Relaciones laborales

CCOO alerta de que congelar el salario mínimo entorpece la reducción de la brecha salarial

Un informe del sindicato señala que cerca de 200.000 trabajadores en Catalunya se verían beneficiados por una hipotética subida del SMI

CCOO alerta de que congelar el salario mínimo entorpece la reducción de la brecha salarial
Se lee en minutos

CCOO alerta de que congelar el salario mínimo interprofesional (SMI) entorpece la reducción de la brecha salarial. Especialmente entre aquellos trabajadores con menores niveles de renta y expuestos en sectores esenciales, como las trabajadoras de la limpieza o de los geriátricos. Así lo refleja un estudio presentado este martes por el sindicato, el mismo día que un Consejo de Ministros dividido tiene previsto aprobar una parálisis del SMI para el inicio del 2021; actualmente en 950 euros. La central estima que unas 200.000 personas se verían beneficiadas por una hipotética subida en las cuatro provincias catalanas.

Los economistas del sindicato, en base a los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, constatan una "correlación clara" entre la subida del salario mínimo y la reducción de la brecha. Es decir, a más sube el salario mínimo, más rápido disminuye la diferencia media entre lo que ganan los hombres y las mujeres. Actualmente, en términos globales, la diferencia media es del 22,2%. Esta se explica por mayores índices de parcialidad y temporalidad entre las mujeres, entre otros. Pues la brecha salarial por hora trabajada entre empleados a tiempo completo es sustancialmente menor, del 6,7%.

Los datos de la Agencia Tributaria recopilados por CCOO muestran que casi cuatro de cada diez mujeres cobra por debajo del salario mínimo interprofesional y que las últimas subidas han permitido un mayor incremento de las rentas medias entre las trabajadores, que entre sus homólogos varones. El sindicato rechaza las reticencias de parte del Gobierno a continuar con la senda de incrementos del SMI y sostiene para ello dos argumentos. Por un lado, la pérdida de poder adquisitivo que arrastran todavía la media de trabajadores respecto a la anterior crisis. Y, por el otro, el encarecimiento de varios de los productos básicos, pese al IPC negativo.

Noticias relacionadas

El informe de CCOO señala que la renta salarial media en Catalunya en el 2019 era de 22.021 euros brutos al año; frente a los 23.400 euros de antes de la crisis del ladrillo. Es decir, un trabajador catalán ingresaba, teniendo en cuenta la inflación, el 5,8% menos que antes de la Gran Recesión. Es por ello que la secretaria de acción sindical de CCOO, Cristina Torre, ha instado al Gobierno a recapacitar y seguir la senda que sí ha aplicado para las pensiones, con una subida media del 0,9% y del 1,8% para las mínimas. "Esta debería ser la tendencia de subida del salario mínimo para el 2021", ha aseverado.

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar en el mediodía de este martes una congelación del SMI, con un Gobierno dividido entre partidarios de continuar con la senda de incrementos y otros reticentes a aplicarlos en la actual coyuntura económica. La división también en el diálogo social, con una patronal que rechaza cualquier incremento y unos sindicatos que presionan por las alzas, ha provocado que el Ejecutivo de margen a las conversaciones y no aplique ningún incremento de manera transitoria. Está por ver qué margen acaba dando el Ejecutivo al diálogo social (y a sus propias disputas internas) para decidir de manera definitiva qué incrementos aplica y si estos, de haberlos, tienen o no efectos retroactivos a 1 de enero del 2021.