promoción inmobiliaria

Los visados de vivienda nueva cayeron un 40% en Barcelona en el 2020

La inversión se dirigió principalmente al mercado de oficinas y evitó el de casas en la capital catalana

Obras de construcción de un edificio de viviendas de protección oficial en Cornellà.

Obras de construcción de un edificio de viviendas de protección oficial en Cornellà.

Se lee en minutos

Si el sector de la promoción de vivienda esperaba una caída de la producción de obra nueva en Barcelona, como consecuencia de medidas como la imposición del 30% de vivienda social (VPO) en las nuevas promociones, el 2020 le ha acabado dando la razón. De hecho los visados de vivienda nueva --aquellos proyectos que cuentan con licencia para poder iniciarse-- han caído un 40% en la ciudad de Barcelona. A penas si se han visados 1.364 nuevas viviendas, lo que situó la producción de nuevas casas por debajo del 2015, según los datos dados a conocer este miércoles por el Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC) relativos a la actividad realizada durante el pasado ejercicio.

Sin lugar dudas, parte de la caída de la actividad es atribuible a los efectos del confinamiento ya la menor producción del sector por la pandemia, pero otra parte significativa se debe al cambio de sesgo productivo en el sector inmobiliario barcelonés, que ha preferido destinar sus recursos al mercado de oficinas en lugar del mercado de vivienda. La caída de producción de Barcelona --uno de los primeros mercados en términos de oferta de Catalunya-- supera la media de Catalunya y, por descontado, el promedio de la provincia de Barcelona. "Lo que ha ocurrido es que los inversores que intervienen en el mercado de Barcelona han decidido destinar sus recursos a otras actividades inmobiliarias, como el mercado de oficinas", ha comentado la decana del COAC, Assumpció Puig. "Es muy posible que en esa decisión haya tenido que ver la normativa del 30% de vivienda social impuesta por el Ayuntamiento para las nuevos proyectos".

Durante el pasado año se han visado 270.295 metros cuadrado de oficinas, que correspondieron a 34 expedientes, en su mayor parte concentrados en el distrito del 22@, prácticamente el doble de los 144.307 metros cuadrados visados en el 2019, correspondientes a 19 proyectos. La superficie de oficinas visada en Barcelona representa el 78% del total de oficinas visadas en Catalunya en el 2020, y por supuesto, la mayor parte de los proyectos inmobiliarios que fueron visados para la ciudad.

Efecto del estado de alarma

No obstante es que el número de metros cuadrados visados en total --vivienda y otras actividades-- ha caído menos que la vivienda. La superficie visada alcanzó los 671.891 millones de metros cuadrados, una cifra por debajo del 2017, ha representado un descenso del 5,2%, mientras que la vivienda los ha hecho en un 40,51% en la capital catalanas. En el resto de la provincia (con 7,128 viviendas visadas) ha caído la mitad (23,8%) y en el conjunto de Catalunya es descenso ha sido del 17% con respecto al año anterior. El COAC destaca que "el estado de alarma supuso una caída importante del visado de proyectos durante el mes de abril, descenso que luego tuvo una tímida recuperación pero que en conjunto no ha sido la suficiente. Los resultados del año pues se han quedado muy atrás de los del 2019".

Apunta, asimismo, que la caída se explica sobre todo porque la provincia de Barcelona, motor de la tímida recuperación de los años anteriores, ha seguido disminuyendo en superficie visada, como ya le sucedió durante la segunda mitad del 2019.

Te puede interesar

El pasado mes de julio el COAC ya advertía de la desaceleración del sector, "marcado por un modelo tradicional protagonizado por los proyectos residenciales de obra nueva y una actividad de rehabilitación testimonial y en constante línea plana. Seguimos pues insistiendo en la evidente necesidad de pensar en cómo revertir la situación de forma más estratégica, dejando que el sector tenga también protagonismo en la recuperación económica del país", destaca,

De hecho, la rehabilitación sigue estando relegada en los planes de promoción de vivienda, ya que solo el 27% de as superficie visada para la ciudad tuvo como destino la renovación de edificios. Además, la vivienda tan solo supuso un 28% de los visados, mientras que el 72% correspondió a otros proyectos, entre los que destacan las oficinas.