. La progresiva compra a proveedores locales ha permitido mejorar considerablemente la oferta de productos frescos, pero las marcas propias siguen siendo estratégicas por su elevado peso en la cesta de sus clientes.

De acuerdo con los datos de Aldi, el 60% de los tiquets de sus clientes en 2020 contenían productos frescos (fruta, verdura, huevos, pan, charcutería, carne y pescado) y éstos representaron 4 de cada 10 euros del total de compra. El año pasado, la cadena de supermercados aumentó en un 20% la compra de productos frescos de origen nacional respecto al año anterior, un porcentaje que tiene previsto incrementar en un 15% durante este 2021.