sector financiero

El BBVA prevé ganar más de lo esperado gracias a México

Genç confirma que el banco está abierto a fusiones en España y volverá a pagar dividendo

El consejero delegado prevé aumentar sus ingresos y reducir sus costes y provisiones

El consejero delegado del BBVA, Onur Genç.

El consejero delegado del BBVA, Onur Genç.

Se lee en minutos

P. Allendesalazar

El BBVA eleva su optimismo. Pese a perder 1.792 millones de euros hasta marzo y 1.157 millones hasta junio por efecto de la pandemia del coronavirus, la entidad ha repetido en los últimos meses que prevé cerrar el año en beneficios. Su consejero delegado, Onur Genç, ha dado este miércoles un paso más y ha asegurado que el resultado del ejercicio será más elevado de lo que tenía previsto gracias principalmente a la mejora de la evolución del negocio de su banco en México, el que más contribuye al beneficio global del grupo.

En una conferencia organizada por Bank of America, el ejecutivo turco también ha confirmado que el BBVA sigue abierto a estudiar fusiones en España, en medio de rumores de un posible interés por el Sabadell. "En España puede haber oportunidades, puede haber sinergias, tenemos que mirar la creación de valor", ha apuntado antes de afirmar que cualquier operación deberá ser positiva para sus accionistas y tener un coste de financiación y un riesgo asumible. "Si podemos encontrar un punto favorable, haremos un trato. Si no podemos encontrarlo, estamos extremadamente cómodos donde estamos. Tenemos potencial para crecer. Esta posición no es diferente de lo que dije hace tres meses y es la misma para cada geografía", ha añadido.

El número dos del BBVA también ha anunciado que el grupo prevé cerrar el año con un nivel de capital por encima de su objetivo de que esté entre 225 y 275 puntos básicos sobre el mínimo del 8,59% que le exige el Banco Central Europeo (en junio se situó en el 11,22%, con un margen de 263 puntos básicos sobre el requerimiento regulatorio). Genç ha reiterado la intención de BBVA de reanudar el pago a sus accionistas una vez que se elimine la recomendación del BCE de no abonarlo y se disipen las incertidumbres por la COVID-19, algo que espera que suceda a partir del 2021. En este sentido, ha precisado que su intención es mantener el pago de entre el 35% y el 40% de su beneficio como dividendo, pero también ha abierto la puerta a una posible recompra de acciones para elevar el valor del resto de títulos.

Más ingresos

El número dos del segundo banco español ha apuntado que los ingresos recurrentes (los obtenidos por comisiones y por la diferencia de intereses entre el crédito y los depósitos) crecerán en el segundo semestre respecto al primero sin tener en cuenta el tipo de cambio de las distintas monedas en que opera (entre enero y junio, cayeron el 4% interanualmente y un 6,7% frente al semestre anterior). Ello se debe a la "recuperación" del crédito minorista (particulares y pymes) y a la "gestión de los precios" (los que cobra por los préstamos y paga por el pasivo).

Te puede interesar

Además, ha explicado, la reducción de costes (1,5% hasta junio) será más pronunciada de lo estimado inicialmente. Asimismo, el banco calcula que tendrá que hacer menos provisiones para afrontar futuras pérdidas de lo que se temía: su peso sobre el nuevo crédito (coste del riesgo) estará entre los 150 y los 160 puntos básicos, frente a un rango estimado anteriormente de entre 150 y 180 puntos básicos. La razón es el mejor comportamiento del esperado de las moratorias en el pago de préstamos en México: dos tercios de estos diferimientos ya han expirado y el 90% de los clientes está pagando.

Respecto a su filial en España, el consejero delegado ha destacado que su margen de intereses (diferencia entre lo que se cobra por el crédito y se paga por los depósitos) mejoró el 1,7% en el primer semestre, frente a una caída media del 5,9% de sus competidores (Bankia y los negocios en el país de CaixaBank, Sabadell y Santander). Para el año, prevé que esta partida básica crezca "ligeramente". Los gastos, por su parte, registrarán una caída de más del 5% o "que podría incluso ser superior" (entre enero y junio cayeron el 6,1%). En cuanto al coste del riesgo (provisiones sobre el crédito), la previsión para el 2020 es que se sitúe "significativamente por debajo" del acumulado en el primer semestre (100 puntos básicos), gracias a la anticipación de provisiones que se realizó en la primera parte del año.