29 oct 2020

Ir a contenido

INSOLVENCIAS

El grupo Dentix presenta concurso voluntario de acreedores

La firma acusa a la estadounidense KKR de incumplir los compromisos de inversión acordados

El fondo de inversión de EEUU desestimó entrar en el capital al hacer una auditoría

Eduardo López Alonso / J. G. Albalat

Imagen de la web del grupo Dentix. 

Imagen de la web del grupo Dentix. 

El grupo Dentix ha solicitado este lunes el concurso voluntario de acreedores ante los juzgados de Madrid por las dificultades financieras tras la caída de ingresos, el entorno complejo abierto con la pandemia "los consecuentes graves incumplimientos" del fondo de inversión de KKR, según la empresa. Según Dentix, las dificultades se originaron en febrero del 2020 "por la pretendida resolución injustificada por parte del fondo de inversión KKR de los acuerdos de inversión suscritos". Para la dirección de Dentix, ese incumplimiento ha tenido "un impacto devastador en todo el negocio y en particular en la tesorería y necesidades de caja de la compañía". Durante los últimos meses se han incrementado las quejas de los clientes por la paralización de tratamientos y el mal servicio de una firma que facturaba casi 500 millones al año y quería salir a bolsa. Con el concurso de acreedores, la situación de miles de clientes y más de 3.000 empleados está en el aire.

El fondo KKR invirtió en Dentix del orden de 140 millones de euros en el 2016. Ante la necesidad de más recursos, se inició el pasado año una negociación para que el fondo entrase en el capital de la empresa, para lo que se abrió una inspección de las cuentas de la firma propiedad de Ángel Lorenzo Muriel. Esa 'due dilligence' llevó a que el fondo estadounidense KKR desestimase la operación de entrada en el capital este pasado febrero. La deuda acumulada de Dentix podría ascender a más de 250 millones de euros según algunas fuentes, aunque esta cifra no ha sido confirmada por las partes. 

Dentix considera que KKR ha reiterado su negativa a cumplir con sus obligaciones contractuales de inversión en el grupo, "abandonando a la compañía, sus trabajadores, acreedores y pacientes", y por ello el grupo "procedió a iniciar acciones legales para la adopción de medidas cautelares" frente al fondo. Asimismo, con el objetivo de conseguir un acuerdo que permita la continuidad y supervivencia del grupo, Dentix ha llevado a cabo desde febrero de este año dos procesos paralelos de negociación, de manera que, por un lado, inició un proceso de negociación con sus principales acreedores financieros con la finalidad de refinanciar la deuda existente y obtener una inyección de fondos, y por otro lado abrió un proceso de búsqueda de socios inversores. Las negociaciones de financiación se hicieron desde febrero con otros fondos de inversión (Sherpa y Advent, que participa en Vitaldent) sin llegar a un acuerdo definitivo. Con el confinamiento se produjo el cierre de 200 clínicas de Dentix, lo que agravó todavía más la situación de tesorería de la empresa. 

Varios fondos de inversión permitieron la obtención de dos préstamos puente por parte de las entidades financieras con la finalidad de asegurar la continuidad de la compañía durante las negociaciones para la entrada de algún socio en el capital. Sin embargo, según la compañía, ello no ha sido suficiente y "la incertidumbre sobre la consecución de un acuerdo de refinanciación o inversión a corto plazo y el deterioro constante del negocio por los motivos antes expuestos, ha obligado al grupo a presentar la solicitud de concurso de acreedores, en beneficio de sus acreedores y de sus trabajadores".

A pesar de ello, Dentix ha asegurado que mantiene las negociaciones con sus acreedores financieros y con potenciales inversores. Con la presentación del concurso de acreedores, Dentix pretende evitar, asimismo, "que se puedan perjudicar posibles inversiones que puedan adoptarse a corto plazo por terceros y que puedan dar viabilidad a la compañía".

Según Dentix, "KKR ha reiterado su negativa a cumplir con sus obligaciones contractuales de inversión en el grupo, abandonando a la compañía, sus trabajadores, acreedores y pacientes, a pesar de ser plenamente consciente de las catastróficas consecuencias que ello implicaba para Dentix, especialmente teniendo en cuenta el exhaustivo conocimiento y participación que ha tenido KKR en el grupo desde el año 2016".

La Audiencia Provincial de Madrid, considerando acreditada la concurrencia de todos y cada uno de los requisitos necesarios para la adopción de la medida cautelar –entre ellos, la apariencia de buen derecho-, declaró prohibida "la resolución anunciada por la sola voluntad de las partes demandadas (KKR FUNDS y KKR AGGREGATOR), con las consecuencias de todo tipo que de ello se derivan, y se permite a la peticionaria mantener su posición en el contrato con los derechos y obligaciones que le son inherentes, y con las responsabilidades que se deriven del desarrollo del mismo a partir de este momento".

Temas Empresas