27 oct 2020

Ir a contenido

ayudas públicas

UGT insta al Gobierno a prorrogar el bono social

El número de beneficiarios ha ido en aumento durante la pandemia del coronavirus

El Periódico

Mujer en situación de pobreza energética.

Mujer en situación de pobreza energética. / EL PERIÓDICO

El 1 de octubre muchos hogares vulnerables dejarán de ser beneficiarios del bono social y podrán ser privados de sus suministros energéticos y, por ello, el sindicato UGT ha instado al Gobierno a que prorrogue estas medidas, "para proteger a los hogares en riesgo de exclusión social". El sindicato pone de manifiesto que "estamos inmersos en un proceso de rebrote de la pandemia del covid-19, que sigue agravando las consecuencias sanitarias, económicas y sociales, y golpeando en mayor medida a los hogares más vulnerables", recuerda UGT en una nota.

Los últimos datos, publicados en septiembre, del Boletín de Indicadores Eléctricos de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), que reflejan cifras de febrero a abril, muestran que el número de beneficiarios del bono social ha ido aumentando durante la pandemia, y alcanzó en abril los 1.271.352 puntos de suministros.

El Boletín Mensual de la Red Eléctrica Española, destaca que la demanda eléctrica de los hogares aumentó durante el confinamiento, tras la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo. La vuelta a la actividad de las empresas supondrá un repunte de la demanda de energía eléctrica, y en consecuencia, irá acompañada de una subida de los precios, que ya se ha notado en agosto y septiembre e irá a más en otoño, por lo que muchos hogares seguirán teniendo problemas para calentar sus viviendas y para pagar sus facturas energéticas, añade la nota.

Por todo ello, el sindicato insta al Gobierno a continuar garantizando los suministros esenciales, a las personas vulnerables y en riesgo de exclusión social, al tiempo que pide que el plan de recuperación incorpore políticas sociales encaminadas a proteger a esos colectivos. También solicita "desarrollar el plan de la estrategia nacional de lucha contra la pobreza energética, dotarla de recursos, y adaptarla a la situación provocada por la Covid-19". También pide "acometer ya" un cambio de modelo energético socialmente justo y sostenible, que regule el mercado de los precios para hacerlos asequibles, y que tenga en cuenta a los hogares más vulnerables.