El precio de la luz

El Gobierno quiere acelerar la reforma eléctrica con los fondos europeos

  • La coalición pretende usar el dinero de la UE para descarbonizar la economía y lograr un sistema eléctrico asequible

  • Los morados apretarán a los socialistas para terminar con los 'beneficios caídos del cielo' de las empresas energéticas

Teresa Ribera.

Teresa Ribera. / david castro

Se lee en minutos

El Gobierno está en el centro de las críticas sociales y políticas a raíz de la polémica subida del precio de la luz que se está produciendo estos días. Unos reproches a los que se suman las tensiones internas entre los socios de la coalición, con el PSOE justificando que las posibles reformas del sistema energético no serán infalibles para evitar repuntes como los de estos días y con Unidas Podemos presionando para plantear medidas más contundentes. Pero la verdad es que ambos planean "acelerar" la descarbonización de la economía y lograr un sistema eléctrico con precios asequibles con ayuda de los fondos europeos, lo que a medio plazo terminaría suavizando la factura de la luz. Con la palanca del fondo europeo de reconstrucción Next Generation EU se pretende acelerar los objetivos de electrificación de la economía y reducir a tres años lo que estaba previsto para una década, en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030

Aun así, el principal escollo entre ambos es el objetivo firmado en su acuerdo de coalición de acabar con los llamados 'beneficios caídos del cielo', que es el sobreprecio que el sistema otorga a centrales eléctricas que ya han amortizado su inversión como las nucleares o las hidroeléctricas.

Con el precio de la luz alcanzando récords históricos, socialistas y morados coinciden en que las medidas que acordaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en diciembre de 2019 para reducir la factura se están llevando a cabo. Al menos en su gran mayoría. Fuentes del Ministerio de Transición Ecológica aseguran que están trabajando y que no hay nada que vaya a posponerse o que se vaya a retrasar. Además, tienen la vista puesta en que los fondos europeos servirán de "palanca" para "acelerar" los flecos que falten.

A la espera de que estas ayudas puedan impulsar los compromisos del Ejecutivo, en el Ministerio liderado por Teresa Ribera destacan el nuevo fondo renovable --que prevé trasladar el coste de los incentivos renovables instalado en la factura (7.000 millones de euros) a las compañías eléctricas, gasistas y petroleras-- como una de las medidas más contundentes para contribuir a bajar el precio de la electricidad y a descarbonizar la economía. Como consecuencia de este fondo, se reducirá el recibo de la luz y se elevará la gasolina, dando una señal clara de electrificación a inversores y consumidores.

Campaña electoral

No obstante, hay un tema que está provocando roces entre ambos socios: los ‘beneficios caídos del cielo’. Socialistas y morados se comprometieron a acabar con esta sobrerretribución que reciben algunas nucleares o , pero aún no se han dado pasos en esta dirección. El portavoz de la comisión de Transición Ecológica y dirigente de Unidas Podemos, Juantxo López de Uralde, apuntó a este diario que este es uno de los "temas clave" para los de Iglesias. Además, señala que tienen cierta "preocupación" ante la posibilidad de que sus aliados retrasen cualquier iniciativa al respecto.

Te puede interesar

Tanto es así que los morados tienen previsto comenzar una campaña de presión a su socio para poner fin a estas prácticas, según fuentes cercanas al vicepresidente Iglesias. Entre las ideas que barajan, explican, está impulsar iniciativas parlamentarias al margen del PSOE y "empujar" desde la vicepresidencia segunda. El objetivo es que los socialistas aprieten el acelerador para legislar cuanto antes contra los 'beneficios caídos del cielo', pese a que el Gobierno de coalición tiene los próximos 3 años de legislatura para terminar de cumplir todos los compromisos.

Varios dirigentes de esta formación ya han empezado a apretar a los socialistas compartiendo un vídeo en Twitter en el que critican la tibieza de sus socios a la hora de regular el mercado eléctrico al no atreverse a nacionalizar una empresa eléctrica. "Eso no significa que renunciemos a nuestra idea, pero para que sea posible tendremos que lograr que en los próximas elecciones Unidas Podemos tenga más peso dentro del Gobierno. Así es la democracia", sentencian.