01 dic 2020

Ir a contenido

EMPRESA CENTENARIA

ZD y la ropa interior anticrisis

La firma de moda íntima de Mataró afronta la pandemia con proyectos de internacionalización y la adaptación del canal 'on line' a su modelo 'premium'

Eduardo López Alonso

Katy Muñoz, CEO de Zero Defects (ZD).

Katy Muñoz, CEO de Zero Defects (ZD). / ANNA MAS

No todos los productos de lujo son inalcanzables. Existen excepciones. La empresa familiar de Mataró ZD (Zero Defects), especializada en la confección de ropa interior, es un ejemplo de fabricante de lujos asequibles en forma de prendas íntimas. La firma afronta el centenario de existencia en pleno año de pandemia, ertes y caída de las ventas, pero con el objetivo de digitalizar la empresa y potenciar las ventas en el extranjero. Proyecto para una crisis colectiva que ha supuesto un varapalo en forma de paralización de la actividad por el cierre comercial. La venta 'on line' se convirtió en la salida y será una alternativa de futuro para una firma de prestigio, cuyas ventas en la red suponen solo el 5% del total. Y el 95% de las ventas se hacen en España. Mucho camino por recorrer.

Del culto a la calidad de ZD dan fé las 60.000 vueltas que da la goma a la cinturilla de calzoncillos y bragas. Muchas vueltas para conseguir que los tejidos se estiren hasta el 200% de su capacidad y tras 200 lavados no pierdan funcionalidad. Artesanía en forma de boxer o slip, alta, baja o con blonda, cuidadas fibras y mimo que se lleva por dentro con ganas de lucirlo a la vista. Sus prendas son un lujo, ya que por lo que cuestan pueden tenerse seis de la competencia y 12 de los otros. "No es lo que cuestan, es lo que duran", defiende Katy Muñoz, consejera delegada de ZD. Es la cabeza visible y tercera generación de una empresa familiar nacida el siglo pasado y que con cien años afronta un cambio sin revoluciones. Un lujo de 30 euros que han disfrutado en la intimidad famosos de proximidad.

El proyecto de internacionalización se asienta en un acuerdo con Joor, firma 'on line' estadounidense que ayuda en la puesta en contacto entre fabricantes y distribuidores. Un representante en China venderá producto también entre contados distribuidores asiáticos. Revolución 'on line' pero respetando los canales tradicionales que han apoyado siempre la distribución de las prendas ZD. El objetivo es duplicar las ventas 'on line' en un año, tras un ejercicio para olvidar y caída de las ventas del 35%.

Una trabajadora en la fábrica de ZD en Mataró.

La capacidad de producción puede duplicarse y la recuperación no se prevé para antes del 2022. Asegura Muñoz que la posición financiera de la empresa es sólida, gracias a la aplicación del erte, y será posible la remontada con más fuerza. La facturación de más de dos millones de euros anuales debería aumentar en los próximos años de la mano de la revitalización internacional e internet. 'Slow fashion' de interior y tejidos de vanguardia, segunda piel hecha en Mataró, cuna del nacimiento también de marcas de cultura popular como Abanderado o Princesa hoy en manos de multinacionales.

Los tejidos basados en fibra de soja son muestra actual de su innovación, capítulo al que destina la marca el 20% de los beneficios. La idea es seguir conjugando ese afán innovador con el trabajo manual. La plantilla de 50 personas, casi todas mujeres, es clave para mantener ese modelo empresarial que quiere conjugar la fidelidad al canal de venta tradicional y la imprescindible presencia digital. Hasta en la era pospandemia.

Temas Empresas