préstamos COMUNITARIOS

Bruselas asigna 21.300 millones a España del fondo contra el desempleo

El préstamo planteado por la Comisión Europea irá destinado, principalmente, a costear los ertes de la covid

Solo Italia ha pedido más recursos que España para contrarrestar los efectos de la pandemia en el mercado laboral

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en rueda de prensa tras la cumbre de la UE.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en rueda de prensa tras la cumbre de la UE.

5
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La Comisión Europea ha asignado este lunes a España un préstamo de 21.300 millones de euros para costear las principales medidas del 'escudo social' contra el desempleo provocado por la crisis de la covid. Una bola de oxígeno para costear medidas como los ertes o las prestaciones extraordinarias para los trabajadores autónomos. España será el segundo estado miembro que más se beneficie del fondo conocido como SURE, por sus siglas en inglés. Solo por detrás de Italia, con 27.400 millones, según el planteamiento concretado este lunes por la Comisión y que ahora debe ser debatido y rubricado por el Consejo Europeo. En esta primera entrega, el monto total de los préstamos del SURE asciende a 81.400 millones, pudiendo llegar después hasta 100.000 millones.

El pasado 3 de agosto, España solicitó acogerse al fondo SURE por un montante superior a 20.000 millones. Finalmente la Comisión ha abierto la mano a 21.300 millones, después de constatar que el gasto público subirá este año en unos 23.803 millones de euros debido a las medidas nacionales adoptadas para abordar los efectos socioeconómicos de la covid-19. España, como el resto de países beneficiarios, dispondrá de 18 meses para utilizar la línea de crédito.

Los 21.300 millones del fon do SURE otorgados por Bruselas no constituyen un dinero a fondo perdido. Es un dinero que tendrá que ser devuelto, pero España logra dos ventajas. En primer lugar, el Tesoro se ahorra tener que pedir al mercado esta cantidad, que se la va a prestar directamante la CE. En segundo lugar, las condiciones serán más ventajosas, pues la UE cuenta con un mejor rating que España. Una vez el Consejo de la UE apruebe la propuesta de la Comisión, con posibles ajustes, el crédito será desembolsado en varios tramos. El primero de ellos podría recibirse en otoño de 2020 y, el resto, a partir de 2021.

Escudo social

La inyección de liquidez aprobada este lunes por Bruselas viene a apuntalar el despliegue de recursos llevado a cabo desde el mes de marzo por los Estados europeos con el objetivo de proteger rentas ante la parálisis económica. España recibirá un total de 21.324,8 millones de euros de préstamos europeos. La cantidad asignada desde Europa equivale más o menos al desembolso que ha realizado España hasta ahora para poner en marcha el mecanismos de los ertes. La barrera más extendida para blindar la cadena de pagos durante los meses de mayor confinamiento de la economía acumula un coste aproximado de 20.000 millones de euros, entre las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social para las empresas y las prestaciones por desempleo para los trabajadores afectados asumidas por el SEPE; según cálculos de los diferentes departamentos del propio Ejecutivo español. 

En los meses de mayor parálisis -abril y mayo- cerca de 3,4 millones de trabajadores se vieron afectados por un expediente de suspensión. El progresivo levantamiento de las restricciones a la movilidad, la campaña turística de verano y el sistema de incentivos habilitado desde la Seguridad Social para premiar en mayor medida a aquellas empresas que salieran progresivamente del erte han contribuido ha reducir significativamente la cifra de afectados. Según los últimos datos oficiales, la tercera semana de agosto un total de 843.000 trabajadores continuaban afectados por expedientes de suspensión. 

El préstamo europeo también servirá para financiar la prestación por incapacidad temporal para personas que hayan estado de baja como consecuencia del COVID-19 o el apoyo a trabajadores fijos discontinuos, en particular del sector turístico.

El gasto público sigue creciendo

El gasto público que han tenido que asumir las arcas públicas desde el mes de marzo se ha disparado. En los primeros compases la inversión en desempleo creció el 205% respecto a la etapa precovid. Pues a los ertes cabe sumar las prestaciones para casi un millón de nuevos parados, los cerca de 1,5 millones de trabajadores autónomos que hasta junio se beneficiaron de la prestación especial por cese de actividad o los subsidios especiales para trabajadoras del hogar. Esa inyección de 21.300 millones de euros llega para aliviar parte de la tensión acumulada en las arcas públicas.

Y es que esa lista de nuevos gastos sigue creciendo, pues Gobierno, patronal y sindicatos y queda por ver cuánto más sigue subiendo la factura. La previsible cuarta prórroga de los ertes comenzará a negociarse formalmente el 4 de septiembre y la patronal pide alargarla hasta primavera. Los agentes sociales también están ultimando junto al Gobierno los últimos flecos de un nuevo subsidio para 550.000 personas en paro que se hayan quedado sin prestación o subsidio durante la pandemia. Pendiente de los últimos detalles, fuentes conocedoras de las conversaciones apuntaron a que esta nueva ayuda podría ser aprobada en el Consejo de Ministros del próximo 1 de septiembre.

España lidera el repunte del desempleo en la UE

La propuesta oficializada este lunes llega tras culimnar el proceso de consultas en el seno de la Comisión, liderada por la alemana Ursula von der Leyen. En el caso de España fue el primer país que la solicitó y situó su petición en torno a 20.000 millones. Pues la pandemia ha golpeado muy duramente en lo económico a la economía española. Uno de cada tres nuevos desempleados en toda Europa se han producido en España. 

Noticias relacionadas

La idea es que 15 países de la UE dispongan de unos 81.400 millones de este instrumento en un primer momento. De esta forma, Bélgica recibirá 7.800 millones, Bulgaria, 515, Chequia, 2.000, Grecia, 2.700, Croacia, 1.000. Así como Italia 27.400 millones, Chipre, 479, Letonia, 192, Lituania, 602, Malta, 244, Polonia, 11.200, Rumania, 4.000, Eslovaquia, 631, y Eslovenia, 1.100 millones. Portugal y Hungría también han presentado solicitudes formales pero éstas siguen bajo estudio de la Comisión. Ahora es el turno del Consejo de la UE para determinar la cifra final del préstamo que recibirá cada país.

El crédito se desembolsará a los estados que soliciten este instrumento en varios tramos, de manera que el primero podría recibirse en otoño de este año y, el resto, en el 2021. La cuantía total de las ayudas podría alcanzar los 100.000 millones con la tramitación de peticiones de última hora. 

Temas

Empleo