womenalia inspiration day by woman

La brecha de género también se deja notar en las 'start-ups'

"Si la mayoría de inversores son hombres, es normal que la mayoría de proyectos en los que participan estén liderados por hombres", asegura Carlota Pi

La cofundadora y directora general de Holaluz, Carlota Pi

La cofundadora y directora general de Holaluz, Carlota Pi / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

Guillem Tapia

De cada 28 millones de euros invertidos en start-ups tan solo 1 millón se destina a proyectos liderados por una mujer. Este es uno de los datos más elocuentes acerca de las desigualdades de género -un fenómeno que también afecta a las empresas emergentes- que se han puesto sobre la mesa durante el Womenalia Inspiration Day, un evento organizado por Woman y que  ha contado con el apoyo de Womenalia, Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

“Estoy completamente a favor de los sistemas de cuotas para cambiar los sesgos establecidos. Si los fondos de inversión están compuestos mayoritariamente por hombres blancos y heterosexuales, es normal que la mayoría de proyectos en los que deciden participar estén liderados por hombres blancos y heterosexuales”, ha defendido Carlota Pi, directora general y fundadora de Holaluz, durante un coloquio con otros referentes del ecosistema emprendedor barcelonés que han coincidido en el diagnóstico. 

Sara Werner, creadora y principal impulsora de la marca de cosméticos naturales Cocunat, también se ha manifestado en este sentido: “Por inercia, las personas emprendemos en sectores en los que tenemos interés. Si a esto le añadimos que los hombres y las mujeres utilizamos un lenguaje distinto en algunos aspectos a la hora de comunicarnos, captar el interés de los inversores puede ser complicado". 

La presión por conseguir fondos

No obstante, la celebración de la mesa redonda también ha dejado claro que, si  en algo se igualan los hombres y las mujeres emprendedores, es en la presión con la que tienen que lidiar para conseguir financiación. "Los días que no podía dormir casi siempre eran porque nos faltaba dinero para el proyecto", recuerda José Manuel Villanuevafundador de Privalia, quien a pesar de sus tribulaciones consiguió levantar cientos de millones de euros antes de vender la compañía al grupo francés Ventée Privee en 2016.

Te puede interesar

Por otra parte, Glovo, una de las start-ups catalana más reconocidas de los últimos años, tampoco tuvo unos inicios fáciles en lo que ha conseguir capital se refiere. "Me rechazaron 117 fondos antes de encontrar un grupo inversor que apostara por nuestra start-up", relata Oscar Pierrecofundador y director general de la compañía de reparto a domicilio. 

Carlota Pi, por su parte, ha querido destacar que es importante tener el suficiente dinero para sacar un proyecto adelante, pero que un exceso de fondos también puede ser contraproducente. "Si dispones de demasiada financiación te confías y pierdes el foco. Es importante encontrar un equilibrio óptimo en la caja", reflexiona la emprendedora.